Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Enfermera adopta a una anciana con cáncer abandonada por su familia

Maria Verônica Grossi / Arquivo Pessoal (Reprodução)
Comparte

"Se me rompió el corazón"

Maria Verônica Grossi, de 34 años, es la madre de Maria Martins Ferreira, de 59.

La joven María, una enfermera, conoció a la otra María, más anciana y enferma, durante una visita en la zona rural de la ciudad brasileña de Carangola, a 350 kilómetros de Belo Horizonte, para brindar atención domiciliaria.

La empatía fue inmediata: “Me encantó de inmediato, ella era comunicativa y dulce”, dijo.

La hija de Maria Martins Ferreira no mostró la misma receptividad. La enfermera Maria Verônica, o simplemente Verônica, como prefiere que la llamen, dice: “A ella y a su esposo no les gustaban mis visitas, pero seguí yendo de todos modos, y aún más porque me di cuenta de que María tenía problemas de salud y no se estaba cuidando”.

La piel de María estaba escamosa y casi no tenía cabello. Verônica tuvo que insistir durante años para que María acudiera a un médico, teniendo que enfrentar también la resistencia de su hija.

Hace seis años, un regalo de Dios: María se acercó a Verónica; Hace dos años, un regalo aún mayor: se convirtieron en vecinas.

Esta cercanía fue providencial porque Verônica descubrió que, además de descuidar la salud de la anciana, su familia la agredía tanto física como verbalmente. En una ocasión en que pasó días sin noticias de su amiga, Verônica y su madre entraron a la casa donde vivía y la encontraron en el suelo junto a la cama, con la presión arterial alta y síntomas de desnutrición severa.

“Estaba sucia y débil. Cuando la vi pensé que estaba muerta, pero llegamos a tiempo y la llevamos al hospital”.

María tenía un tumor en el tórax, entre el pulmón y el corazón.

En aquellos días, la hija ni siquiera quería saber cómo estaba su madre. Aunque, por un lado, esto la entristecía mucho, por otro, Verônica entendía claramente que tenía que proteger a María. Pidió que se confiara a la paciente a su cuidado y obtuvo de la hija un documento que la autorizaba a hacerse responsable de la anciana.

“Sufrió mucho en casa, pero amaba demasiado a su hija y a su yerno. Es la madre que a todos nos gustaría tener ”.

Así es como Verônica, ya madre de la adolescente Jhonata, de 14 años, también se convirtió en la madre de María, de 59 años.

“Ella es mi bebé”, dice.

Marií ha vivido con Verônica y Jhonata desde diciembre de 2018 y cada tres meses se somete a exámenes médicos. Necesita cirugía, pero el oncólogo cree que aún no está preparada.

Para Jhonata, María es una hermana-abuela. “Juega conmigo hasta tal punto que de los tres abuelos, María es la mejor”.

María ya no tiene contacto con su hija, “pero ya me pidió fotos de la familia como recuerdo. Cuando me lo dijo, me rompió el corazón”.

Un abogado se ofreció a ayudar a María a ser declarada oficialmente hija de Verónica. Actualmente hay dos juicios en curso: uno de interdicción y otro de adopción controlada por el tribunal.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.