Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 25 noviembre |
San Andrés Dung-Lac y 116 compañeros, mártires
home iconViajes
line break icon

Sant Jordi visitó a su pueblo en confinamiento

SANT JORDI

Ajuntament de Puigverd de Lleida

Dolors Massot - publicado el 26/04/20

El 23 de abril, Puigverd de Lleida celebra una procesión de Sant Jordi única en Cataluña. Este año era imposible que la gente saliera a la calle, pero idearon un sistema para salvaguardar la tradición.

El estado de emergencia a causa del coronavirus en España no impidió que el 23 de abril se celebrara la fiesta de Sant Jordi en Puigverd de Lleida, aunque de un modo atípico. Es el único pueblo de Cataluña donde ese día hay procesión, nada menos que desde 1753.

Debido a las medidas de seguridad para evitar el contagio del coronavirus, este año no era posible celebrar la fiesta mayor, que incluye una fiesta medieval así como el Día del Libro y la Rosa, pero el cariño del pueblo a su patrón despertó iniciativas que dejarán un recuerdo imborrable.

SANT JORDI
Albert Baldomà
La imagen de Sant Jordi, ante la iglesia de Sant Pere Apòstol.

El Ayuntamiento de Puigverd de Lleida, la parroquia, la Associació L’Afany (que recupera el legado histórico) y la Associació d’Amics de Sant Jordi (encargada de promover la leyenda del santo), la Coral La Palometa, un equipo de voluntarios y el seguimiento de numerosas personas -aunque confinadas en sus casas- lo hicieron posible.

La imagen del santo recorrió las calles del pueblo, esta vez no en andas sostenidas por fieles, como es habitual, sino a bordo de una pickup engalanada con flores que hicieron llegar algunas familias y un ramo de rosas rojas de parte del consistorio.

Un voluntario, Macari de Torres, se prestó a conducirla por el pueblo y las urbanizaciones.

Solo iban con la imagen de Sant Jordi el párroco, Lucas Evung, y a cierta distancia la alcaldesa, Sandra Barberà, y la concejal de Cultura, Gemma Reñé. Ellas se encargaron de documentar el acto con vídeo y fotografías. Los tres iban con mascarilla.

SANT JORDI
Sandra Barberà
La alcaldesa de Puigverd, Sandra Barberà.

La devoción de Puigverd a Sant Jordi se remonta al siglo XIII. En su tiempo hubo una ermita de origen románico, Vinferri, de la que hoy quedan unas pocas ruinas.

Se ha implorado al santo su intercesión en tiempos de sequía, de hambruna, de peste y de guerras. Este año, la pandemia del coronavirus se sumaba a la lista de desgracias.

El párroco vistió una capa pluvial roja, en honor a la sangre del caballero mártir, y se detuvo a saludar a todas las personas del pueblo que asomaban a las ventanas y balcones. En una de las plazoletas, impartió la bendición del término municipal. En otra calle, una voz de la coral cantó los Gozos desde el balcón de su casa.

Los voluntarios habían repartido, a primera hora de la mañana, una rosa roja y una espiga casa por casa. Es el detalle de los enamorados cada 23 de abril.

Sin olvidar a los ancianos

La procesión del confinamiento también se detuvo frente a la residencia de ancianos El Pati, y los mayores agradecieron la presencia de la imagen de Sant Jordi. Además, hablaron un momento con el sacerdote, ventana de por medio.

SANT JORDI
Ajuntament de Puigverd de Lleid
El párroco, Lucas Evung, habló con los ancianos de la residencia del pueblo.

Recordó el antiguo toque de campanas

Las dificultades de este año han hecho que creciera la nostalgia: «Nos habíamos acostumbrado a la fiesta y de repente ves que puedes perder algo que dabas por hecho», confesó una persona.

En el caso de Josep Maria Bosch, vecino del pueblo, la nostalgia agitó su memoria de oído y recordó cómo antaño se hacía el toque manual de campanas en vigilias y días de fiesta.

De pequeño, él era un monaguillo cuando todavía existía la figura del campanero, Joan, apodado «lo Santet».

Con todo el pueblo en silencio

Este 2020, ayudado por el presidente de la Associació L’Afany, Felip Niubó, Josep Maria cargó unas sogas al hombro, subió al campanario y el 22 por la tarde hizo sonar las dos campanas que «dormían» desde que se instaló el sistema eléctrico.

En el pueblo se hizo un silencio y, al acabar de oír el toque, se rompió con un aplauso desde las casas.

Lo mismo volvería a producirse el 23 al mediodía. Mossèn Lucas había celebrado la misa en privado en un altar con flores que una señora había cortado de su jardín. Luego comenzaría la procesión del confinamiento.

Un «cantivirus» lleno de esperanza

Este año no hubo jinetes a caballo, ni estandarte, ni tantas otras cosas, pero en el pueblo se ha notado que no hay diferencias políticas a la hora de enfrentar el coronavirus.

Cada día se sale al balcón o la ventana a las 12.00 y a las 20.00 horas. Es el momento del «cantivirus»: desde la megafonía municipal se dedican canciones unos vecinos a otros y no falta el aplauso en reconocimiento a la labor del personal sanitario que lucha por cuidarnos.

Un doctor que canta el «Resistiré»

El médico de atención primaria, Manuel Guiu, fue el primero en sumarse al «cantivirus» con una versión propia del «Resistiré» del Dúo Dinámico a la guitarra.

En la siguiente galería fotográfica pueden verse algunas imágenes del día:

La fiesta de Sant Jordi no dejó a nadie indiferente. Desde el respeto unos y la devoción otros, la mirada al campanario de todos estos días y la cercanía de la imagen del santo han reactivado la tradición.

El año que viene, sin duda, será apoteósico; pero es muy difícil que supere el impacto de este.

[wpvideo xkio1D3n]

Tags:
cataluñaprocesionessantostradiciones
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
IOTA
Lucía Chamat
La Virgen que se mantuvo en pie tras el impac...
Aleteia Team
Fotografiaron el martirio de este sacerdote p...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
Redacción de Aleteia
7 señales de personas con “depresión escondid...
Sempre Família
6 hábitos destructores de matrimonios y cómo ...
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida ...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.