Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
lunes 21 junio |
San Luis Gonzaga
home iconEspiritualidad
line break icon

¿Qué significa la palabra «sacerdote» y dónde aparece en la Biblia?

Melchizedek and Abraham

Public Domain

Philip Kosloski - publicado el 26/06/19

Los sacerdotes han formado parte del cristianismo desde el principio, y tienen sus raíces en el Antiguo Testamento

Uno de los términos más distintivos utilizados en la Iglesia católica (aunque a veces se usa en otras denominaciones) es la palabra «sacerdote». Es el término más común usado para identificar a un miembro ordenado del clero y tiene una rica historia en el cristianismo.

La palabra inglesa «sacerdote» (priest) deriva del griego presbyteros, presbítero, que significa «anciano«. Se usa en todo el Antiguo y el Nuevo Testamento para identificar a una persona que ofrece un sacrificio a Dios.

El primer uso del término está en el libro de Génesis para identificar al misterioso Melquisedec, que aparece de la nada en un encuentro con Abraham.

Melquisedec, rey de Salem, sacó pan y vino. Fue un sacerdote del Dios Altísimo. Bendijo a Abram con estas palabras:

«¡Bendito sea Abram del Dios Altísimo, creador de cielos y tierra, y bendito sea el Dios Altísimo, que entregó a tus enemigos en tus manos!». Y diole Abram el diezmo de todo (Génesis 14, 18-20).

Más tarde, se desarrolla un sacerdocio levítico bajo Moisés, que se mantiene durante varios siglos en un sacerdocio asociado con el Templo judío. Es deber del sacerdote judío ofrecer sacrificios a Dios en nombre del pueblo.

Jesús llegó a ser conocido entre los cristianos como el sumo sacerdote, ofreciendo su propia vida como un sacrificio puro, sustituyendo el antiguo sacerdocio por un nuevo sacerdocio.

«Pero presentóse Cristo como Sumo Sacerdote de los bienes futuros, a través de una Tienda mayor y más perfecta, no fabricada por mano de hombre, es decir, no de este mundo. 12.Y penetró en el santuario una vez para siempre, no con sangre de machos cabríos ni de novillos, sino con su propia sangre, consiguiendo una redención eterna» (Hebreos 9, 11-12).

Su sacerdocio también está conectado con el de Melquisedec, como lo menciona el escritor de Hebreos:

«Entró por nosotros como precursor Jesús, hecho, a semejanza de Melquisedec, Sumo Sacerdote para siempre»(Hebreos 6:20).

Esto conecta el sacrificio de Jesús de su cuerpo con la ofrenda del pan y el vino en la última cena, inaugurando un nuevo sacerdocio.

Las cartas del Nuevo Testamento se refieren constantemente a este sacerdocio, explicando cómo los “presbíteros” son asignados a varias comunidades cristianas.

«Designaron presbíteros en cada Iglesia y después de hacer oración con ayunos, los encomendaron al Señor en quien habían creído» (Hechos 14:23).

Los sacerdotes católicos siguen en esta línea, ofreciendo el sacrificio incruento de la misa que está espiritualmente conectado al sacrificio sangriento de Jesús en el altar de la cruz.

La vida de un sacerdote debe ser una de sacrificio, no solo en el contexto de la misa, sino también en su forma de vida. Jesús llama a cada sacerdote a seguir sus pasos:

«Si alguno quiere venir en pos de mí, niéguese a sí mismo, tome su cruz y sígame» (Mateo 16:24).

De esta manera, incluso los laicos son llamados a un tipo de sacerdocio, como explica el Catecismo de la Iglesia Católica:

“Toda la Iglesia es un pueblo sacerdotal. A través del bautismo todos los fieles participan en el sacerdocio de Cristo. Esta participación se denomina «sacerdocio común de los fieles» (CCC 1591). Este sacerdocio común de los “fieles se ejerce mediante el desarrollo de la gracia bautismal: una vida de fe, esperanza y caridad, una vida según el Espíritu” (CCC 1547).

Si bien no todos están llamados al sacerdocio ministerial y a la ofrenda de la misa, todos los católicos bautizados están llamados a ofrecer sus vidas diariamente como un sacrificio a Dios.


CHURCH READING

Te puede interesar:
¿Cualquier bautizado es sacerdote?

Ser sacerdote implica sacrificio, y esa definición siempre ha sido cierta a lo largo de la historia.

Tags:
sacerdote
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
CHIHUAHUA
Jesús V. Picón
El enfermero que moría de COVID y su mensaje de confianza en Dios
2
PASSION OF THE CHRIST
Cerith Gardiner
7 pruebas y tribulaciones que Jim Caviezel enfrentó al interpreta...
3
Pablo Cesio
El Padrenuestro, la oración que asustó a un grupo de delincuentes
4
SAINT JOSEPH
Maria Paola Daud
El asombroso poder de san José dormido
5
Histórias com Valor
Después del coma, un niño asustó a su madre al decirle que conoci...
6
MARIA VIANNEY
Maria Paola Daud
Para cuando te entra el hambre: Los Matefaims del cura de Ars
7
PAUL MCCARTNEY
Jordan Runtagh
«Let it Be»: la verdad detrás de la visita de la Virgen María a P...
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.