Recibe Aleteia gratis directamente por email
¡Alimenta tu espíritu! ¡Recibe las noticias de Aleteia cada día!
¡Inscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Líder social sorprende en “Minuto de Dios”, el programa más antiguo de TV colombiana

COLOMBIA
Comparte

El Minuto de Dios, microespacio que se emite en horario de alta sintonía, fue cedido por un sacerdote católico para que una mujer contara el drama de dirigentes amenazados

El jueves 4 de julio los televidentes que durante 27 años se acostumbraron a ver y escuchar al adusto del padre Diego Jaramillo Cuartas a las siete en punto de la noche, se sorprendieron al observar en su lugar a una mujer que habló brevemente y con firmeza.

 

 

“Soy mujer víctima del conflicto armado y trabajo con las poblaciones más humildes, en especial, los campesinos que necesitan la tenencia de la tierra”, dijo Amparo Tolosa Campuzano, mujer de 43 años que vive en el corregimiento de Cobadillo, en el municipio de Río Viejo, departamento de Bolívar, en el norte de Colombia.

Su aparición de solo 58 segundos hace parte de una campaña liderada por el periodista Daniel Samper Ospina para que influyentes comunicadores de radio, prensa, televisión e internet y líderes de opinión, cedan provisionalmente sus espacios para sensibilizar a los colombianos sobre las difíciles circunstancias que viven hombres y mujeres que trabajan por sus comunidades.

El drama de estos dirigentes se refleja en las estadísticas divulgadas por el Instituto para el Desarrollo y la Paz —Indepaz—. Según esta ONG, entre enero de 2016 y mayo de 2019 fueron asesinados 837 líderes sociales, defensores de derechos humanos y exguerrilleros de las Farc, una cifra que crece año tras año. En 2016 fueron 132; en 2017 murieron violentamente 208; en el 2018 el número ascendió a 282 y en los primeros cuatro meses del 2019 los sacrificados llegaron a 80. El total de excombatientes llega a 135.

Indepaz también indicó que, de las 837 personas asesinadas, 98 fueron mujeres, entre ellas, María del Pilar Hurtado, asesinada recientemente, en presencia de sus pequeños hijos, en la población de Tierralta.

Las estadísticas de Indepaz son muy diferentes a los registros oficiales. Según la Consejería para los Derechos Humanos de la Presidencia de la República, desde la firma de los Acuerdos de Paz entre el Gobierno y las Farc hasta junio de 2019, el número de líderes sociales asesinados es de 281. Según el Gobierno, esta cifra fue verificada con datos de la ONU, la Fiscalía General y la Policía Nacional.

La gran mayoría de las víctimas eran personas humildes que vivían en poblaciones o corregimientos apartados de Bogotá o las capitales regionales en donde el conflicto y el posconflicto se han vivido con particular crudeza. Esta situación la resumió Amparo durante su intervención en el Minuto de Dios: “Hemos logrado la caracterización de predios en algunos municipios del sur de Bolívar y trabajamos por la defensa del medioambiente, contra la minería ilegal, la tala de árboles y la contaminación…”

Tolosa Campuzano apenas esbozó una parte de las razones por las que los líderes hayan sido asesinados y otra gran cantidad estén seriamente amenazados. Según informes de diferentes agencias estatales y organizaciones no gubernamentales, los asesinatos se deben, entre otras causas, a las labores comunitarias de las víctimas, la reclamación de tierras despojadas por paramilitares o guerrilleros, defensa de los territorios étnicos, oposición a la minería ilegal, rechazo a la expansión agroindustrial y su negativa a las actividades de narcotraficantes y paramilitares.

Para el Gobierno del presidente Iván Duque el número de asesinatos ha disminuido un 32% durante su mandato. Al pedir que no se permita que “el liderazgo social sea estigmatizado”, el mandatario, que en agosto próximo cumple un año en la Casa de Nariño, celebró que la Fiscalía haya esclarecido el 56 % de los crímenes cometidos contra líderes sociales.

 

 

“La vida no es un juguete”

El padre Jaramillo Cuartas, presidente de la Organización Minuto de Dios, entidad de la comunidad eudista que produce el programa en el que intervino Amparo Tolosa Campuzano, señaló que cedió su espacio porque ella es “una persona que está trabajando en beneficio de los demás y a la cual se debe respetar”.

Al explicar por qué aceptó la invitación del periodista Samper Ospina, anotó que “debemos sentirnos solidarios con cualquier colombiano, porque la vida no es un juguete para ponerla en manos de quien esté o no de acuerdo con una opinión”.

El sacerdote, que acompañó a Amparo en la grabación y la instruyó sobre la manera como debía utilizar el teleprónter para leer su intervención, manifestó a la FM Radio: “No solo como doctrina y enseñanza de la Iglesia sino como solidaridad humana, debemos sentirnos impresionados por lo que pasa y poner de nuestra parte para evitar que se sigan repitiendo esos crímenes”.

El cambio provisional en la presentación del Minuto de Dios también impresionó a los colombianos porque por primera vez —en 64 años— alguien diferente a un sacerdote ocupó el tradicional set de grabación, formado tan solo por un atril y una rústica cruz de madera. Este programa fue creado en 1955 por el también eudista Rafael García-Herreros con el fin de difundir mensajes diarios de reflexión y espiritualidad. Este sacerdote condujo su programa desde ese año hasta 1992 cuando poco antes de morir autorizó la intervención del padre Diego.

Con el tiempo el programa se volvió habitual para los colombianos, primero en la televisión pública y luego, en los años 90, a través del Canal Caracol, el de mayor audiencia en el país. A partir del programa y su nombre, García-Herreros (recordado también porque en 1991 propició la entrega del narcotraficante Pablo Escobar), construyó una extraordinaria organización social, religiosa, educativa y comunicativa. Con esa denominación, como si fuera una marca, el Minuto de Dios está presente en barrios populares, escuelas de evangelización, una universidad, una productora de televisión, emisoras de radio, casas de retiros y una editorial.

El Minuto de Dios del 4 de julio de 2019 será recordado por el inesperado cambio y el mensaje final de Amparo: “Los líderes sociales estamos en riesgo y exigimos garantías en los territorios y protección”. Y también porque el eslogan de siempre, creado por García-Herreros y leído por el padre Diego, se conservó intacto: “Dios mío, en tus manos colocamos este día que ya pasó y la noche que llega”.

 

Te puede interesar: Líder social amenazado por paramilitares recibido por el Papa: “Ofrendar la vida” por la paz en Colombia

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.