Aleteia logoAleteia logoAleteia
jueves 09 diciembre |
San Juan Diego
Aleteia logo
Espiritualidad
separateurCreated with Sketch.

Un martirio del siglo III como nunca lo habías visto

FRUCTUOSUS

Public domain

Patricia Navas - publicado el 21/01/20

Los santos Fructuoso, Augurio y Eulogio fueron quemados vivos en el anfiteatro de Tarragona. Los documentos y ruinas que han llegado hasta hoy permiten adentrarse con realismo en ese sobrecogedor momento histórico

El obispo Fructuoso y los diáconos Augurio y Eulogio han pasado a la historia por su heroica muerte en el anfiteatro romano de Tarragona. Allí los quemaron vivos por negarse a adorar al emperador y seguir expresando su fe cristiana. Ocurrió en el siglo III después de Cristo. Documentos y ruinas que han llegado hasta nuestras manos permiten conocer muchos detalles de su martirio.

En aquel momento, los cristianos eran perseguidos en el imperio romano como causantes de las crisis económicas. Un edicto del año 257 obligaba a los jefes de las Iglesias a ofrecer sacrificios a las divinidades del Imperio.

Por eso la policía arrestó a Fructuoso, Eulogio y Augurio y los envió a la cárcel. Allí durante siete días el obispo siguió predicando e incluso bautizó a un converso. Después los detenidos comparecieron ante un tribunal.

Las actas de su martirio ofrecen detalles de las últimas horas de estos tres hombres, posiblemente los primeros que murieron mártires en lo que hoy es España de los que hay constancia documental.

Actualmente, cada 21 de enero se celebra en Tarragona un acto de oración y de lectura de esas actas. Además se representa en momentos especiales un espectáculo sobre la Pasión de Fructuoso, normalmente en el mismo anfiteatro donde murieron los tres mártires:

— ¿Conoces las órdenes del emperador? —preguntó el gobernador Emiliano.— No las conozco, pero soy cristiano —respondió el obispo.— Pues exigen que adores a los dioses.— Yo adoro a un solo Dios, que ha hecho el cielo, la tierra, el mar y cuanto hay en ellos.— ¿No sabes que hay dioses?— No sé nada de eso.— Pues lo aprenderás.Fructuoso levantó los ojos al cielo y rezó silenciosamente.
—¿Quién —repuso el gobernador— podrá ser obedecido, temido, honrado, si se rehúsa el culto a los dioses y la adoración a los emperadores?
Después, dirigiéndose hacia el diácono Augurio, añadió:— No escuches lo que Fructuoso te dice.— También yo —replicó el diácono— adoro al Dios omnipotente.—Y a Fructuoso, ¿le adoráis, acaso?—preguntó Emiliano a Eulogio.— Yo no adoro a Fructuoso, sino al Dios que Fructuoso adora.Entonces el gobernador, volviéndose de nuevo hacia el prelado, le preguntó:— ¿Eres obispo?— Lo soy.— Lo fuiste— dijo Emiliano, levantándose y ordenando que los tres fuesen quemados vivos.
La devoción a los santos Fructuoso, Augurio y Eulogio se extendió por el mundo y ha perdurado siglos. San Agustín les dedicó un sermón en el que anima a venerarlos, alabarlos, amarlos, pregonarlos y honrarlos, así como a adorar «al Dios de los mártires»:
«Cuando escuchamos la pasión de los mártires, nos alegramos y en ellos glorificamos a Dios, sin que nos duela su muerte. En efecto, de no haber muerto por Cristo, ¿seguirían, acaso, hasta hoy en vida? ¿Por qué no podía hacer la confesión lo mismo que iba a causar la enfermedad? Cuando se leyó la pasión de los santos, escuchasteis las preguntas de los perseguidores y las respuestas de los confesores. Entre otras, ¡de qué altura fue la del bienaventurado obispo Fructuoso! Cuando alguien le dijo y le suplicó que lo tuviese presente y que orase por él, respondió: «Es preciso que ore por la Iglesia católica, extendida de oriente a occidente». ¿Quién hay que ore por cada uno en particular? En cambio, quien ora por todos no olvida a nadie en concreto. De ningún miembro se olvida aquel que eleva su oración por todo el cuerpo».

WOMAN SUFFERING

Te puede interesar:
¿El martirio es para mí?

Tags:
historiamartiressantoral
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.