Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 16 octubre |
Santa Margarita María Alacoque
Aleteia logo
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Es mejor hablar o callar?

MAN SITTING ON FLOOR

Space Amoeba | CC BY-NC-ND 2.0

Carlos Padilla Esteban - publicado el 01/07/19

Cuando te obsesione tu perfección recuerda esto: tú no eres Dios

A veces no sé si es mejor callar o hablar. Alzar la voz y gritar para que me oigan. O mantenerme en silencio ocultando lo que pienso, lo que sé, lo que deseo.

No sé si hablando provocaré el rechazo, el rencor o el odio. O si callando obtendré la ira de los que no me aman y esperan alguna palabra.

No sé si es más humilde mi silencio o mi palabra. O si es más posible cambiar mi vida y la de otros de una u otra forma.

Veo a Dios callado y pienso en su silencio. “El silencio de Dios debería enseñarnos que hay que callar a menudo”.

Tal vez entonces, mirando a Dios, debería aprender a callar más. Hablar menos. Esperar con paciencia.

No precipitarme en mis decisiones. Tener calma y paz. No vivir con prisas. La vida se cocina a fuego lento. Entre silencios y esperas. Aprendo a callar, sin hablar más de la cuenta.

Soy dueño de mis silencios. Esclavo de mis palabras. Acepto que me equivoco hablando más de la cuenta. Callo. Guardo silencio. Espero.

Deseo una vida larga para entregar mis pasos. Para dejar sonar mi voz o callar mi grito. Deseo que todo pase y llegue pronto el cielo, el paraíso. No como pago por mis méritos sino como expresión del amor más grande que me abraza y sostiene.

Quiero vivir aquí y ahora. Y no en el futuro, ni anclado en el pasado. Sueño con una eternidad y a veces veo que me cansa la espera.

A menudo no sé si estoy haciendo lo correcto. Si lo correcto es lo moral, lo justo o lo que vale. No sé si estoy en el lugar exacto o si es que hay algún lugar que sea el más adecuado.

No sé si lo que vivo ahora lo vivo en el momento oportuno. No sé si estoy haciendo lo que debo o sólo lo que a mí me place.

No lo sé, vivo con dudas.

Y en mis dudas se consume mi alma con miedos y deseos. Elijo entonces dejar que sea Dios el que traiga el consuelo y la paz al alma una vez dado el primer paso.

Puedo hacer una cosa o la otra. Decir que sí o que no. No es tan grave. Pero cuando elijo, cuando opto, sueño con una paz bendita que calme mi alma.

Sé que es Dios quien conduce mis pasos y yo me dejo. Estoy sólo de paso en esta tierra. Es todo tan fugaz…

El viento de hoy es pasajero. Y la lluvia y el sol. Y mi sonrisa. Y mis palabras. Son pasajeras. Hoy están y mañana en este mismo espacio habrá otra vida, serán otros los sueños, otras las voces, otros los silencios.

Pensar así no me inquieta. Todo lo contrario, me da paz. Tienen mis gestos una trascendencia que no alcanzo a ver.

Y son tan pequeños que parece todo insignificante cuando se mide con la eternidad sin tiempo…

Quizás por eso dudo si callar o hablar. Si hacer o quedarme quieto. Si soñar o conformarme. Dudo si enfadarme por lo que no tengo o agradecer lo que hay en mi vida o esperar algo más grande. Dudo si descansar un tiempo o seguir luchando un día más.

¿Cómo decidir siempre lo correcto?

Lo correcto es buscar la sonrisa de Dios en medio de las estrellas, mientras me quedo quieto mirando al cielo.

Tanto afán por querer hacer siempre lo correcto. Tanta lucha por no cometer ningún pecado. Todo es vanidad, lo siento así en mi alma.

Es como querer ser Dios en traje humano. Como querer controlar todas las variables. Y poseer un discernimiento claro que arrase con las dudas.

Vivo lleno de límites y fragilidades. Me asusta el día siguiente al hoy que toco y me parece seguro.

Pero no dejo que me quite la paz el pensar en el fracaso posible, en la muerte que llegará un día. Dejo el temor amarrado a mi barca y avanzo.

Sí, amando avanzo. Sirviendo navego mar adentro. Eso es suficiente para hacer todo distinto cada mañana.

No tengo miedo a la noche. Elijo la bondad, el amor, la misericordia. Elijo la vida plena, la generosidad, la amabilidad.

Ser amable no es un estilo que un cristiano puede elegir o rechazar. Como parte de las exigencias irrenunciables del amor, todo ser humano está obligado a ser afable con los que lo rodean”.

Me gusta pensar que mi elección pone en el centro al otro. A aquel en el que Dios se hace presente. Amable con el que no es amable. Misericordioso con el que tiene odio.

Me pide quizás Dios que viva el imposible. Lo elijo de nuevo. Sabiendo que dando puedo encontrar el vacío. Y amando puedo recibir el rechazo.

Acepto el posible fracaso de mis empresas. No le tengo miedo a la vida. Merece la pena dar más de lo que tengo. Sin buscar los primeros puestos. Ni ese poder que tanto me encandila.

Renuncio a la soberbia. Dejo de lado mi orgullo, mi amor propio. Me desprendo de la máscara de mi fama que tanto mal me hace.

He vendido mi imagen al mundo y la cuido como lo más valioso. ¿No es acaso la mirada de Dios la que más me importa?

Miro su corazón de Padre y me conmuevo. No le tengo miedo a la vida que pasa fugaz delante de mis ojos.

Confío en guardar silencio eligiendo siempre el amor. No evito sufrir, porque sufriendo aprendo lo más valioso.

Y cuando amo sé que una parte de mi corazón queda enterrada en tierra fecunda. Sonrío, callo, espero. No tengo miedo.

Tags:
moral
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
squid game
Dolors Massot
¿Qué ocurre con la serie «El juego del calamar» (Squid Game)?
2
main de robot
Francisco Vêneto
«Estamos creando a Dios»: ex funcionario de Google sobre la (IA) ...
3
ZARAGOZA
Maria Paola Daud
Las bombas que por “milagro” de la Virgen del Pilar no explotaron
4
Gelsomino del Guercio
Carlo Acutis habló de un regalo que le hizo Jesús, ¿de qué se tra...
5
THERESA
Maria Paola Daud
¿Santa Teresa de Ávila fue la inventora de las papas fritas?
6
ORDINATION
Francisco Vêneto
Ex testigo de Jehová será ordenado sacerdote católico a los 25 añ...
7
Philip Kosloski
6 de los más notables santos incorruptos
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.