Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Papa Francisco: Hay que rezar por los políticos “sin insultarles”

pray for politics
lazyllama - Shutterstock
Comparte

El Pontífice retoma sus homilías en Casa Santa Marta

Rezar también por los gobernantes y por los políticos, para que “puedan llevar a cabo dignamente su vocación”. Así lo dijo el Papa Francisco en la primera misa en Casa Santa Marta después de las vacaciones.

Reflexionando sobre la primera carta de San Pablo a Timoteo, el Papa que se exhorta a “todo el pueblo de Dios” a rezar, en una “oración universal”: que se haga “sin cólera y sin polémicas”, dice Francisco, “peticiones, súplicas y agradecimientos por todos los hombre” y también “por los reyes y por todos los que detentan el poder” para que lleven “una vida calma y tranquila, digna y dedicada a Dios”.

Pablo subraya un poco el ambiente de una persona creyente: es la oración. Es la oración de intercesión: “Que todos recemos por todos, para que podamos llevar una vida calma y tranquila, digna y dedicada a Dios”. La oración para que esto sea posible. Pero hay un tema en el que yo quisiera detenerme: “Por todos los hombres – y luego añade – por los reyes y por todos los que detentan el poder”. Se trata de la oración por los gobernantes, por los políticos, por las personas responsables de llevar adelante una institución política, un País, una provincia.

Rezar sin insultar

Estos, afirma, reciben “adulaciones de sus seguidores, o insultos”. Están los políticos, pero también curas y obispos, dice el Papa, que reciben insultos, “alguno se lo merece”, añade, pero ya es “como una costumbre”, citando lo que define un “rosario de insultos y de palabrotas, de descalificaciones”. Y sin embargo, el que gobierna “tiene la responsabilidad de guiar el País”: y nosotros – se pregunta el Pontífice – “¿le dejamos solo, sin pedir que Dios le bendiga”? “Estoy seguro” – prosigue – de que no se reza por los gobernantes, al contrario: parece que la oración por los gobernantes sea “insultarles”.

Y así, constata, “va nuestra vida en relación” con el que está en el poder. Pero San Pablo, explica, es “claro” al pedir que se rece “por cada uno de ellos, para que puedan llevar una vida calma, tranquila, digna en su pueblo”. Recuerda que los italianos han vivido recién “una crisis de gobierno”.

¿Quién de nosotros ha rezado por los gobernantes? ¿Quién ha rezado por los congresistas? ¿Para que puedan llegar a un acuerdo y sacar adelante el país? Parece que el espíritu patriótico no llegue a la oración; sí, a a las descalificaciones, al odio, a las peleas, y termina así. “Quiero que en cada lugar las personas recen levantando las manos puras al cielo, sin cólera y sin polémicas”. Se debe discutir, y esta es la función de un Parlamento, se debe discutir pero no aniquilar al otro; al contrario, hay que rezar por el otro, por el que tiene una opinión distinta de la mía. 

Una llamada a la conversión

Frente a quien piensa que ese político es “demasiado comunista” o “un corrupto” , el Papa, citando el evangelio, no pide “discutir di politica” sino – insiste – rezar. Hay quien dice que la “política es sucia”. Pero Pablo VI, subraya, consideraba que era “la forma más alta de la caridad”.

Puede ser sucia como puede ser sucia cada una de las profesiones, cada una… Somos nosotros la que la ensuciamos, pero en sí no es sucia. Creo que tenemos que convertirnos y rezar por los políticos de todos los colores, ¡de todos! Rezar por los gobernantes. Esto es lo que Pablo nos pide.

Mientras escuchaba la Palabra de Dios me vino a la mente este hecho tan bello del Evangelio, el gobernante que reza por uno de los suyos, este centurión que reza por uno de los suyos. También los gobernantes deben rezar por su pueblo y este reza por un siervo, quizás por un criado: “Es mi siervo, soy responsable de él”. Los gobernantes son responsables de la vida de un país. Es bello pensar que si el pueblo reza por los gobernantes, los gobernantes serán capaces de rezar por su pueblo, como este centurión reza por su siervo.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.