Aleteia

¿Celebrar el Año Nuevo en un cementerio? Sucede… en Chile

CEMENTRY
Agnieszka Gryzik - Shutterstock
Comparte

Desde hace 40 años, la Nochevieja se celebra en el Cementerio de Talca

“Aquí estamos porque lo echamos de menos y lo acompañamos” son las palabras de Yolanda Menares, vecina de Talca que celebró el inicio de año junto a la tumba de su padre; y como ella cinco mil personas más esperaron el inicio del 2020 en el Cementerio de la ciudad de Talca.

El camposanto que se ubica en la capital de la Región del Maule, a 3 horas del sur de Santiago, y donde la tradición de esperar el nuevo año comenzó hace 40 años.

Este rito comenzó con la muerte de Julio Opazo Silva, un antiguo funcionario del cementerio, sus familiares quisieron estar junto a su tumba en año nuevo y se introdujeron de manera escondida al lugar. Escalaron los muros llevando flores, velas, botellas de licor y una pequeña radio para celebrar el nuevo junto a la tumba de Julio.

Años después y con la autorización de las autoridades del camposanto, se fueron integrando a esta singular celebración otras familias que llenaban el lugar de música villancicos y brindis por el inicio del nuevo año y por los familiares ausentes.

Con las campanadas de medianoche, los asistentes al cementerio iluminan las tumbas con velas, las adornan con flores destapan licores espumantes, lanzan cotillón al viento y bailan.

“Es primera vez que venimos. Este año perdimos a dos seres queridos y estamos aquí para acompañar a mi madre y también para acompañarlos a ellos” dijo emocionado Roberto al interior del cementerio.

Se comienza con una pequeña liturgia en el frontis del cementerio, con la asistencia del alcalde y con otras autoridades del municipio; el lugar permanece abierto hasta las dos de la mañana; y los vendedores de flores con sus puestos preparan distintos ramos y arreglos para adornar las tumbas y mausoleos.

Con el tiempo otras ciudades del Chile se fueron sumando a esta extraña tradición, Iquique y Valparaíso, también reciben el nuevo año desde el cementerio, pero en ninguna localidad se ha masificado tanto como en Talca.

El cementerio de Talca para cada 31 de diciembre se convierte en algo parecido a lo que dice la letra de una canción del grupo Mecano: “y los muertos aquí lo pasamos muy bien. Entre flores de colores”.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.