Aleteia

Claudia Manzo, la única madre a bordo del avión desaparecido en Chile

CHILE
Fair use
Comparte

El hallazgo de restos humanos cerca de la Antártida empieza a develar las incógnitas de un trágico viaje motivado para algunos de sus pasajeros, como Claudia, por el cuidado de la “casa común”

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

“El hombre es un estúpido. Con esa frase, que atribuyó al Antiguo Testamento, el papa Francisco criticó este lunes a quienes niegan el cambio climático, añadiendo que el ser humano es el único animal que tropieza dos veces con la misma piedra»,  el Santo Padre lo dijo en su viaje de regreso de Colombia en 2017.

 

 

Esta publicación se encuentra en el Facebook de Claudia Manzo Morales, la única mujer que iba en el vuelo y que desapareció en el mar de Drake, camino a la Antártica.

 

CHILE
Facebook-Fair use

 

Esta geógrafa de 37 años, la cuarta de ocho hermanos, y con un Magíster en medio ambiente, después de recibir su título profesional comenzó a trabajar en las Fuerzas Armadas Chilenas (FACh) donde también conoció a su esposo y con quien tiene un hijo de cinco años.

Una vez conocida la desaparición del aparato, su familia solicitó a través de las redes sociales cadenas de oración para encontrar a los pasajeros y tripulantes del avión. Incluso, desde la Pontificia Universidad Católica de Valparaíso, de la cual era exalumna del Instituto de Geografía, se expresó un mensaje lamentando lo acontecido.

Claudia iba en este viaje a la Antártica como tutora de práctica del joven Ignacio Parada, 24 años, quien iba a trabajar en mejorar el sistema de agua potable que se utiliza en la Base Presidente Eduardo Frei Montalva y su posterior tratamiento para minimizar su impacto en el continente blanco. El plan de trabajo contemplaba estar solo una noche y salir el día martes, si el clima lo permitía.

 

CHILE
Facebook-Fair use

 

Ignacio, el mejor estudiante de su generación de Ingeniería Civil Química de la Universidad de Magallanes, siempre se esforzó en sus estudios que le valió una beca para realizar una pasantía en la Universidad de Santiago de Compostela (España) y de la cual se graduó con la nota máxima, la cual sólo tiene un cupo para Chile. Todo lo anterior le permitió ser seleccionado por la FACH para hacer su práctica profesional.

El viaje a la Antártica de Claudia e Ignacio tenía como propósito buscar mejorar los procesos del agua para cuidar el medio ambiente en uno de los lugares más prístinos del mundo, para después también llevar estas prácticas a otros lugares. El cuidado por la «casa común» los llevó en este trágico viaje.

 

 

Hallazgo de restos humanos

A las 10:40 de la noche del miércoles José Fernández, intendente de la Región de Magallanes, confirmó que se encontraron restos del avión y de las personas que viajaban a la Antártida en un Hércules perteneciente a la Fuerza Aérea de Chile (FACH). El lunes por la tarde se perdió el contacto con el aparato y en donde viajaban 38 personas.

En tanto, el obispo castrense de Chile, Santiago Silva, expresó su cercanía y afecto a los familiares de los 38 pasajeros que viajaban al territorio antártico.

“Me dirijo muy especialmente a los familiares, seres queridos y compañeros de las personas que viajaban en la aeronave que se encuentra siniestrada, y a quienes trabajan afanosamente en las labores de búsqueda. La esperanza en Cristo nunca defrauda”, expresó, reproduce un comunicado publicado por la Conferencia Episcopal de Chile.

 

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.