Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 28 noviembre |
Santa Catalina Labouré
home iconEspiritualidad
line break icon

Dios viene a por ti

POMOC

Lesterman | Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 19/04/20

Estás a salvo, ¡déjate abrazar y contagiar por su pureza!

Me gusta celebrar en este domingo de la Divina Misericordia a ese Dios misericordioso que sale a buscarme y se inclina sobre mí. Hoy rezo:

«Dad gracias al Señor porque es bueno, porque es eterna su misericordia. Digan los fieles del Señor: eterna es su misericordia. Empujaban y empujaban para derribarme, pero el Señor me ayudó; el Señor es mi fuerza y mi energía, Él es mi salvación«.

Dios Padre rescata a su hijo de la muerte y le da la vida. Tiene misericordia y lo salva de la muerte. El amor es más fuerte que el odio y vence. Jesús hoy también me muestra que la misericordia es más fuerte.

Hoy vuelve a buscar a Tomás. Vuelve a mostrarle su misericordia, a salvarlo de sus llantos y complejos, de sus miedos y sentimientos de debilidad.

ressurection, st thomas
Wikimedia Commons

Me gusta este Dios que se abaja sobre mí y me salva de mi angustia. La infinita misericordia de Dios me quiere a mí tal como soy.

Normalmente tiendo a esconder mi pecado buscando que me acepte Dios y me quieran los hombres. Me siento como el que esconde su lado feo, su oscuridad para que nadie la vea.

Muestro lo bello que hay en mí ante los hombres y también delante de Dios. Me cuido mucho de esconder mis defectos y guardar mis imperfecciones para no ser rechazado.

OCZY
Luis Cortes/Unsplash | CC0

Busco la aprobación. Es el sentimiento que me acompaña siempre y no logro cambiar la imagen de ese Dios que tengo grabado en el alma.

¿Cómo voy a imaginar a un Dios que se conmueve y me besa emocionado cuando llego hasta Él cargado con mi pecado, con mi impureza? ¿Cómo voy a esperar una fiesta después de mi traición?

Me cuesta tanto cambiar esa imagen que llevo muy dentro. Pero, al mismo tiempo, ¿acaso no tengo grabado en el alma el abrazo de mi madre después de una caída, de una desobediencia, de un pecado?

Su mirada comprensiva siempre me habló del amor de Dios en mi vida. Ella es mi primera experiencia cristiana, mi primera salvación. Su corazón maternal me ha llevado al corazón de Dios. En ella era donde cabía yo entero, impuro, sucio, pecador.

HOME
Shutterstock | Yuganov Konstantin

Toda mi vida he luchado por mirar así a Dios, como un Dios Padre lleno de misericordia. Quiero creer en su Divina misericordia.

Me olvido de ese miedo mío al castigo o a defraudar a quien me ama cuando caigo y no estoy a la altura. Quiero creer en ese Dios que me abraza, me espera, sale al camino a buscarme, a recuperar mi alma perdida, a sanar mi herida.

El otro día leía una reflexión deCarmen Bernabé:

«El Dios del Templo es un Dios que no se parece en nada al Dios de Jesús. El Dios de Jesús no se queda encerrado, protegido por esos círculos de pureza. Sale a buscar lo que está perdido, lo que está caído, lo que es débil, lo que está herido, para cuidarlo, para incluirlo. La idea de Jesús es que la impureza no se contagia sino la santidad. Se contagia la vida. La vida no se encierra en el templo, sale a buscar lo que está amenazado para darle vida».

Me gusta ese Dios que sale a buscarme. No se queda protegido, guardado, reservado, disponible sólo para los puros, para los que no cometen faltas ni pecados, para los que viven siendo fieles a todos los mandatos aspirando a esa perfección imposible para el hombre.

El Dios en el que creo, el Dios de Jesús, no es un Dios que se guarda para no contagiarse de mi pecado y de mi impureza. Todo lo contrario.

El Dios de Jesús es un Dios que sale a dar su vida, sale a contagiar su santidad. Eso me gusta. La santidad se contagia más que la impureza.

A veces pongo barreras para que no me contagien los otros, para que no me haga daño su pecado, para que su compañía no me hiera ni manche mi fama.

Y vivo cuidándome, estableciendo círculos que los impuros no puedan atravesar. Pongo barreras, me aíslo. No me gusta esa Iglesia protegida que no se accidenta pero que no sale.

He convertido mi Iglesia en un club de puros y perfectos, de santos sin mancha, de cumplidores de todos los mandamientos, de almas intocadas por el pecado. No es así.

En la fiesta de hoy justamente celebro que Jesús sale a buscarme cuando me alejo de Él herido por mi orgullo, sucio por mi pecado, impuro por mis pensamientos que no son santos.

RÓŻANIEC
YouTube

Sale a buscarme para decirme que me quiere con mi pecado, porque es parte de mí. Es un tumor que me enferma y a la vez forma parte de mí. No me lo puedo arrancar, no puedo negar su existencia.

Soy yo con lo bueno y lo malo que tengo. Con mis defectos y virtudes.

Pienso en esa debilidad que es la raíz de todos mis pecados. Ahí me reconozco una y otra vez como pecador débil. Me veo cayendo por la misma cuesta en pendiente cada día. Y no logro rehacer el camino de regreso a casa. José Antonio Pagola escribe:

«Es la misericordia y no la santidad el principio. Dios es grande. No porque excluya. Sino porque incluye a todos. No es la propiedad de los buenos. Abraza y acoge. Nos pide que reproduzcamos la misericordia de Dios».

Sueño con ese Dios que sale en mi búsqueda para hacerme sentir amado como soy. La misericordia de Dios me salva, me levanta. Me hace reconocerme hijo, de nuevo en casa, a salvo con mi Padre.

Soy hijo de Dios, eso me salva. Me quiere como soy, en mi pobreza. Me acepta con mi pecado.

Pero no le hace daño mi fragilidad, sólo me hace daño a mí. Yo no mato a Jesús en la cruz. Mi pecado no le decepciona. Simplemente le duele mi dolor. Y quiere que mi vida sea plena. Sabe que puedo ser más feliz de lo que soy ahora.

Y para ello necesito dejarme amar y querer en mi pobreza. Sin su misericordia no puedo levantarme.

Tags:
divina misericordiaencasamisericordia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
READING
Gelsomino del Guercio
Las tres reglas fundamentales para los lector...
Orfa Astorga
¿Hasta qué edad es sano vivir en casa de los ...
COVID
Rodrigo Houdin
COVID-19: Murió aferrado a su rosario y con u...
APOKALIPSA
Vatican Media
El Papa: Está acabando una civilización que s...
TRINIDAD Y TOBAGO
Ramón Antonio Pérez
¿Por qué Trinidad y Tobago “echa al mar” a 16...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.