Aleteia

Multitudes de fieles acuden al congelado lago Michigan para ver un crucifijo bajo el agua

LAKE MICHIGAN
Comparte

Uno de los pocos crucifijos registrados bajo una fuente de agua dulce es un monumento a los buzos caídos.

Se estima que 1.200 fieles desafían el frío gélido y una caminata a través del congelado Lago Michigan para ver un gran crucifijo que descansa bajo aguas generalmente turbias. Ubicado a unos 800 pies de la costa de Petoskey, Michigan, a unos 22 pies bajo el agua, el enorme crucifijo de 1,850 libras es uno de los pocos casos en el mundo.

Los visitantes del sitio esperan en fila para entrar en una pequeña carpa, lo que evita que los rayos del sol oscurezcan la vista. Con más ayuda de la iluminación subacuática, la cruz se puede ver a través de un pequeño agujero hecho en el hielo. Que tantos esperen en la fila sobre el Gran Lago helado es un testimonio de la importancia del monumento al pequeño pueblo de Petoskey.

El crucifijo, tallado por artesanos italianos, inicialmente no estaba destinado a descansar bajo las aguas del lago Michigan. Encargado por una rica familia de agricultores de Rapson, Michigan, el Cristo, casi de tamaño real, tenía la intención de señalar el lugar de la tumba de su hijo de 15 años, Gerald Schipinski, quien había muerto en un accidente relacionado con una escopeta en su granja, en 1956.

Desafortunadamente, el largo viaje de Italia a Rapson tuvo sus propios contratiempos, lo que resultó en la ruptura de uno de los brazos de Cristo, junto con otros daños. La afligida familia se negó a aceptar la obra de arte rota, no queriendo honrar a su hijo con un monumento dañado, pero enviarlo de regreso a Italia resultaría ser excesivamente costoso. En cambio, se exhibió durante un año en la parroquia católica de San José de Rapson y luego se puso a subasta.

NCR informa que el crucifijo fue comprado por solo 50 dólares por el Wyandotte Superior Dive Club, del suburbio de Wyandotte, más abajo Detroit, que luego aportó 900 dólares adicionales para reparar el brazo roto de la escultura de Cristo. El 12 de agosto de 1962, transportado por el rompehielos estadounidense Sundew, el crucifijo fue enterrado en las aguas del lago Michigan para conmemorar a Charles Raymond, un buzo de Southgate, Michigan, que se ahogó en el cercano lago Torch.

El lugar de descanso inicial de la cruz estaba a unos 365 metros de la orilla y estaba sumergido a 16 metros de profundidad. Después de varios años, se consideró una inmersión demasiado difícil de apreciar para la mayoría de los buzos, por lo que se movió a unos 120 metros más cerca de la orilla, donde ahora descansa. Finalmente, el club amplió su recuerdo para incluir a todos los buzos que han perdido la vida en las aguas del Michigan.

Ahora, es una tradición anual que un fin de semana de febrero o marzo, cuando el hielo es lo suficientemente grueso como para permitirlo, se ofrece una visita al monumento. Durante los últimos 3 años, el hielo ha sido demasiado inestable para soportar las multitudes, pero en 2019, el último año en que se vio la cruz, atrajo a unos 1.200 visitantes. Estos peregrinos se mantuvieron en fila en condiciones climáticas árticas durante más de dos horas y media para una rara visión de Cristo descansando debajo del hielo. Quizás este año se pueda visitar de nuevo…

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.