Aleteia

Chile vivió un día histórico… Pero antes otra catedral fue agredida

PUERTO MONTT
@GervoyAlcalde
Comparte

En los últimos día varias iglesias fueron atacadas y ahora también se sumó la Catedral de Puerto Montt. Ojalá el acuerdo por nueva Constitución lleve paz

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

A las 2:24 de la madrugada del viernes el presidente del Senado, Jaime Quintana, anunciaba en conferencia de prensa: “Esta noche es histórica para Chile, somos responsables, efectivamente, de muchas de las injusticias que los chilenos nos han señalado”; de esta manera se cerraba un acuerdo para avanzar en una nueva Constitución.

El senador Quintana destacó que “es una salida pacífica y democrática de la crisis, una victoria de toda la ciudadanía, y que se trata de una salida institucional cuyo objetivo es buscar la paz y la justicia social”.

Sin embargo, antes de este acuerdo se llevaron a cabo manifestaciones y la Catedral de Puerto Montt fue víctima del ingreso violento de jóvenes para sacar las bancas, quemarlas y utilizarlas como barricadas. Fue la acción de personas que estaban en los alrededores que  colaboraron con personal de la Iglesia para reingresar las bancas que no fueron quemadas.

 

Ante este hecho, el padre Ricardo Morales, administrador apostólico de la Arquidiócesis, envió un mensaje:

“La catedral es Patrimonio de la ciudad, queremos cuidar a las personas, pero situaciones como esta relevan cuánto tenemos que trabajar para construir paz, espacios de diálogo y de mayor comunión. Quiero invitarlos a trabajar por la paz y aislemos a todas estas personas, verdaderos vándalos y delincuentes que quieren destruir los lugares más preciados que son espacios de oración y de paz. Cuidémonos, cuidemos nuestros patrimonios y ciudades”.

El jueves 14 de noviembre era un día muy especial se cumplía un año de la muerte del joven mapuche Camilo Catrillanca, el padre de Camilo hizo un llamado público a realizar manifestaciones pacíficas; gesto que fue valorado de forma transversal. El obispo de Temuco, Héctor Vargas, también hizo llegar un mensaje donde expresaba que la muerte de Catrillanca “es una víctima más, indígena o no, de hechos violentos que han venido produciéndose en el tiempo debido a la situación no resuelta del pueblo mapuche”.

Monseñor Vargas complementaba su mensaje diciendo que este aniversario es un símbolo de la incomprensible falta de la voluntad política de nuestros líderes, que a lo largo de muchas décadas no han dado dar respuesta a las legítimas demandas de este pueblo originario. El obispo de Temuco también reconoce que la Iglesia también tiene responsabilidad “porque no hemos hecho lo suficiente para ofrecer una Araucanía más buena y más justa para todos”; finalmente plantea que el desafío es “que todos se sientan hermanos en armonía con el todo y responsable de la suerte de unos y otros”.

«Kume tünngün ta niemün» (La paz esté con ustedes) así comenzaba la homilía del Papa Francisco en Temuco y hacía referencia a la situación del pueblo mapuche donde indicaba que la unidad “si quiere construirse desde el reconocimiento y la solidaridad, no puede aceptar cualquier medio para lograr este fin».

«Existen dos formas de violencia que más que impulsar los procesos de unidad y reconciliación terminan amenazándolos, y la elaboración de ‘bellos’ acuerdos que nunca llegan a concretarse. Bonitas palabras, planes acabados, si – y necesarios-, pero que al no volverse concretos terminan ‘borrando con el codo, lo escrito con la mano’. Esto también es violencia, y por qué, porque frustra la esperanza”, concluye.

 

Los ataques a las iglesias en imágenes: 

 

 

 

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.