Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

La casa de todos los sacerdotes ancianos del mundo, un sueño de Padre Pío

DOMUS SACERDOTALIS
Maria Paola Daud-ALETEIA
Comparte

El santo quería que se construyera una residencia donde los curas ancianos pudieran seguir con su labor espiritual

“Ahora es necesario pensar en los sacerdotes ancianos, porque cuando sean viejos no tendrán a nadie que les dé un vaso de agua”.

Estas son las palabras que Padre Pío dirigió a sus hijos espirituales, preocupado por los ancianos sacerdotes, que dieron toda su vida por cuidar el “rebaño”. El santo estigmatizado siempre tuvo este sueño, pero no logró realizarlo en vida. Sin embargo, esta obra sigue adelante hoy gracias a la ayuda de las donaciones de fieles de todo el mundo.

La Domus Sacerdotalis o Casa para sacerdotes ancianos y acogimiento de presbíteros es un proyecto que comienza en los años 60, como dijimos antes, por deseo de Padre Pío. El santo no quería solo una casa de retiro, sino un hogar donde el sacerdote anciano también pudiera participar activamente en el cuidado pastoral del Santuario.

Precisamente, la obra está al lado de la Nueva Iglesia de San Pío en San Giovanni Rotondo, y al lado del huerto del convento, donde Padre Pío solía pasear entre hileras de cipreses.

Los sacerdotes que residirán en la Domus Sacerdotalis podrán continuar ejerciendo su ministerio ayudando en el Santuario, confesando y colaborando en el servicio litúrgico. De esta manera se sentirán asistidos, protegidos y aún más unidos al Señor.

Son numerosas las solicitudes para ocupar un puesto en la residencia, que lamentablemente va a paso muy lento por falta de fondos. Los frailes capuchinos confían en la generosidad de los fieles para seguir avanzando con la obra y poder cumplir muy pronto el sueño de Padre Pío.

Fuente: casapersacerdotianzianisanpio.com, conventosantuariopadrepio.it

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.