¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Las imágenes milagrosas que salvaron al mundo de pestes y pandemias

POPE FRANCIS SALUS POPULI ROMANI
Antoine Mekary | ALETEIA | I.Media
Papa Fra
Comparte

Hoy también acudimos a ellas con fe para que cese la plaga del Covid19

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Estas son algunas de las imágenes de Cristo y de la Virgen María que durante siglos protegieron al mundo de peste, epidemias y pandemias.

Aquí algunas de ellas (Galería)

Cristo de Balaguer

Se dice que esta imagen es la primera que se hizo en el mundo, siendo el autor Nicodemo, que decido esculpir la imagen de Cristo en la cruz. Cuando tenía hecho el cuerpo, no encontraba la manera de esculpir el rostro y se durmió. Mientras que él dormía unos ángeles terminaron la obra. De Jerusalén viajó por el mediterráneo hasta Balaguer, donde quiso quedarse milagrosamente, ya que de allí no se movió y no quiso continuar el camino.

Por años fue invocado contra enfermedades, calamidades, peste y epidemias.

Detente Sagrado Corazón

Detente, es la imagen de “el Corazón de Jesús está conmigo”, imagen que se remonta a Santa Margarita María de Alacoque, quien recibió las apariciones del Corazón de Jesús.

Esta imagen salvó milagrosamente a la ciudad de Marsella, gracias a la difusión de la imagen por Anne-Madeleine Remuzat, religiosa visitandina, a quien el Señor le dio a conocer de antemano el daño que causaría la epidemia de peste en la ciudad. La religiosa, junto a sus hermanas repartió miles de “detentes” por la ciudad francesa y así la plaga cesó de modo milagroso y poco después los enfermos recibieron gracias extraordinarias.

Cristo del Nogal (Perlas de Mallorca)

Cuenta la leyenda que una religiosa que quería tallar una Cruz pidió a una mujer de la calle Dels Olms en la ciudad de Perlas de Mallorca, que le vendiera un nogal que tenía en su huerto. La mujer dijo que no estaba a la venta porque los frutos del árbol la ayudaban a vivir. Sucedió que al día siguiente la mujer vio que el nogal dio solo una nuez. En ese momento se produjo un fuerte huracán. La mujer decidió donar el árbol y con él la religiosa talló la maravillosa imagen de Cristo Redentor.

Este Cristo durante años ha protegido la isla de peste y epidemias.

Stella Coelli

Sabemos de la devoción a la Virgen Stella Coeli, invocada contra la peste y las epidemias gracias a una antífona medieval donde se pide la intercesión de la Estrella de los Cielos contra el contagio.

Esta hermosa oración con una historia un poco misteriosa y un contenido precioso. La fuente de la antífona se encuentra en Seraphicae Religionis Franciscanae escrita por padre Francesco Gonzaga (1541-1620).

Santo Cristo de Huesca

En 1497, la imagen del Cristo de los milagros acudió al Reino de Aragón que se encontraba sumido en la peste negra.  Las autoridades de la época, viendo que la peste cobraba vidas cada vez más, decidieron sacar en procesión al Cristo y pedirle que intercediese para que cesara la epidemia. En plena procesión, la imagen del Santo Cristo de los Milagros sudó.

Virgen de Trnava

En la ciudad de Trnava  en Eslovaquia se encuentra una imagen de la Virgen María que es considerada, desde el año 1708, la patrona de las epidemias y de la guerra contra las pestes.

El cuadro, de autor desconocido, data de principios del siglo XVI y es una copia del cuadro de la Virgen María de la Iglesia de San Alessio y Bonifacio en Roma.

Virgen Salus Populi Romani

La Virgen Salus Populi Romani (como su nombre indica: “salvación del pueblo romano”),  es la Virgen protectora de Roma, un icono bizantino que según la tradición dice que fue pintada por san Lucas.

La imagen se encuentra en la basílica Santa María Mayor y fue siempre venerada como imagen milagrosa. En el 593 el papa Gregorio llevó en procesión a la Virgen para que cesara la peste que estaba asolando Roma en ese momento. En 1571, papa Pío V rezó al ícono para implorar por la victoria en la batalla de Lepanto. En 1837, papa Gregorio XVI rezó a ella para que pusiera fin a la epidemia de cólera. El 15 de marzo del 2020 papa Francisco rezó ante esta imagen para implorar el fin de la pandemia de COVID-19 que afecta al mundo.

 Nuestra Señora contra la peste

En el siglo XIV, 1347, Valencia padeció la peste negra, peste bubónica. Llegó desde Asia, a través de Italia en los barcos procedentes de Génova. Los valencianos acudieron con devoción a la Virgen que denominaron contra la peste, y se le dedicó una capilla en la catedral de Valencia. Acudían a ella en grandes procesiones no solo la gente de la ciudad sino también la de poblaciones cercanas para que se les preservara de la epidemia.

Actualmente la imagen se encuentra en el museo de la catedral.

Nuestra Señora de Zapopan

La imagen de la Virgen de Zapopan está dedicada a Nuestra Señora de la Expectación, aunque popularmente se la conoce como “La Generala” o “La Zapopanita”. No muy grande de tamaño está hecha de pasta de caña de Pátzcuaro Michoacán.

A la Virgen de Zapopan se la ha nombrado patrona contra los rayos y tempestades, así como epidemias.

El Cristo de la Salud

Esta devoción se origina, según la tradición local, en el año de 1600, cuando la imagen que debía viajar a Maracaibo decidió quedarse en el puerto de La Guaira para acompañar y proteger a los guaireños. “Se trata de un Cristo crucificado, representado con gruesos clavos en las manos y los pies, pero presto a ascender glorioso a los Cielos”

Cristo Milagroso de san Marcelo en Roma

En el año 1522, una terrible plaga azotó tan violentamente la ciudad de Roma, que se temía que la ciudad perdiera completamente todos sus habitantes.

El Cristo fue llevado en procesión desde la iglesia hasta la basílica de san Pedro, una procesión que duró algunos días y cuando el Crucifijo regresó a su lugar la plaga cesó por completo y Roma se salvó de ser exterminada.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.