Aleteia

Fotos exclusivas: Cristo en el corazón de las Montañas Rocosas

COLORADO, CHAPEL ON THE ROCK, ROCKY MOUNTAINS
Comparte

Echa un vistazo a la iglesia más alta de América, que una vez fue bendecida por el mismo Papa San Juan Pablo II

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Tan repentinamente como la tormenta alcanzó la cima del monte Meeker, desapareció, dejando solo una pulgada de nieve blanca y esponjosa como evidencia de que alguna vez existió.

La atmósfera ferozmente cambiante es bastante típica en la cumbre de 13.911 pies de la montaña, una pesadilla meteorológica en un minuto, cielos azules como el cristal al siguiente. Descendiendo 5,000 pies al aire más estable del Valle del Río Cabin, uno se encontraría con una ecosfera completamente diferente.

Exuberantes bosques de pinos y suaves corrientes que fluyen con águilas y halcones que se elevan en las corrientes ascendentes creadas por el aire más cálido de abajo … y una vez, un joven párroco con una gran idea.

En 1916, Joseph Bosetti y dos estudiantes estaban caminando cerca del macizo Twin Peaks en las Montañas Rocosas, buscando un lugar para construir un campamento de verano para niños.

Mientras descansaban en el crepúsculo, se sorprendieron por el sonido de los cielos cada vez más oscuros, un meteorito cayendo en picado a la tierra, chocando contra el bosque cercano.

El trío partió en la oscuridad para localizar la estrella caída. Cuando entraron en un claro bajo la luz de la luna, se encontraron con una formación rocosa masiva que tuvo un profundo efecto en el sacerdote.

Recordó el pasaje de las Escrituras, «… y sobre esta roca edificaré mi iglesia, y las puertas del infierno no prevalecerán contra ella (Mt 16, 18)». Esta sería la inspiración para un esfuerzo de 20 años que finalmente conduciría a una capilla singular, construida en uno de los lugares más improbables de América.

William McPhee, un leñador local, ofreció el uso de la parcela a Mons. Bosetti, que construyó un campamento junto a «su roca». El campamento era una construcción tosca con pocas comodidades, pero se convirtió en un lugar de ensueño para los niños: La construcción de cabañas, el reparto de leña y el trekking en pendientes como Long’s Peak, Buchanan Pass y St. Vrain Trailhead proporcionaban una increíble experiencia de aventuras.

Una de las tradiciones de campamento más espectaculares era la caminata de medianoche. Los campistas se despertaban a medianoche para embarcarse en un ascenso de casi 3.500 metros, al Twin Sisters Peak. Tras coronar la cima, se celebraba la misa al salir el sol.

En 1935, los señores Oscar Malo compraron la propiedad y la donaron generosamente a la Arquidiócesis de Denver, pero eso no es todo. Como admiración por el sacerdote que hizo posible todo esto, decidieron proporcionar los fondos para que se construyera una iglesia sobre su roca.

Asçi se erigió la Capilla de Santa Catalina de Siena, construida a partir de las mismas rocas que la rodeaban. También se la conoce como la capilla de San Malo o Capilla en la Roca.

En los años venideros, la capilla sobreviviría a inviernos brutales, desprendimientos de rocas y graves incendios, su perseverancia reflejaría mucho el versículo de la Biblia que inspiró su creación.

En 1993, el Papa San Juan Pablo II, la roca de Pedro, mientras visitaba Denver para la Jornada Mundial de la Juventud, rezó en la capilla y la bendijo. Luego partió para una caminata a la sombra del monte Meeker en un sendero que ahora lleva su nombre.

Hoy, la pequeña capilla de piedra se alza orgullosamente entre los pinos y el paisaje montañoso, su cruz de madera representa la cumbre espiritual a la que todos aspiramos.

“La razón misma para ir a las montañas a acampar es acampar en las montañas; estudiarlas en sus estados de ánimo infinitos, comprender sus mensajes múltiples, sus revelaciones inagotables, leer en ellas el pasado remoto del universo y el destino final del mundo; darnos cuenta de nuestra pequeñez en presencia del poder y la magnificencia de Dios; liberarnos de las vicisitudes fangosas y sofocantes de la vida en la ciudad e intercambiarlas por unas pocas respiraciones de oxígeno puro que solo puede aumentar enormemente la salud del cuerpo y el alma. El montañismo nunca es demasiado, como tampoco la virtud es demasiada”. – Monseñor Joseph J. Bosetti – Fundador de Camp St. Malo y St. Catherine’s Chapel

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.