Aleteia

“¡No me robe mis chocolates, señor, que con eso es que yo trabajo!”

PERU
Comparte

La xenofobia contra los venezolanos se multiplica ante la mirada silente del gobierno de Perú. Los hechos cada vez más repudiables recuerdan la generosidad cristiana y el accionar de la Iglesia católica, quien sirve a todos sin ver nacionalidades

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

“Nosotros no somos ladrones, ni somos delincuentes. ¿A quién estamos perjudicando con la venta de chocolates?”. Es el clamor de un venezolano en Perú ante un grupo de policías que le despoja de forma inhumana los chocolates que vende para comer.

Indignación causó en Venezuela el lamentable hecho luego de que hiciera viral un video donde se observa el trato degradante al que fue sometido el joven del Zulia, en un hecho que además fue registrado por las cámaras de un medio local.

“Ya me buscaron en Interpol, me buscaron en Migración; en todas partes me buscaron, señor. Y nadie, nadie, nadie me dijo nada por vender chocolates”, dice el muchacho visiblemente afectado al ser abordado por más de “35 policías”.

Junto a él hay también una ecuatoriana. Ambos víctimas de la xenofobia en medio de una ola de protestas nunca vistas en la región en los últimos años.

Si decomisa mi producto… “¿¡Con qué como!? ¡No tengo nada! ¿¡Cómo me van a quitar mis productos!? Yo no tengo nada, señor. Si quieren me revisan”, dice conmovido mientras se quita la ropa.

“Ustedes me están quitando mis chocolates, señor. ¡Con eso es con lo que yo trabajo!”, agrega el muchacho tras recordar que desde hace “mes y medio” lo graba “una cámara que muestra que somos buenas personas”, pues “lo único que hacemos es vender chocolates”.

Califican como “basura” a los venezolanos

Lastimosamente, el hecho no es aislado. En las calles del Perú se han multiplicado recientemente las protestas xenófobas, en medio de marcha en las que gritan a coro apelativos despectivos como “¡Fuera venecos!”.

Hace apenas días, decenas fueron más lejos y gritaron consignas como: “¡Maduro recoge tu basura!” en alusión a los 800 mil migrantes venezolanos que hacen vida en tierras peruanas.

Aunque se creía superada, las muestras de xenofobia aumentan de forma vertiginosa contra quienes huyen de la crisis humanitaria integral que afecta a la nación sudamericana, ante la mirada silente del gobierno de Martín Vizcarra.

Convertido actualmente en el segundo receptor de migrantes venezolanos, apenas detrás de Colombia, las acciones gubernamentales de Perú en un intento por frenar el éxodo, por el cual piden ayuda internacional, no se detienen.

No señala sin embargo el gobierno de Vizcarra que sus recientes deportaciones, por no presentar documentación de antecedentes criminales, fue un número inferior al 0,02% de los venezolanos que ingresaron al país en medio lustro.

En este marco, no sorprende que en la nación circulen panfletos con mensajes en los cuales se amenaza con “degollar, torturar, secuestrar o torturar” a quienes contraten la mano de obra calificada de Venezuela.

Desde que inició el éxodo, la legislación peruana incorporó causales para la inadmisión de extranjeros. Además, amplió las atribuciones de Migración, dándole “la facultad de fiscalizar actividades de extranjeros”, lo que hasta 2015 era potestad exclusiva de la Policía.

Actualmente, el plan “Migración Segura 2019” permite la expulsión en menos de 12 horas de un migrante. Incluye operativos policiales en conjunto con la Superintendencia de Migraciones. La medida le dio resultado a Vizcarra: la tasa de ingreso diario de venezolanos a Perú disminuyó a un tercio.

Médicos venezolanos destacan en Perú

Paradójicamente, las noticias positivas se consiguen con menos facilidad. Una de ellas recuerda que los médicos venezolanos Yeison Rivero y Ricardo Castro lograron los primeros lugares en el Examen Nacional de Medicina (Enam) de Perú.

Egresado de la Universidad de Oriente (UDO), Rivero obtuvo el primer lugar, mientras que Castro -de la Universidad Central de Venezuela (UCV)- alcanzó el segundo puesto en el Enam.

En total, son más de 30 mil los médicos criollos que huyendo de la crisis venzolana partieron a servir en las emergencias de otros países, de acuerdo con los estimados presentados por Douglas León Natera, presidente de la Federación Médica Venezolana.

La Organización Internacional para las Migraciones coincide en que los médicos criollos están reforzando el sistema de salud de distintas naciones donde hay escasez de galenos. Argentina es uno de ellos. Más de mil especialistas de la salud hacen vida allí y al menos la mitad ejerce formalmente.

El examen en el que los venezolanos obtuvieron el primero y segundo lugar contó con la participación de 600 galenos de Perú y otras nacionalidades. La finalidad era brindar atención sanitaria y poder realizar el Servicio Rural Urbano Marginal de Salud (Serums).

En este marco, la Iglesia católica mantiene un descomunal ejército de voluntarios desplegados en un accionar casi siempre silencioso en todo el planeta para brindar ayuda a quien lo necesita, independientemente de su fe, su color de piel o su nacionalidad.

Venezolanos Perú imágenes:

 

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.