Aleteia

¿Sabías que existe la pluma de santa Teresa?

EPIPHYLLUM
Shutterstock-iSKYDANCER
Comparte

Es una hermosa planta que alegra el interior de la vivienda o de la oficina. La forma de su tallo hace que nos recuerde a la santa escritora.

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

La pluma de santa Teresa es una planta crasa que adorna extraordinariamente las casas y las terrazas durante todo el año.

Su nombre genérico es Epiphyllum y tiene unas 20 especies, además de numerosos híbridos y variedades.

El nombre popular se asocia a Santa Teresa de Jesús por la forma de pluma que adopta el tallo. Es un homenaje a la santa mística, escritora y doctora de la Iglesia desde 1970, ya que Santa Teresa es conocida por sus libros, entre ellos la autobiografía titulada «Vida de la Madre Teresa de Jesús», «Camino de perfección», «Moradas del castillo interior», «Fundaciones»… En época de santa Teresa, la pluma servía como instrumento de escritura a mano y con tinta.

EPIPHYLLUM
Dolors Massot-Aleteia
Puede verse que cada tallo adquiere la forma de una pluma de ave.

En muchas obras de arte se la representa con una pluma en la mano para recordar su prolífico trabajo literario. Algunas se encuentran en el Museo del Prado y pueden verse en su página web.

La pluma de santa Teresa ofrece todo el año un color verde intenso. Pero además tiene una floración generosa: cada tallo da flores que pueden ser de color rojo, amarillo, rosa o blanco, con muchos pétalos. Hay quien la denomina cactus orquídea o también nopalillo.

Como decoración, algunas especies tienen facilidad para presentarse con tallos colgantes, de modo que puede adornar espacios desde macetas colgadas en el techo, balcones o ventanas. Es una planta que por lo general mide unos 20-30 cm de alto.

Aquí puedes ver imágenes de cómo puede ser una pluma de santa Teresa:

Antes de adquirir una pluma de santa Teresa, debemos preguntar si su floración se produce por la noche o durante el día puesto que hay especies de ambos tipos.

Riego frecuente

Como pariente próxima al cactus, esta planta no exige mucho de la tierra en la que se va a plantar. En cuanto al riego, en cambio, es importante que se haga a menudo y sin encharcar, así evitaremos que se pudra el tallo.

La pluma de santa Teresa es planta de interior, que prefiere entornos de semisombra. Si la tenemos en la terraza, no le debe dar el sol en directo y no podemos exponerla a temperaturas inferiores a los -5ºC.

Es muy fácil obtener esquejes de ella y conviene tener en cuenta que cuando comienza la floración agradecerá que se le aporte un fertilizante para cactus cada 15 días.

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.