Recibe Aleteia gratis directamente por email
Estilo de vida, espiritualidad, noticias positivas... Recibe Aleteia por email
¡Suscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

El mar que te da paz y te hace hogar

WONDER
Comparte

Dios es el refugio verdadero

Miro el ancho mar y la mirada se pierde en el horizonte. La paz, la eternidad, el silencio, los miedos. El mar que evoca recuerdos y me habla de profundidades que desconozco. Una anchura que no abarca mi mirada. Una inmensidad en la que me pierdo.

Tiene el mar ese poder de atracción que me cautiva. Y al mismo tiempo tiene una verdad que me devuelve reflejada la imagen de mí mismo.

Sueño con un mar en el que se pierdan mis sueños buscando otras orillas. Esperando otros horizontes que ahora no veo. Me gusta quedarme mirando el mar sin playa.

El mar repleto de agua y cielo, de hondura y oscuridades y de ese color que le da el cielo. El mar que refleja mis ideales más profundos y verdaderos.

Sueño con un mar en el que pueda descansar cuando los agobios de la tierra me hagan perder la esperanza. Quiero navegar por ese mar de mis anhelos. El mar en el que mis miedos se ahogan para siempre. El mar de Dios.

El mar de un futuro inquietante que desconozco. El mar en el que vivo y respiro. El mar de las entrañas más mías. Pienso en ese mar en el que echo raíces. Dejo mi alma muy dentro del mar de Dios en el que descanso. Como decía el padre José Kentenich:

“Millones de personas que hoy carecen de hogar claman por un hogar espiritual. Arraiguémonos muy profundamente en Dios y, dado el caso, sobrellevemos el desarraigo aquí en la tierra a fin de ofrecer un hogar a muchos”.

Quiero echar raíces en el mar de Dios. Allí donde soy pequeño como un niño y me pego a su piel buscando amparo y calor. Algo de ternura. Anclado en Él podré dar hogar a tantos hombres sin hogar, sin raíces.

¿Dónde tengo enterradas mis raíces? ¿Dónde está mi verdadero hogar? Miro mi corazón que busca hogar desesperadamente. Lo busca en el mundo que toco. En los corazones que amo y pasan ante mí. Lo busco tal vez un poco desesperadamente. ¿No lo tengo en Dios?

Mi hogar verdadero al que camino. Mi mar profundo en el que me sumerjo buscando luz, paz, alegría. Adentrándome en la misericordia de sus mares infinitos. Donde soy querido como soy, sin temer mostrarme con todas mis deficiencias.

Mi hogar verdadero lleno de raíces. Sé que “la angustia aumenta cuando ni en el plano natural ni en el sobrenatural se responde ni satisface suficientemente ese anhelo primordial del alma humana: el ansia de hogar”.

El ansia de hogar grita en mi interior. Si echo raíces profundas en lugares, en corazones, en mares hondos, si logro encontrar un hogar en el que anclar mi barca para siempre, sólo así podré dar hogar a los que viven sin tierra, sin paz, sin lugar donde dejar anclada la vida.

¿Seré yo puerto seguro en medio de tormentas? Eso espera mi alma. Un puerto, una bahía, donde dejar el alma amarrada y tranquila. Sin miedo a las tempestades, a las olas inmensas que arrancan la vida de sus raíces.

Sueño con vivir con paz en medio de mi mar. Un puerto donde descansa mi barca. En medio de mis olas y tormentas. Raíces. Es lo que desea el alma. Vivo sin raíces. Comenta el Padre Kentenich:

“Todos padecemos de un cierto nomadismo. Hoy todos tenemos que volver a arraigarnos y vincularnos más profundamente a algún lugar”.

Me vinculo de nuevo a lugares de mi infancia, de mi historia. A lugares en los que me siento libre, en casa. Un hogar físico y espiritual. Un lugar en el que poder ser yo mismo. El lugar de mi alma en el que quiero descansar.

Repito en el salmo: “Señor, tú has sido nuestro refugio de generación en generación”. Dios es mi refugio verdadero. Allí me encuentro en casa. Quiero arraigarme, echar raíces.

¡Qué poco profundo es mi mundo interior! ¡Cuánto me cuesta navegar por sus aguas! Necesito detenerme y hacer silencio. Que mi vida espiritual sea profunda. Que el silencio calme mis gritos y colme mi desamparo.

Dios no me deja nunca solo en medio de mi mar. Es mi refugio donde me siento a salvo. Nada temo. Me quedo mirando la anchura de mi mar. Se calman mis prisas e inquietudes.

Puedo acoger en la roca de mi alma al que viene hasta mí buscando raíces. Puedo ser un puerto en medio de mares revueltos. Puedo serlo si dejo que Dios sea mi lugar de descanso. En Él puedo encontrar la paz que me falta. En el mar de sus misericordias y consuelos.

Me adentro en el mar revuelto que contemplan mis ojos. El mar encrespado y violento, lleno de oscuridades. En ese mismo mar descanso. Como hombre anclado en Dios, arraigado desde mis entrañas.

No temo. Me gusta mirar mi vida, mi historia, mis recuerdos. Me conmueven las palabras de Pablo Neruda:

“Yo voy a cerrar los ojos Y sólo quiero cinco cosas, cinco raíces preferidas. Una es el amor sin fin. Lo segundo es ver el otoño. No puedo ser sin que las hojas vuelen y vuelvan a la tierra. Lo tercero es el grave invierno, la lluvia que amé, la caricia del fuego en el frío silvestre. En cuarto lugar, el verano redondo como una sandía. La quinta cosa son tus ojos, Matilde mía, bienamada. Amigos, eso es cuanto quiero. Es casi nada y casi todo”.

Mis recuerdos forman parte de mi vida. Son mi nostalgia continua. Y mi felicidad más plena. Son la certeza de saberme amado, esperado, soñado. Son el deseo más sincero de querer ser eterno. Sin pausa, sin miedo.

Así es más fácil tejer mi historia, con pulso firme. Sin temer los errores. Sin olvidar los miedos. Con la seguridad de un puerto, de un hogar, de una roca. Amando mis raíces.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.