Recibe Aleteia gratis directamente por email
¡Alimenta tu espíritu! ¡Recibe las noticias de Aleteia cada día!
¡Inscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

La guayabera: la prenda que se burla del calor americano

GUAYABERAS
Shutterstock | fotoluminate-llc
Comparte

La camisa de los pobres que adoptaron los ricos

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

La llevan los mexicanos yucatecas, los colombianos y en general los centroamericanos. Parece una camisa pero no es cualquier camisa. Es una guayabera. Cubre solo hasta la cintura, lo que implica que se complementa con un pantalón de tela ligera. Es fresca, generalmente de colores claros, mejor en tejidos de algodón, lino o seda y se confecciona para ambos sexos. Puede ser simple o decorada, con alforzas verticales o hermosos bordados.

El origen de este atuendo está envuelto en el misterio. Una de las versiones ubica su origen en México en las regiones de Veracruz y la Península de Yucatán. Esta teoría establece que es desde estas zonas de México y a través del intercambio comercial, que la prenda llega a las islas del Caribe y a Filipinas a través del Galeón de Manila. Aunque algunos especulan que la prenda existía en Filipinas antes de la llegada de los españoles.

Otra región que reclama el origen de la guayabera es Baní, República Dominicana por su arraigada cultura de recolección de guayaba en la zona.

Pero una famosa leyenda cuenta que por el año 1709 un campesino de Sancti Spíritus Cuba le pidió a su esposa que le hiciera una camisa cómoda para trabajar en el campo. La señora cumplió el encargo sin saber que iba a popularizarse.

Otra de las leyendas cuenta que un inmigrante español en el siglo XVIII montó una sastrería en la villa de Sancti Spíritus, donde vendía camisas largas con bolsillos cómodos para guardar tabacos, es decir, una prenda similar a la actual guayabera.

Aparentemente, la primera denominación fue “yayabera”, por usarse en la zona del río Yayabo. Pero se dice que los campesinos acostumbraban acopiar guayabas y a guardarlas en sus grandes bolsillos. De ahí que cambiara pronto el nombre por el de guayabera. En realidad, está provista de cuatro amplios bolsillos y ha evolucionado hasta convertirse en una prenda de moda y uso formal, que se usa desde México hasta Miami.

Las más extendidas historias apuntan que Cuba es el probable lugar de origen de esta apreciada prenda caribeña. Tan es así, que en Espana la llaman “cubana”. Y en Honduras se les llama “guayabas”. Y tan es así, que diversas poblaciones de Cuba, aun hoy, se discuten su paternidad, o maternidad si mejor les parece. Lo único que nadie discute es que originalmente era una pieza de ropa de uso sólo en las áreas rurales por el guajiro cubano. Los largos bolsillos permitían, además, que los campesinos pudieran guardar cómodamente sus tabacos.

La guayabera puede ser sencilla pero también muy elegante. Es símbolo de distinción, de hecho, en México, el presidente Luis Echeverría Álvarez (1970-1976) instituyó a la guayabera como una de sus vestimentas oficiales. Es una prenda muy “democrática”, pues la usan tanto campesinos, como políticos; también empresarios y académicos; mujeres y hombres así como niños, los cuales se ven muy graciosos cuando la llevan puesta.

Muy cómoda y fresca, la guayabera es la prenda de vestir más representativa de Cuba. Sea cual sea su origen, la camisa fue un éxito rotundo. Tanto que en 1880 el Ayuntamiento de La Villa autorizó su uso en actos oficiales. Hasta ese momento sólo se podía asistir a las actividades del Municipio en el pesado traje de cuello alto y corbata.

Ah! Y es más guayabera si está acompañada, en el caso de los varones, de un tabaco, los famosos habanos cubanos.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.