Recibe Aleteia gratis directamente por email
¡Alimenta tu espíritu! ¡Recibe las noticias de Aleteia cada día!
¡Inscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Papa Francisco: ¿Cómo tener un corazón abierto y acogedor con los demás? 

Comparte

En la Audiencia General, el Pontífice ha continuado su ciclo de catequesis sobre los Hechos de los Apóstoles. Al final de la catequesis hizo un llamamiento a la situación en Irak. 

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Ante 15.000 fieles y peregrinos congregados para la audiencia general en la Plaza de San Pedro, de este miércoles 30 de octubre de 2019, el papa Francisco enseñó a través de tres episodios evangélicos la manera cómo el Espíritu Santo llega a la vida de las personas para darles un “corazón abierto a Dios y acogedor con los demás”. 

En medio de la lluvia y bajo un cielo gris, Francisco ha continuado el ciclo de catequesis sobre el libro de los Hechos de los Apóstoles y, esta vez, comentó, la narración de la llegada de Pablo a la ciudad de Filipos, colonia romana de la Macedonia (Hechos 16: 9), y por tanto, la entrada del Evangelio en Europa (Hechos 16, 9-10). 

Ser hospitales 

El Pontífice señaló en primer lugar, el bautismo de Lidia, una mujer creyente a la que el Señor por obra del Espíritu le abrió el corazón para que aceptara la enseñanza de Pablo. 

“Una vez que el corazón de Lidia se abrió, pudo acoger a Cristo mediante el bautismo, junto a toda su familia, y abrió su casa a los demás Apóstoles”. 

El Papa explicó que esta hospitalidad de Lidia nos recuerda la acogida y el servicio que caracterizaban a las mujeres que acompañaban a Jesús y a los Apóstoles. “Gracias a esta acogida femenina florecieron las domus ecclesiae, las iglesias domésticas, entre los primeros cristianos”. 

Liberarse de cosas superfluas y del mal 

En segundo lugar, rememoró a Pablo y Silas, que fueron denunciados por los dueños de una esclava que tenía un espíritu de adivinación y les procuraba muchos beneficios, y a la que los Apóstoles liberaron con un exorcismo. 

Los dueños ganaban mucho dinero explotando la esclava y llevaron ante un magistrado a Pablo. El Papa comentó  que también hoy la gente paga los servicios de adivinos: 

En mi diócesis, yo recuerdo que en un parque muy grande habían más de 60 mesitas donde sentados estaban los adivinadores y las adivinadoras, ellos leían la mano y la gente creía a estas cosas y pagaban”.

Francisco argumentó que Dios escucha las oraciones e invitó a no resignarse al mal. “Pablo y Silas, en la cárcel, en vez de lamentarse, alababan a Dios y Él los salvó mediante un terremoto que sacudió la prisión y rompió las cadenas que los ataban”. 

Recibir la alegría y la consolación 

Y, por último, describió, “la conversión y el bautismo del carcelero y de toda su familia. En medio de la noche, él creyó en el Señor Jesús, junto a toda su familia, acogió a los apóstoles en su casa, les lavó las heridas y recibió el Bautismo. Después, lleno de alegría por haber creído en Dios preparó la mesa y celebraron una fiesta. Un momento de consolación”. 

“En medio de la noche, para el carcelero y su familia brilló la luz de Cristo, se rompieron las cadenas del corazón y experimentaron una alegría indescriptible”, añadió. 

Así, expresó, “el Espíritu Santo realiza su misión, desde el inicio, desde Pentecostés  hasta ahora, es Él protagonista de la misión y nos lleva hacia adelante. Se necesita ser fiel a la vocación que el Espíritu nos mueve a practicar para llevar el Evangelio”. 

Por último, saludó a los peregrinos. “Pidamos al Espíritu Santo que nos dé un corazón abierto a Dios y acogedor con los demás, con una fe audaz capaz de romper las cadenas que nos oprimen a nosotros y a los demás. Que Dios los bendiga”.  

Protestas en Irak 

Luego, el Papa hizo un llamamiento a la situación en Irak, expresando sus condolencias por las víctimas de las protestas en el país. 

Asimismo, invitó a las autoridades de la nación a escuchar el grito del pueblo que exige una vida digna. Al mismo tiempo, exhortó a la Comunidad Internacional a no dejar sólo al pueblo de Irak que ha sufrido tanto por la guerra y la violencia. 

La audiencia general concluyó con el canto del Padre Nuestro en latín (Pater Noster) y la bendición apostólica. 

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.