Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Acusador de sacerdote condenado por abusos confiesa que mintió contra él

Antonio Molina (Reprodução)
Comparte

El sacerdote llegó a ser expulsado por la acusación (falsa) de organizar orgías y abusos sexuales

Isaí Ernesto Mendoza, de 36 años, uno de los acusadores de abuso sexual contra un sacerdote en El Salvador, se retrató este último día 8 de octubre, ante un tribunal del país, admitiendo:

“Todo lo que dije es falso. Quiero pedir disculpas públicas por las declaraciones que hice falsamente ante el arzobispado”.

El sacerdote acusado, Antonio Molina, fue expulsado del estado clerical por el Vaticano.

Isaí Mendoza le había acusado a la Arquidiócesis de San Salvador por supuestas orgías y por haber abusado de él cuando era adolescente, época en que habría sido monaguillo en la parroquia del sacerdote. El proceso estuvo lleno de contradicciones, entre ellas incluso la duda sobre si el joven llegó a vivir o no en el municipio de Panchimalco, escenario de los supuestos abusos.

La Congregación para la Doctrina de la Fe decidió expulsar al sacerdote del estado clerical, lo que le fue comunicado por monseñor José Luis Escobar Alas, arzobispo de San Salvador, como una “sanción inapelable”.

Dos hermanas gemelas también denunciaron a Antonio Molina por haberlas supuestamente acariciado de modo lascivo, pero ellas también se retractaron ante la justicia.

Te puede interesar: Un sacerdote español absuelto de los delitos de abusos sexuales

Al diario salvadoreño La Prensa Gráfica, Molina declaró que se siente

“¡Me siento como desde el inicio, pues, inocente. Contento también, no puedo mentir que me siento satisfecho. Doy gracias a Dios que terminó toda esta historia. Todavía no sé qué viene pero ya lo afrontaré con mayor paciencia y serenidad. Lo que sí creo que vale la pena es que sepas que yo no tengo odio, ni rencor, ni deseos de venganza con nadie”.

Al canal de televisión TN 21, Molina habló de la posibilidad de volver al sacerdocio:

“No puedo exigir nada. El Santo Padre, el Papa, creo que si fuera debidamente informado por monseñor José Luis Escobar Alas o también por el señor cardenal, que es mi gran amigo, Gregorio Rosa Chávez… Lo que el Papa decida, obedeceré, sin ninguna pretensión”.

A su vez, la Arquidiócesis de San Salvador divulgó un video en que monseñor Escobar Alas explica la existencia de

“…dos legislaciones diferentes e independientes: la legislación canónica de la Iglesia y la legislación civil, criminal y del Estado. Nosotros, como diócesis, solo escuchamos a las víctimas, recogemos su denuncia y la remitimos a la Santa Sede. Y también escuchamos, está claro, al sacerdote que es denunciado. Además, recogemos las declaraciones de los testigos, cuando existen. Pero el proceso propiamente dicho es realizado por el Vaticano”.

El arzobispo añadió que no sabe cuáles serán los efectos de las retractaciones ante la Santa Sede, y reiteró que la decisión “no está en nuestras manos”.

 

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.