Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Las tres mujeres, y no santas, enterradas junto a los papas en el Vaticano

WOMEN
Public domain
Comparte

Son honoradas dentro de la basílica con importantes monumentos escultóricos. ¿Por qué?

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Se puede decir que la basílica de san Pedro es prácticamente también un mausoleo dónde se encuentra los restos de casi todos los papas con la excepción de alguno que se encuentran en otra basílica.

Aunque si curiosamente también se encuentran enterradas en las Grutas Vaticanas, tres mujeres que ni siquiera son ni santas, ni religiosas. Son tres reinas laicas: Cristina de Suecia, Matilde de Canosa y María Clementina Sobieska, que son honoradas dentro de la basílica con importantes monumentos escultóricos.

¿Quieres conocerlas? (Galería)

La reina Cristina de Suecia, fue un emblema en sus tiempos, época de la Reforma Protestante, ya que se convirtió al cristianismo siendo una gran victoria para la Iglesia. También fue un símbolo de libertad intelectual para las mujeres de su tiempo. El autor de su magnífica escultura es Carlo Fontana.

En cambio fue Bernini a honorar la reina Matilde de Canossa con su obra dedicada a ella y denominada “Honor y Gloria de Italia”. Matilde fue una poderosa señora feudal y ardiente sostenedora del papado en la lucha por las investiduras. Mujer de fuerza extraordinaria y gran capacidad de mando en una época donde las mujeres eran consideradas de rango inferior. Los hagiógrafos de aquellos tiempos la consideraban una campeona de la fe que llegó a dominar todos los territorios italianos al norte de los Estados Pontificios.

María Clementina Sobieska, fue la nieta del rey de Polonia casada con uno de los aspirantes al trono de Inglaterra. Y se encontró en medio de la lucha entre católicos y protestantes por el trono inglés, defendiendo siempre la fe católica. A tal punto se complicaron las cosas que el papa Clemente XI tuvo que darle protección y asilo a ella y a su esposo en Roma.

Por su heroísmo y ejemplo de fe, estas mujeres fueron premiadas con un premio de honor al lado de los papas en uno de los lugares más importantes para el catolicismo.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.