Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
jueves 03 diciembre |
San Habacuc
home iconEspiritualidad
line break icon

El Papa: se empieza a ver gente que tiene hambre, la Iglesia ayude a quien sufre

Document / VATICAN MEDIA / AFP

Vatican News - publicado el 28/03/20

Este 28 de marzo, en la Misa matutina celebrada en la capilla de la Casa Santa Marta, el Santo Padre renovó su oración por las familias que comienzan a sufrir las consecuencias de la pandemia del Covid-19. En su homilía recordó a los sacerdotes y las religiosas que no han olvidado que pertenecen al pueblo y que siguen ayudando a los pobres y a los enfermos durante este período.

Hoy se celebra la 20ª Misa en directo desde la capilla de la Casa Santa Marta (video integral) presidida por el Papa Francisco tras la suspensión, en Italia y en otros países, de la celebración Eucarística con la participación de los fieles a causa de la pandemia de coronavirus. El Papa leyó la antífona de entrada: “Las olas de la muerte me envolvieron y me cercaron los lazos del abismo; en mi angustia invoqué al Señor, y él escuchó mi voz desde su templo” (Sal 17, 5-7). En la intención de oración, dirigió su pensamiento a los que empiezan a sufrir las consecuencias económicas de esta crisis sanitaria:

“En estos días, en algunas partes del mundo, se han evidenciado – algunas consecuencias – de la pandemia; una de ellas es el hambre. Se comienza a ver gente que tiene hambre, porque no pueden trabajar, porque no tienen un trabajo fijo y por muchas circunstancias. Ya estamos empezando a ver el ‘después’, que vendrá más tarde pero comienza ahora. Rezamos por las familias que empiezan a sentir la necesidad debido a la pandemia”.

[youtube=https://www.youtube.com/watch?v=b8x8v2PWE1w&w=560&h=315]

En su homilía, comentando el Evangelio de hoy (Jn 7, 40-53), Francisco afirmó con fuerza que los sacerdotes y las hermanas hacen bien en ensuciarse las manos ayudando a los pobres y a los enfermos, incluso en este tiempo. La «clase» sacerdotal nunca debe convertirse en una élite encerrada en un servicio religioso alejado del pueblo, nunca debe olvidar que pertenece al pueblo y servirlo.

[youtube=https://www.youtube.com/watch?v=P1fCR9OBh1s&w=560&h=315]

A continuación el texto de la homilía según nuestra transcripción y al mismo tiempo te invitamos a seguir la Santa Misa desde nuestro canal de Youtube:

«Y todos volvieron a su casa» (Jn. 7:53): después de la discusión y todo esto, todos volvieron a sus convicciones. Hay una ruptura en el pueblo: el pueblo que sigue a Jesús lo escucha – no se da cuenta de cuánto tiempo pasa escuchándolo, porque la Palabra de Jesús entra en sus corazones – y el grupo de doctores de la Ley que a priori rechazan a Jesús porque no obra según la ley, según ellos. Son dos grupos de personas. El pueblo que ama a Jesús, lo sigue y el grupo de intelectuales de la Ley, los líderes de Israel, los líderes del pueblo. Está claro que cuando los guardias volvieron a los jefes de los sacerdotes y dijeron: «¿Por qué no lo han traído aquí?», los guardias respondieron: «Nunca un hombre ha hablado así. Pero los fariseos les respondieron: «¿También ustedes se han dejado engañar? ¿Alguno de los líderes de los fariseos creía en él? Pero los que no conocen la Ley son malditos» (Jn 7, 45-49). Este grupo de doctores de la Ley, la élite, siente desprecio por Jesús. Pero también, desprecian al pueblo, «esa gente», que es ignorante, que no sabe nada. El santo pueblo fiel de Dios cree en Jesús, lo sigue, y este pequeño grupo de élite, los Doctores de la Ley, se separan del pueblo y no reciben a Jesús. ¿Pero cómo es que, si estos eran ilustres, inteligentes, habían estudiado? Pero tenían un gran defecto: habían perdido la memoria de su pertenencia a un pueblo.

El pueblo de Dios sigue a Jesús… no pueden explicar por qué, pero lo siguen y llegan al corazón, y no se cansan. Pensemos en el día de la multiplicación de los panes: pasaron todo el día con Jesús, hasta el punto de que los apóstoles le dicen a Jesús: «Déjalos que se vayan y compren comida» (Cf. Mc 6,36). Incluso los apóstoles tomaron distancia, no consideraron, no despreciaron, pero no consideraron al pueblo de Dios. «Déjalos ir y comer. La respuesta de Jesús: «Denles ustedes de comer» (CFR. Mc 6,37). Los devuelve al pueblo.

Esta ruptura entre la élite de los líderes religiosos y el pueblo es una tragedia que viene de lejos. Pensemos también, en el Antiguo Testamento, en la actitud de los hijos de Elí en el templo: se sirvieron del pueblo de Dios; y si algunos de ellos, un poco ateos, venían a cumplir la Ley, decían: «Son supersticiosos». Desprecio por el pueblo. El desprecio de la gente «que no está educada como nosotros que hemos estudiado, que sabemos…». En cambio, el pueblo de Dios tiene una gran gracia: su sentido del olfato. El olfato de saber dónde está el Espíritu. Es un pecador, como nosotros: es un pecador. Pero tienen esa sensación de conocer los caminos de la salvación.

El problema de las élites, de los clérigos de élite como estos, es que habían perdido la memoria de su pertenencia al Pueblo de Dios; se volvieron sofisticados, pasaron a otra clase social, se sintieron líderes. Es el clericalismo lo que ya existía. «¿Pero cómo es que – he oído en estos días – cómo es que estas monjas, estos sacerdotes que están sanos van a los pobres a alimentarlos, y pueden coger el coronavirus? ¡Pero dile a la Madre Superiora que no deja salir a las monjas, dile al obispo que no deja salir a los sacerdotes! ¡Son para los sacramentos! Pero aliméntalos, ¡deja que el gobierno provea!». De eso se habla hoy en día: del mismo argumento. «Son gente de segunda clase: somos la clase dirigente, no debemos ensuciarnos las manos con los pobres».

Muchas veces pienso: son buenas personas – sacerdotes, monjas – que no tienen el valor de ir a servir a los pobres. Falta algo. Lo que faltaba a estas personas, a los doctores de la ley. Perdieron su memoria, perdieron lo que Jesús sentía en sus corazones: que eran parte de su pueblo. Han perdido la memoria de lo que Dios le dijo a David: «Te tomé de la grey». Han perdido la memoria de ser parte de la grey.

Y estos, cada uno, cada uno regresó a casa (cf. Jn 7, 53). Una ruptura. Nicodemo, que vio algo – era un hombre inquieto, quizás no tan valiente, demasiado diplomático, pero inquieto – fue a Jesús entonces, pero fue fiel con lo que pudo; trató de mediar y toma de la Ley: «¿Nuestra Ley juzga a un hombre antes de que lo hayamos escuchado y sepamos lo que hace?». (Jn 7, 51). Le respondieron, pero no contestaron a la pregunta sobre la Ley: «¿Eres tú también de Galilea? Estudia. Ustedes son ignorantes y verán que de Galilea no hay profeta» (Jn 7, 52). Y así terminaron la historia.

Pensemos también hoy en tantos hombres y mujeres cualificados para el servicio de Dios que son buenos y van a servir al pueblo; tantos sacerdotes que no se separan del pueblo. Anteayer recibí una fotografía de un sacerdote, un párroco de montaña, de muchos pequeños pueblos, en un lugar donde nieva, y en la nieve llevaba la custodia a los pequeños pueblos para dar la bendición. No le importaba la nieve, no le importaba el ardor que el frío le hacía sentir en sus manos en contacto con el metal de la custodia: sólo le importaba llevar a Jesús a la gente.

Pensemos, cada uno de nosotros, de qué lado estamos, si estamos en el medio, un poco indecisos, si estamos con el sentimiento del pueblo de Dios, el pueblo fiel de Dios que no puede fallar: tienen esa infalibilitas en creer. Y pensamos en la élite que se separa del pueblo de Dios, en ese clericalismo. Y quizás el consejo que Pablo da a su discípulo, el joven obispo, Timoteo, nos sirva a todos: «Acuérdate de tu madre y de tu abuela» (Cf. 2 Tim 1,5) Acuérdate de tu madre y de tu abuela. Si Pablo aconsejó esto fue porque conocía bien el peligro al que conducía este sentido de élite en nuestro liderazgo.

Antes de concluir la Misa, el Papa exhortó a la Comunión espiritual en este difícil momento debido a la pandemia del coronavirus, y terminó la celebración con la adoración y la bendición Eucarística.

“A tus pies, oh Jesús mío, me postro y te ofrezco el arrepentimiento de mi corazón contrito que se abandona en su nada y en Tu santa presencia. Te adoro en el sacramento de tu amor, deseo recibirte en la pobre morada que mi corazón te ofrece. En espera de la felicidad de la comunión sacramental, quiero tenerte en espíritu. Ven a mí, oh Jesús mío, que yo vaya hacia Tí. Que tu amor pueda inflamar todo mi ser, para la vida y para la muerte. Creo en Ti, espero en Ti, Te amo. Que así sea”.

Tags:
encasasanta marta
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia hoy se publica diariamente en ocho idiomas: francés, inglés, árabe, italiano, español, portugués, polaco y esloveno.
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
FATHER JOHN FIELDS
John Burger
Muere el sacerdote voluntario para el ensayo ...
HUG
Dolors Massot
El médico que abrazó al enfermo de coronaviru...
MARIA DEL MAR
Rodrigo Houdin
Fue abandonada en un basural, pero buscó a su...
HOMELESS
Javier González García
La historia de Marina: De vivir en la calle a...
Philip Kosloski
Cuando sientas que todos conspiran contra ti,...
EMANUELLE CUETO RAMOS
Jesús V. Picón
Sacerdote con cáncer terminal: Pierde los ojo...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.