Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 03 diciembre |
San Francisco Javier
home iconEstilo de vida
line break icon

Vivimos discutiendo y cuando ya no están, desearíamos tenerlos un minuto más

TALK

Shutterstock | fizkes

Cecilia Zinicola - publicado el 15/04/20

Enfocarse en las bondades del presente para aprovechar mejor los momentos compartidos

Muchas veces no somos conscientes de la riqueza que tenemos al tener a nuestros padres con nosotros y cuando ya no están a nuestro lado, aun con sus defectos y diferencias, añoramos o desearíamos regresar el tiempo atrás para decirles aquellas cosas que no les dijimos cuando teníamos la oportunidad de hacerlo.

Enfocarnos en las bondades nos ayudan a recuperar el valor del vínculo padre-hijo, nos acercan al perdón y a experimentar la gratitud de su presencia en nuestra vida. Es hora de dejar las discusiones de lado y elegir amarlos primero para recoger lo bueno que tenemos y comunicarles a tiempo lo mucho que significan para nosotros.

Entendimiento

Todos pasamos por luchas en la vida y nuestros padres han tenido las suyas. Ellos también pueden haber tenido un pasado difícil, problemas y desconocimiento sobre muchas cosas. Hazles saber que los entiendes aunque no siempre estés de acuerdo con el modo en que responden o las decisiones que han tomado.

Al final del día debes recordar quiénes son tus padres y qué fue lo que han hecho por ti en el transcurso de tu vida. Lo que han logrado, los sueños y desafíos que han conquistado. Las historias de vida de nuestros padres son más complejas de lo que solemos pensar.

Agradecimiento

Hay que admitir que sin ellos no estaríamos aquí. Aunque cometan errores, siempre habrá un motivo por el cual podemos darles las gracias. Nos aceptaron cuando se enteraron de nuestra existencia, nos llevaron al médico cuando estuvimos enfermos o nos prepararon una bonita fiesta de cumpleaños.

Los padres suelen hacer sacrificios y renuncias que tal vez desconocemos. Hazles saber queestás agradecido por aquellas que conozcas. No te quedes con algo que sepas que puedes agradecerles hoy. Ellos nos enseñan a amar, a caminar, y lo que somos con sus esfuerzos.

Perdón

El perdón requiere de una gran fortaleza. Todos hemos sido duros y nos hemos equivocado alguna vez. Hazles saber a tus padres que lo sientes. Una disculpa genuina ofrecida y aceptada es un acto reparador que nos predispone mejor a enfrentar las diferencias.

Debemos recordar que, como nosotros, estaban haciendo lo mejor que podían en ese momento. Aferrarse a reproches o culpas no aporta nada. Perdónalos incluso si no lo sienten. El acto de perdonar dejar ir lo que nos hace daño y nos libera para sanar la relación.

Escucha

Tus padres quieren lo mejor para ti y probablemente tengan mucho camino recorrido y una valiosa sabiduría fruto de su experiencia, que les gustaría transmitirte. Dales esa oportunidad pidiéndole consejos la próxima vez que estén juntos.

Preguntarle a tus padres por sus pensamientos y opiniones no sólo pueden darte una lección de vida, sino que los hará sentir que son importantes. De hecho, ese podría ser un sueño hecho realidad. Tienen mucho que decir y quieren ser escuchados. Déjalos hablar y hazles participar activamente en lo que sea que tengan que decir aunque lo hagan reiteradas veces.

Recuerdos

Nuestros padres tienen recuerdos. Haz que se sientan especiales celebrando sus aniversarios, cumpleaños y otras fechas importantes. Ser recordado hace que alguien se sienta especial y seguro habrá buenos recuerdos que nos unen para revivirlos con ellos.

Presta atención a cualquier otra fecha importante, incluidas las que los ponen tristes como la pérdida de un ser querido. Asegúrate de estar cerca para darles consuelo y alegría. Todas las ocasiones especiales dejan una huella y al compartirlas nos enriquecemos con ellas.

Afecto

Das por hecho que saben que los amas, pero trata de decirles cada día cuánto significan para ti. Diles que son una bendición, que los quieres y pon tu corazón en ello. Comienza a acostumbrarte a la apertura si no eres una persona que exprese fácilmente los sentimientos.

Mostrarles amor verdadero te deja abierto y vulnerable, pero si hay algo que vale la pena es decirles que a pesar de todo, uno los quiere. No seas mezquino cuando se trate de mostrar cariño. Dales un cálido abrazo, di algo amoroso y eso permanecerá para siempre.

Tags:
amorfamiliahijosmaternidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.