Aleteia

Tras las huellas de Jesús: Santa Ana y la Piscina Probática

Comparte

Donde Jesús llevó a cabo su primer milagro en Jerusalén curando al paralítico

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Poco después de traspasar la puerta de los Leones en la ciudad vieja de Jerusalén, en el interior del barrio musulmán, a la derecha se puede entrar en el silencioso y discreto lugar que acoge la iglesia de Santa Ana. El santuario custodia la piscina probática de Bethesda, donde Jesús llevó a cabo su primer milagro en Jerusalén curando al paralítico, y la casa de Joaquín y Ana, lugar en el que, según una tradición, se venera el nacimiento de la Virgen.

A pesar de que el santuario fue dado a Francia después de la guerra de Crimea, y que sea ahora custodiado por los Padres Blancos, los franciscanos continúan celebrando aquí la natividad de la Virgen María y la Inmaculada Concepción. Ya durante la ocupación musulmana los franciscanos conseguían, de tanto en tanto, y no sin cierta dificultad, venir a rezar a la cripta de la basílica, a la cual se accede a través de una de las naves laterales. En el siglo XVII los frailes obtuvieron con un decreto oficial, el signo, el permiso de celebrar aquí las dos importantes festividades marianas.

La Iglesia de Santa Ana es un espléndido ejemplo de monumento cruzado, y está magníficamente conservado. Se encuentra más o menos en el mismo lugar que la anterior iglesia bizantina, que fue destruida durante la invasión persa del 614. Edificada en 1140 por los caballeros cruzados, la basílica fue transformada en 1192 en una escuela coránica por Saladino y permaneció en manos musulmanas hasta 1856, fecha en la que el sultán turco Abdul Megid donó estos terrenos a Francia.

Tras las Huellas de Jesús es una video serie sobre los lugares santos por los que pasó Jesucristo. Te contaremos un poquito sobre su historia y las vivencias que Jesús tuvo en cada lugar.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.