Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Santo Domingo de la Calzada: El santo constructor del Camino de Santiago

CLAUSURA AÑO JUBILAR
@iglesiaenlarioja
Comparte

Solemne clausura del Año Jubilar y Milenario de Santo Domingo de la Calzada, en España

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

La clausura del Año Jubilar y Milenario de Santo Domingo de la Calzada se celebró el domingo 12 de enero, con el cierre de La Puerta del Perdón de la catedral de dicha localidad española que lleva el nombre del santo español. Esta “ciudad” –titulo dado por los reyes de León y Castilla– que hoy supera los 6.500 habitantes, tiene sabor a antigüedad y es un lugar clave en el Camino de Santiago, gracias al trabajo de Santo Domingo en el siglo XI.

El Camino de Santiago que baja de Roncesvalles (Pirineo navarro), y pasa por Pamplona, Logroño y Burgos, fue construido con piedra por Santo Domingo, quien contó con el favor del rey Alfonso VI, y de la ayuda en un principio del cardenal Gregorio de Ostia (san Gregorio Ostiense), quien había sido legado del papa Juan XVIII para ayudar y socorrer a las víctimas de la plaga de langostas que sufrieron los territorios de Navarra y La Rioja. Hoy la capital de La Rioja es Logroño.

¿Quién era Santo Domingo de la Calzada? ¿Y por qué el Jubileo?

Santo Domingo nació en La Rioja, en 1019, por lo que se ha celebrado el Jubileo del milenario del nacimiento del santo. Era hijo de un labrador, Ximeno García, y al morir sus padres quiso ingresar en los monasterios benedictinos de Valvanera y San Millán de la Cogolla, pero no lo consiguió. Y a los 20 años quiso ser un eremita buscándose un lugar en los bosques cercanos donde hoy es la pequeña ciudad. El cardenal San Gregorio Ostiense llegó a Calahorra, que era la sede episcopal de La Rioja. Allí conoció al eremita Domingo García, y lo ordenó sacerdote.

Entre Domingo y el cardenal Gregorio quisieron acortar y allanar el Camino de Santiago, por donde pasaban peregrinos que venían de toda Europa. Para ello construyeron un puente de madera sobre el río Oja, que atraviesa la región de La Rioja cuyas aguas descienden entre peñascos y rocas. Según la gente del lugar, el río dio nombre a la comarca RIOJA, conocida por sus vinos, su agricultura y su historia.

Una vez fallecido el cardenal Gregorio, Domingo continuó la obra, y siguió el camino empedrado. De ahí su apodo de Domingo de la Calzada, y de ahí también el ser patrono de los Ingenieros de Caminos. Domingo también construyó un albergue para peregrinos, un hospital, una iglesia y un pozo de agua. Después levantó un templo dedicado al Salvador y Santa María, lo que sería más adelante la catedral de Santo Domingo de la Calzada, y que fue consagrada por el obispo de Calahorra. Y en el exterior del templo, el santo eligió su lugar para la sepultura. Santo Domingo murió el año 1109, o sea a los 90 años de edad.  En aquel lugar comenzaron a construirse casas habitables y se formó un núcleo urbano o burgo.

La gallina que sobrevivió tras ser asada

Hay muchos milagros que se sucedieron ante la tumba del santo, como la curación de un caballero francés poseído del demonio o la curación de un normando que recobró la vista. Pero ningún milagro es tan famoso como el del ahorcado y el gallo y la gallina.

Fue en el siglo XIV (el quattrocento italiano) cuando un joven alemán de 18 años peregrinó a Santiago. Se llamaba Hugonell y le acompañaban sus padres. Descansaron en el mesón y una muchacha le requiere amores, pero él se niega. Entonces, ella en venganza le pone una copa de plata en el zurrón y lo denunció por robo. La sentencia contra Hugonell fue la horca. Los padres no pudieron hacer nada más que encomendarse al apóstol Santiago.

Al día siguiente, los padres quisieron despedirse del cuerpo de su hijo colgado. Con grandísima sorpresa se dan cuenta que su hijo vive y les dice: “El bienaventurado Santo Domingo de la Calzada me ha conservado la vida contra el riguroso cordel… debéis difundir este prodigio”.

Los padres fueron al corregidor de la ciudad, pero éste se rió y les dijo: “Vuestro hijo está tan vivo como este gallo y esta gallina que me disponía a comer antes de que me importunarais”. Y al instante, el gallo y la gallina recuperan sus plumas y la vida y se ponen a cantar y cacarear, obrando así, el santo ,el milagro del que hoy queda una escultura con un gallo y una gallina en la catedral.

La clausura del Año Jubilar de Santo Domingo, que ha durado nueve meses, se celebró el domingo con una misa solmene que presidió el cardenal Juan José Omella, hoy arzobispo de Barcelona, quien anteriormente había sido obispo de Calahorra y La Calzada-Logroño, como se llama hoy la diócesis, junto con el actual titular, obispo Carlos Manuel Escribano Subías y tres obispos más de la zona. Se celebró la santa misa con gran solemnidad cantada por la Escolanía Los Seises de la catedral de Toledo y la coral Santísima Trinidad.

En este año de gracias especiales, milenario del nacimiento de Santo Domingo, se ha revivido el Camino de Santiago, y cuantos peregrinos han ido a visitar el ligar del santo, han podido gozar de muchos espacios culturales, exposiciones, conciertos, conferencias y actividades religiosas.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.