Aleteia

Venezuela: Hospital Infantil JM de los Ríos no tiene medicamentos para la quimioterapia

VENEZUELA
Lisandro Casaña
Comparte

Nuevamente los niños de este hospital protestaron por el derecho a la salud. Sus padres emplazan a Nicolás Maduro a cumplir con la Convención de los derechos del niño que cumplió 30 años de ser aprobada por la ONU

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

La crisis humanitaria parece una historia sin fin en Venezuela; sin embargo, hay que seguir contándola para visibilizar la dura realidad destinada al olvido por parte del gobierno de Nicolás Maduro y algunos organismos internacionales. Bajo esta premisa, una protesta realizada el 20 de noviembre, “Día Universal del Niño”, insistía en el tema de la salud sin dejar de mostrar las duras historias por la que atraviesan los niños del país suramericano.

Un grupo de médicos y enfermeras, junto a los padres y amigos de pacientes infantiles del Hospital “Doctor José Manuel de los Ríos” de Caracas, recordaron a las puertas de este centro médico, los 30 años de la Convención sobre los Derechos del Niño, el tratado internacional de aplicación obligatoria para los gobiernos del mundo, y que ha sido ratificado, incluso, por el gobierno socialista de Venezuela.

En la efigie que está ubicada frente al hospital, fueron colocados varios pares de zapatos con los nombres de algunos de los niños y niñas que allí fallecieron entre 2018 y 2019, por falta de medicamentos e insumos: Albelys, 2 meses; Yonaiker, 2 meses; Abraham, 13 años; Andrés, 15 años; Erick, 11 años; Wilmarys, 2 años y Samuel, 7 meses, entre otros…

La muestra hizo llorar a las personas que caminaban por el lugar y objetaban “la actitud genocida de Maduro al que no le importa el dolor y el sufrimiento de la población”, especialmente en los niños, que junto a sus padres y médicos intentan no ser invisibilizados en la peor crisis humanitaria en la historia republicana del país. “Consuela saber que estos niños ahora están donde no mentiras; donde no hay enfermedades, ni cáncer, ni falta de diálisis, ni de trasplantes”, decía Marielys Sánchez una vecina de la zona.

De manera que ese 20 de noviembre se recordó la vigencia del Artículo 24 de la Convención de los Derechos del NiñoAllí se establece que los Estados deben reconocer el derecho del niño al disfrute del más alto nivel posible de salud, de acuerdo con lo aprobado por la Asamblea General de las Naciones Unidas, en la misma fecha del año 1989.

 

VENEZUELA
Lisandro Casaña

Sin medicamentos para quimioterapia

“El derecho de los niños a vivir no existe en Venezuela por la crisis hospitalaria que aqueja a nuestro país”, afirmó para Aleteia Mauricio Navas, padre de una pequeña de seis años que padece leucemia, y es paciente de este hospital. Navas lamentó las precarias condiciones del centro cuya falta de insumos, medicamentos, equipos tecnológicos y servicios públicos para ofrecer salud de calidad para los menores de edad, es evidente.

Con preocupación, casi al borde del llanto, relató: “hoy me encuentro con que el hospital no tiene medicamentos para aplicarle la quimioterapia a mi hija quien recibe tratamiento en este centro desde hace un año y dos meses. Tampoco hay reactivos, ni mucho menos agua. Hace poco recayó por falta del antibiótico”. Se quejó del poco personal de salud que hay en el centro, porque “no aguantan la presión por la crisis económica que golpea nuestro país, y deciden renunciar a sus puestos de empleo en búsqueda de mejores condiciones de vida”.

Clemencia Macayo, madre de José Ángel Rojas, de 8 años quien padece de leucemia linfoblástica aguda, contó que por falta de medicamento el niño sufrió una recaída que le afectó uno de sus  testículos. “El J.M de Los Ríos no cuenta con reactivos químicos para los estudios clínicos que deben practicársele a mi hijo”, indicó.

De igual manera criticó los alimentos que les suministran a los niños en sus dietas. “A mi hijo recién intervenido le dieron caraotas con arroz, otras veces le dieron pasta y arepa sola sin proteína, situación que pone en riesgo la salud de los pequeños hospitalizados allí”.

Macayo, quien vive en el estado Guárico dijo que cuando viaja a Caracas por la salud de su hijo, se hospeda en un albergue cerca del  hospital infantil. Allí solo le dan el almuerzo, y el resto debe buscarlo por ella misma; sin embargo, tiene fe en Dios que José Ángel superará los problemas de salud “cuando por fin pueda recibir un trasplante de médula ósea”.

Teresa Leal, progenitora de José Escalona de 13 años, también se atrevió a hablar con Aleteia acerca de las dificultades del cáncer que padece su hijo. Ella es de Valle de La Pascua (estado Guárico), y también pasa por situaciones difíciles cuando viaja a la capital de Venezuela para realizar los chequeos médicos de su hijo. Mostró el informe donde se especifica que el niño necesita una válvula “Sistema de derivación del Ventrículo Peritoneal Multipropósito Delta 1.5” y medicación para superar su enfermedad.

 

Exigen respetar medidas cautelares

La  doctora Katerine Martínez, directora de la ONG Prepara Familia, y convocante de la actividad, una vez más denunció la crítica situación del hospital de niños J.M de Los Ríos. Consideró la emergencia humanitaria compleja que afecta al país y vulnera de manera grave los derechos de la salud de la infancia nacional. Hizo un llamado a la sociedad civil a salvar el hospital infantil que, según su parecer, tiene los días contados para su colapso total de continuar las irregularidades que empañan su funcionamiento.

Martínez instó al Estado a respetar las medidas cautelares dictadas por la  Comisión Interamericana de los Derechos Humanos respeto al derecho a la salud de nuestra infancia. Igualmente, el doctor José Soto, de  Medicina II, lamentó la situación de precariedad en que funciona el centro infantil emblemático del país por falta de atención gubernamental. “El servicio de cardiología está a punto de cerrar igual que otras áreas”, dijo Soto.

Exigen asegurar los derechos de los niños

La Red de Derechos Humanos de los Niños, Niñas y Adolescentes (REDHNNA), emitió un comunicado a través del cual insta al Estado venezolano a cumplir con los compromisos adquiridos cuando ratificó la Convención de Derechos de los Niños, en agosto de 1990, con la creación y puesta en vigencia de la Ley Orgánica para la Protección del Niño, Niña y Adolescente (LOPNNA) en el año 2000 luego del período de vacatio legis.

“Hoy más que nunca denunciamos la vulneración sistemática y prolongada del derecho a un nivel de vida adecuado, del acceso de niños, niñas y adolescentes a la alimentación y de la ausencia de medidas y decisiones que permitan a las familias tener una dieta nutritiva que asegure un desarrollo integral de niños y niñas”, dice el comunicado de la REDHNNA.

Denuncian también, la falta o prestación irregular de los servicios básicos como agua, electricidad, gas, aseo urbano y transporte, que afectan el bienestar y el progreso de millones de niños y niñas en Venezuela.

Por eso, a 30 años de la convención de los derechos del niño, invocan el principio de Prioridad Absoluta, que obliga al Estado en primer lugar, pero también a la sociedad y a las familias, a asegurar todos los derechos de manera preferente e ineludible. “Ello significa que deben privilegiarse las decisiones y acciones que garanticen la salud, la educación, el bienestar y el pleno desarrollo de niños, niñas y adolescentes”, sostiene la ONG.

 

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.