Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 30 noviembre |
San Andrés Apóstol
home iconContenido de partner
line break icon

"Desde los 4 años quise ser médico”

La doctora Carmen Lazala es pediatra endocrinóloga. Sus pacientes son niños de familias vulnerables en Nueva York. La mayoría tienen escasos recursos pero saben que cuentan con una médico dispuesta a atenderles las 24 horas del día y 7 días a la semana. Ella es miembro de SOMOS.

La doctora Lazala es de origen hispano y vive en Nueva York. Se graduó en 2002 y en estos casi 20 años de carrera ha visitado a miles de niños. Su especialidad de pediatría oncológica se centra en las patologías hormonales: diabetes, obesidad, problemas de tiroides, desajustes en la menstruación

Su trabajo tiene un fuerte componente vocacional. “Me visualizaba desde niña –dice- como doctora. Desde los 4 años tenía esa vocación, ese era mi norte y mi interés en la vida”.

Escuchar a los niños

A los niños los trata “como si fueran mis hijos. Siento que la maternidad es una de las virtudes que me lleva en mi vida. Me gusta ver al otro con compasión, con amor, con dulzura, con protección. Cada día que veo a mis pacientes, les doy la oportunidad de que sus padres me digan lo que tienen los niños, pero siempre pongo el amor primero”.

“Yo siento –añade la doctora- que ya el paciente se cura cuando tú le das un abrazo, cuando tú lo escuchas con interés”.

“Mi teléfono está siempre disponible para mis pacientes”

“Mis pacientes tienen el teléfono mío para cualquier tipo de preguntas que tengan las 24 horas del día, los 7 días de la semana donde quiera que yo esté en el mundo. Mi teléfono está disponible. Ellos son muy respetuosos porque siempre les advierto ‘primero mándenme un texto o un whatsapp’ y después yo le contesto o le llamo si es necesario. Yo estoy disponible para ellos y ellos llevan esa relación conmigo con mucho respeto”.

“A través de la Medicina puedo ayudar al prójimo”

Para ella, el trabajo profesional tiene un fuerte componente humano: “Yo siento que a través de la carrera de Medicina puedo ayudar al prójimo. Desde niña estuve influenciada por la filosofía de san Francisco de Asís. Es mi santo predilecto, lo veo como el santo de la humildad, del amor… el santo para ayudar al prójimo y a todos los congéneres de esta tierra”.

La doctora Lazala es miembro de la red de médicos SOMOS, que atiende a personas y familias vulnerables en la ciudad de Nueva York. Como otros 2.000 profesionales, contribuye a que la atención sanitaria llegue a todos, incluidos los que carecen de medios económicos.

Para más información sobre SOMOS:https://somoscommunitycare.org/