Aleteia

El médico que cura el dolor de los migrantes en Nueva York

Comparte

En todo el mundo, los migrantes sufren muchas dificultades. Una de ellas es el padecimiento por su situación, la preocupación por los problemas del presente y la ansiedad por un futuro incierto.

 

La situación del migrante repercute en su salud mental. “El dolor emocional es tan fuerte o quizá más fuerte que el dolor físico”, explica el doctor Fernando Taveras, quien desarrolla su trabajo en la ciudad de Nueva York.

A través de Somos, una entidad que atiende a personas sin recursos económicos en Nueva York, visita a migrantes con depresión y otras enfermedades psiquiátricas. Reconoce que padecerlas “es muy estigmatizante” y que para muchos migrantes es difícil hablar de ello. Esto dificulta su solución: “Tienen baja estima y hay incapacidad para funcionar”, dice.

En esta situación, mantener las raíces y la identidad es un valor positivo. Además, este médico señala que también “la espiritualidad ayuda a mantener la esperanza”. Visto así, contar con ella es parte del remedio para que sus pacientes superen la depresión.

Este psiquiatra visita a muchos migrantes de origen hispano. Conoce su cultura y la fe que forma parte de sus raíces, porque él es de origen dominicano y comprende el entorno en el que han nacido y en el que ahora se encuentran. Su tarea como médico es vocacional y va más allá de la cualificación científica. Los migrantes que a través de Somos llegan a su consulta, agradecen su tarea.

Es así como ese “factor energético” que él dice encontrar en las personas que deciden emprender una nueva vida en otro país, vuelve a ponerse en marcha y hace que salgan adelante, con ayuda de sus familias y la atención médica necesaria.