Aleteia

Sobre el placer femenino y el ‘satisfyer’

SEXY TEACHER
Comparte

Amor, sexo, placer… ¿qué necesitan las mujeres?

¿Sabes que el regalo estrella esta Navidad ha sido el satisfyer? María, ¿no te parece que las mujeres necesitamos amor, más que placer? Esta conversación con una amiga me obliga a explicar mi opinión por partes porque mi respuesta es: “Sí, pero…”

Ciertamente, me parece llamativo que ese haya sido el “regalo estrella” porque, dejando aparte otras consideraciones, una primera respuesta rápida me llevaría a pensar que el aparato en cuestión y su propuesta sexual pueden ser una muestra más de una mentalidad que solo propone buscar el placer como meta, separándolo del amor y de las relaciones con otras personas.

En este sentido, coincido con mi amiga: las mujeres, más que el placer por el placer, necesitan amor porque el placer sin amor te deja un gran vacío.

Sin embargo, esta respuesta no me acaba de convencer: si muchas mujeres buscan un objeto que les proporcione placer, algo más tiene que haber. Y es que, ciertamente, las mujeres (igual que los varones, por cierto) necesitan ser amadas.

Te puede interesar:
¿Por qué ya no tenemos sexo?

Necesitan también saberse amadas, que aunque parece lo mismo, no lo es. Ese amor se experimenta al sentirse deseadas, admiradas, queridas; no es suficiente con un frío razonamiento (“ya sabes que te quiero, no hace falta que te lo diga”).

Es necesario recibir muestras de ese amor, que se expresa tanto en palabras como en gestos del cuerpo, y disfrutar del placer que conllevan todos los gestos de amor compartidos con el hombre que amas y te ama, desde los más pequeños hasta la entrega total.

Este placer que no se busca por sí mismo, es más bien el resultado de compartir un amor, un amor que se expresa, que se acoge y se recibe. Y también el placer es necesario para que una mujer se sienta amada.

Por eso, sí, las mujeres lo que necesitan es amor y ese amor no excluye el placer, al contrario. Y es que parece que, con relativa frecuencia, nos movemos en uno de estos extremos: placer sin amor o amor sin placer. Ambos con efectos negativos para las personas que lo viven.

Tal vez el éxito del satisfyer en la actualidad pueda servirnos para abrir los ojos a una realidad que nos puede pasar desapercibida o que, por distintos motivos, no hemos querido ver: muchas mujeres sufren carencias afectivas porque no reciben palabras ni gestos de cariño en todas sus variadas expresiones, desde una caricia a una relación sexual auténtica.

Las relaciones sexuales están para manifestar al otro el amor y disfrutar juntos del placer de dar y recibir amor. Así,  el placer que resulta del verdadero amor y del deseo de compartir todo su ser con el amado, es necesario para aumentar el amor y fortalecer la unión de los esposos.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.