Recibe Aleteia gratis directamente por email
¡Alimenta tu espíritu! ¡Recibe las noticias de Aleteia cada día!
¡Inscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Y si nos quedamos sin nieve en las montañas, ¿qué pasará?

PEAKS
Shutterstock | Daniel Prudek
Comparte

Las zonas de alta montaña ocupan una cuarta parte de la superficie terrestre y viven 1.100 millones de personas

La Cumbre sobre las Regiones de Alta Montaña ha emitido un Llamado a la Acción ante la rápida licuación de los hielos de los picos congelados de la Tierra y las consecuencias que esto tiene para la seguridad alimentaria, humana y del agua, así como para los ecosistemas, el medio ambiente y las economías mundiales.

La cumbre, convocada por la Organización Meteorológica Mundial, en Ginebra, identificó acciones prioritarias para apoyar un desarrollo más sostenible, la reducción del riesgo de desastres y la adaptación al cambio climático tanto en áreas de alta montaña como río abajo.

Las regiones montañosas cubren aproximadamente una cuarta parte de la superficie terrestre de la Tierra y albergan alrededor de 1.100 millones de personas. Son conocidas como las “torres de agua del mundo” porque las cuencas de los ríos con cabeceras en las montañas suministran agua dulce a más de la mitad de la humanidad, incluso en la región del Himalaya-Hindu Kush y la meseta tibetana, conocida como el Tercer Polo.

Dice el Llamado a la Acción, o documento final de la Cumbre, titulado “Evitar la crisis inminente en el clima, la nieve, el hielo y el agua en las montañas: caminos hacia un futuro global sostenible”.

“Las regiones de alta montaña son el hogar de la criosfera (superficies con hielo permanente) y la fuente de agua dulce global que los ríos transmiten a gran parte del mundo. La preservación de la función del ecosistema y los servicios de estas regiones es esencial para la seguridad mundial del agua, los alimentos y la energía”, afirmó.

Y continúa: “El cambio climático y el desarrollo están creando una crisis sin precedentes en nuestro sistema terrestre de alta montaña que amenaza la sostenibilidad del planeta.

Hay una gran urgencia en tomar medidas globales ahora para construir capacidades, invertir en infraestructura y hacer que las comunidades de montaña y río abajo sean más seguras y sostenibles. Esta acción debe ser informada por la ciencia, el conocimiento local y basada en enfoques transdisciplinarios para las observaciones y predicciones integradas”.

“Nosotros, los participantes en la Cumbre de la Alta Montaña de la OMM 2019, nos comprometemos con el objetivo de que las personas que viven en las montañas y río abajo tengan acceso abierto a servicios de información hidrológica, criosférica, meteorológica y climática para ayudarles a adaptarse y manejar las amenazas impuesto por la escalada del cambio climático “, dice el Llamado a la Acción.

Después pide que el desarrollo sostenible de las montañas y la conservación del ecosistema de las montañas sean una parte integral de la política internacional de desarrollo, y que se fortalezca la cooperación transfronteriza en el intercambio de datos abiertos, pronósticos y predicciones, desarrollo de políticas y generación e intercambio de conocimiento.

“Está muy claro que las elecciones que hacemos y la acción urgente que tomamos ahora son críticas para salvaguardar nuestras regiones de alta montaña. Esta Cumbre ha logrado conectar la ciencia, la política y la práctica para definir la hoja de ruta para la acción climática “, dijo Carolina Adler, Directora Ejecutiva de la Iniciativa de Investigación de Montaña y copresidenta de la Cumbre.

“Necesitamos asegurarnos de que la ciencia responda a las necesidades de las personas, apoyando los servicios de información en los que confían para abordar los riesgos”.

Las presentaciones de todo el mundo destacaron que el deshielo de los glaciares y la nieve se traduce en un aumento a corto plazo de los peligros como deslizamientos de tierra e inundaciones y una amenaza a largo plazo para la seguridad del suministro de agua para miles de millones de personas.

“Necesitamos identificar soluciones”, dijo el copresidente de la conferencia John Pomeroy, presidente de investigación de Canadá en recursos hídricos y cambio climático, Director del Centro de Hidrología de la Universidad de Saskatchewan, y Director de Global Water Futures Initiative .

El consejero federal suizo y ministro del Interior, Alain Berset, describió cómo los glaciares suizos han perdido el 10% de su volumen en los últimos 5 años, incluido el 2% en el último año. Han desaparecido 500 glaciares más pequeños y para fines de siglo, el 90% de los 4000 glaciares restantes pueden derretirse.

Durante las olas de calor del verano de 2019, el equivalente al consumo nacional anual de agua potable de Suiza se derritió de sus glaciares en solo 15 días, según MeteoSwiss.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.