Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 12 mayo |
San Pancracio
home iconEspiritualidad
line break icon

¡Maravilloso! Tanto, tanto que agradecer…

Luisa Restrepo - publicado el 02/02/20 - actualizado el 04/02/20

Seguir a Jesús no se logra en la mera obediencia a la ley, sino en la capacidad de entrar en la gratuidad del don

Cuando atravesamos un fuerte dolor, frente al cual luchamos por reaccionar, tenemos la impresión de morir lentamente, sentimos que la vida nos deja y la luz se apaga lentamente.

Cuando las personas con las que contamos nos abandonan, cuando los eventos toman un giro que no esperábamos y decimos «estar en pedazos», sentimos que, poco a poco, el sufrimiento nos destroza el corazón.

Nos damos cuenta de que el dolor nos aísla, nos encierra, que ya no podemos ver las cosas con claridad y mucho menos actuar con positivismo y agradecimiento.

Vivir desde el agradecimiento no es fácil. No se llega allí sin haber permitido que el dolor nos golpee. El agradecimiento nos encuentra cuando hemos atravesado la oscuridad y ahora podemos ver de forma diferente.




Te puede interesar:
Oración de san Hilario de Poitiers para agradecer la vida

Algunos pasajes en la Biblia nos hablan de la gratitud. Probablemente el que se nos viene primero a la mente es el del leproso agradecido.

Los leprosos del Evangelio son esos que están muriendo lentamente, son esos que se están desmoronando, que no pueden mantener juntas las piezas de su vida. Son personas aisladas, condenadas a relegarse a espacios solitarios para no contaminar a otros con su sufrimiento.

Nuestra cultura tiende a alejar a los que sufren, queremos evitar ver, pero sobre todo queremos evitar ser infectados por el dolor.

Y es paradójico, porque a veces, como cristianos, queremos vivir así: sin sufrir. Queremos simplemente hacer las cosas bien para lograr que el sufrimiento no nos toque.

Y cuando llegan los momentos de dolor, nos rebelamos y nos llenamos de bulla para no escuchar las llamadas que, Dios, a través del sufrimiento, nos hace.

El verdadero seguimiento de Jesús no se logra en la mera obediencia a la ley, sino en la capacidad de entrar en la gratuidad del don.

Los primeros nueve leprosos -como es el caso de muchos de nosotros- viven un seguimiento formal, hacen lo que deben, van a presentarse a los sacerdotes para formalizar su curación.

Pero no se dan cuenta de que solo uno está verdaderamente curado, un samaritano, uno que no comparte la adoración en el Templo. Es él el único que regresa para agradecer el regalo recibido.


HAPPY WOMAN

Te puede interesar:
Premio al que da las gracias: la felicidad

En la vida, a menudo somos las personas más correctas, pero apenas nos convertimos en personas agradecidas. Hacemos lo que tenemos que hacer, pero rara vez vivimos la experiencia de la gratuidad del amor.

Incluso la fe se convierte solo en la explicación de un culto que no nos mueve el corazón. Parece que hemos cumplido con nuestro deber, quizás incluso muy bien y escrupulosamente, pero no hemos entrado en la gratuidad de la vida.

Por eso dicen que el agradecimiento es la memoria del corazón, porque tal cual, ser agradecido es dejar que se mueva el corazón.

Hacer memoria significa caer en la cuenta de que soy amado, y esta memoria del corazón, me invita a creerlo, cuando parece que no lo soy o que incluso ni lo merezco.

Por eso vivir en la gratuidad de la vida requiere una memoria atenta del corazón que me recuerde que todo es don, que todo es de Dios y vuelve a Dios, que nada es mío y que por eso debo estar profundamente agradecido, pues como dice San Ignacio:

Vos me lo disteis, a vos, Señor, lo torno. Todo es vuestro: disponed de ello según vuestra voluntad”.

Como el leproso del Evangelio, recuerda siempre volver y decir gracias, cada vez que la misericordia de Dios una las piezas que caen en tu vida.

Tags:
agradecimiento
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
2
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
3
MYANMAR
Ary Waldir Ramos Díaz
«Mátenme a mí, no a la gente»: El libro de la monja valiente en M...
4
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
5
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
6
Obvious
Mamá, me tengo que ir
7
POPE FRANCIS
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa instituyó el ministerio del catequista en la Iglesia
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.