Aleteia

El día en que un ángel preguntó a una niña si quería ser madre de Dios

THE ANNUNCIATION, BY FRA ANGELICO
Comparte

«Hágase»

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Quiero hoy mirar a María en Nazaret. La miro sorprendida ante el Ángel:

«En aquel tiempo, el ángel Gabriel fue enviado por Dios a una ciudad de Galilea llamada Nazaret».

¿Qué estaría haciendo María en ese momento? No lo sé. Me gustaría saber si estaba en oración o estaba ocupada en sus quehaceres diarios. Me inclino más a lo segundo. Estaría en medio de su rutina. En medio de su vida. Y apareció un ángel.

Comenta el papa Francisco:

«Ninguna otra criatura ha visto brillar sobre sí el rostro de Dios como ella, que dio un rostro humano al Hijo del Padre eterno».

El ángel le hizo ver el rostro de Dios en medio de su vida. A menudo quiero que Dios me hable en los silencios más sagrados. Quiero que me diga cuál es mi misión muy quedo, en la contemplación.

Y puede ser que ahí escuche mejor, es cierto. Pero Dios usa sus caminos. Tiene sus métodos. Y se acerca a mi vida allí donde me encuentro. Y me habla cuando menos lo espero. En personas, en silencios, en voces, en gritos.

Y viene a mí para que me ponga en camino sacándome de la rutina. O haciendo que mi vida se llene de sorpresas. En medio de lo cotidiano. Así es Dios.

Tiene sus métodos. Seguro que los tuvo con María. E irrumpió en su vida apacible de Nazaret para cambiarle el ritmo sosegado de sus pasos.

Esperó paciente a que esa niña descubriera su rostro. Y se arrodilló lleno de respeto ante una virgen que no sabía nada de la vida.

Y puso en su corazón, sobre sus hombros, una misión imposible. Encendió un fuego en su alma. Sembró una semilla. Sucedió todo a la velocidad de Dios, a la del viento.

¿Qué significa ser la Madre de Jesús? Demasiado grande, un sinsentido. ¿Por qué querría Dios tomar mi carne siendo Él todopoderoso? ¿Con qué fin limitarse en el tiempo y en el espacio?

¿Para qué someter el Verbo a la palabra, que tiene tantos límites? ¿Y su amor infinito sujeto al tiempo? No lo sé. Parece tanta locura recordar ese día en Nazaret…

Miro a María en la Anunciación. Una niña virgen, llena de Dios. Y escucho la voz del ángel:

«Alégrate, llena de gracia, el Señor está contigo. No temas, María, porque has encontrado gracia ante Dios».

Las palabras del ángel llenan su corazón de paz. María se siente profundamente amada. No tiene nada que temer. Dios está con Ella.

La ama con locura. Y la ha elegido para habitar en su seno. En su alma. Para siempre. Nunca estará sola. Nunca le faltarán las fuerzas. María se sabe tan pequeña, tan niña:

«¿Cómo será eso, pues no conozco a varón?».

Simplemente confiesa su debilidad. No duda, María cree. Quiere saber cómo será posible lo imposible. Los caminos de Dios no son nuestros caminos. María lo sabe. Y las palabras del Ángel confirman su certeza:

«El Espíritu Santo vendrá sobre ti, y la fuerza del Altísimo te cubrirá con su sombra. Por eso el Santo que va a nacer se llamará Hijo de Dios».

Madre de Dios, del mismo Dios. Del Altísimo. Dios la cubrirá con su sombra. Será de Dios para siempre, totalmente. ¿Cómo se puede comprender lo que desborda el corazón humano? María no comprende, simplemente se entrega:

«Aquí está la esclava del Señor; hágase en mí según tu palabra».

Ante ese deseo de Dios María da su sí, su Fiat, su hágase. María se rompe ante Dios. Se abre ante su mirada. Y Dios puede hacer morada en Ella. Su sombra la cubre para la eternidad.

¿Cómo fue capaz de decir que sí? Su mirada abrió la puerta a Dios. Su docilidad hizo posible el mayor de los milagros. Sin comprender la lógica de Dios.

Él tiene sus caminos que no coinciden con los míos. Su poder supera todos mis límites. Su luz penetra todas mis oscuridades. Su amor saca la esperanza de mis entrañas.

María pudo decir que sí al saberse amada. ¿Qué va a temer de ese Dios que la ama con locura? Nada. No teme nada. No duda. No se esconde. Abre su alma.

María nació sin pecado original. No tenía esa ruptura interior con la que yo cargo. Esa ruptura profunda que me hace temer y caer ante la tentación más pequeña. María no podría pecar, ni herir, ni ofender a Dios ni a los hombres.

Pero sí tenía, igual que yo, la misma lucha interna por saber qué era exactamente lo que Dios le pedía. Ella tuvo que creer a ese ángel en medio de su vida.

Pudo decir que no, que no era capaz. Dios contuvo su aliento esperando su respuesta. Pudo negarse a aceptar una misión imposible. Claro que pudo. Era totalmente libre.

Pero no quiso. Creyó en el amor de Dios y dio su sí. Con temor y temblor. Sin saber exactamente cómo iba a ser el camino.

El ángel se fue. Y ese sí lo repitió María Inmaculada a lo largo de toda su vida. En cada momento de dudas y miedos.

Volvería en su corazón a ese día sagrado en Nazaret, a esa luz. Como yo vuelvo al día en que Dios me mostró su rostro y me hizo saber cuánto me amaba. El amor recibido es lo que me salva y me capacita para aprender a amar. Mi vocación es el amor.

«Para estar vivos hay que descubrir cómo amar rectamente. Mi vocación es el amor».

Quiero pedirle hoy a María en este Adviento que me lleve a su corazón y al de su Hijo. Me ayudan las palabras del padre José Kentenich:

«Ábreme ampliamente tu corazón y el corazón de tu Hijo. Sí; todos queremos estar en esos corazones. Nuestra mutua relación ha de ser de tal naturaleza que cuando pensemos los unos en los otros, pensemos también en Dios».

Quiero que mi Belén, donde descanse, sea el corazón de María. Ese corazón puro e inmaculado. Lleno de luz, lleno de amor, donde habita el corazón de Jesús. Ambos corazones unidos en un mismo sí.

Quiero vivir ahí anclado para renovar mi sí cada mañana. Se lo digo a Dios. Hágase en mí. Que suceda según tu querer. No quiero que mi pecado sea obstáculo. Ni mis miedos.

Hágase. Me dejo hacer. Como hizo María ese día en Nazaret. Quiero que me cubra su sombra cada día. Para vivir tranquilo.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.