Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

La última palabra no la tuvo el cáncer, la tuvo el amor

GRUNEWALD
@justingrunewald1
Comparte

Justin y Gabriele construyeron un matrimonio fuerte dando batalla a la enfermedad. Las palabras de un esposo que emocionan.

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Gabriele Grunewal fue una reconocida atleta estadounidense que desde muy joven había logrado aportar mucho para el deporte en su país y que luego con los años se convertiría en inspiración y ejemplo de valentía por su lucha contra el cáncer mientras seguía corriendo.

GRUNEWALD
@gigrunewald

Gabrielle se involucró activamente en la recaudación de dinero para la investigación del cáncer poco frecuente con el objetivo de brindar a las personas enfermas mejores opciones de tratamiento, al mismo tiempo que los alentaba a mantener su estado para tolerar los fuertes tratamientos.

Fue una mujer acompañada por el amor de sus familiares y amigos, pero muy especialmente por el de su esposo Justin, quien fue escribiendo en su cuenta de Instagram palabras que han perpetuado para siempre el poder del amor ante la muerte y la fuerza invencible del matrimonio para atravesar los momentos más difíciles.

GRUNEWALD
@justingrunewald1

“Ayer fue el peor día de mi vida. Me desperté junto a mi esposa con un grupo de enfermeras alarmadas que nos llevaban a la unidad de cuidados intensivos. Para los profesionales médicos, sus valores eran incompatibles con la vida. Tuve la oportunidad de despedirme y decirle que se estaba muriendo, pero en ese momento ella no parecía comprender mucho”.

GRUNEWALD
@gigrunewald

“Poco después de decirle que se estaba muriendo, respiró hondo y gritó ¡NO HOY! Esa mañana Gabe pedía el desayuno. Hablando con todos mis colegas médicos, nunca habían visto a otro paciente sobrevivir en circunstancias similares. Solo puede explicarse como una intervención divina o un milagro. Hoy fue el mejor día de mi vida”.

Pero cuando pensaban irse, descubrieron que se habían apresurado en regresar a casa debido a un shock séptico. “Antes de la transferencia, Gabrielle me dijo que estaba lista para ir al cielo, pero esta vez era yo el que estaba pidiéndole que esperara un poco más y ella estuvo de acuerdo”.

Justin solía pensar que una vida con cáncer sería una vida en escala de grises, algunos días más oscuros y otros más claros pero nunca tan brillantes como solían ser. Sin embargo, no fue lo que siempre ha experimentado.

“A lo largo de los años, he desafiado esa idea con triunfos inesperados y mucha alegría entre las luchas, pero nunca lo vi tan claramente como lo hice hoy: puedo decirles que esta vida con un cáncer raro e incurable, en ciertos días especiales, puede ser una vida vivida en tecnicolor”.

GRUNEWALD
@gigrunewald

Cuando el estado de Gabrielle empeoró, Justin compartió las palabras que le había escrito a su esposa un par de años antes diciéndole lo que ella significaba en su vida: una verdadera heroína por varias razones.

“Querida Gabriele: primero, gracias. Muchas gracias por mostrarme lo que es estar y sentirse vivo. Es fácil pasar la vida día a día deseando que pasen las horas.

Hoy, aunque no siempre lo demuestro, aprecio cada segundo. Ya sea que estemos corriendo, aprovechando una nueva serie de Netflix, o simplemente recostándonos en la cama siendo perezosos. Nada supera la sensación que tengo cuando veo tu cara sonreír.

GRUNEWALD
@gigrunewald

Sé que la vida da miedo y sé que hemos ganado la lotería de la incertidumbre, y no es justo, pero aun así elijo nuestra vida de incertidumbre y, a veces, miedo, sobre cualquier alternativa que pueda imaginar. Me divierto mucho contigo y he aprendido más teniéndote como mi mejor amiga y esposa de lo que aprendí en toda mi vida.

Sé que te han dado las tareas más pesadas de la vida. La tarea de ser valiente a pesar de sentir enormes cantidades de miedo. La tarea de sonreír cuando tu garganta se llena de dolor y los ojos quieren llenarse de lágrimas, pero no creo que te hayan elegido por casualidad.

Y una vez más, sé que no es justo, pero eres tan increíble como tú eres y por eso siento que “bravelikegabe” (valientecomogabe) es tan especial, porque no hay una palabra en el diccionario para lo que tú haces o eres en comparación con lo que tu eres para mí y para tanta gente que se enfrenta a las luchas más sencillas y tontas de la vida cotidiana.

GRUNEWALD
@justingrunewald1

Al final del día, la gente no recordará una carrera o los equipos calificados, pero recordará el período difícil de sus vidas en el que perdían la esperanza y encontraban inspiración en una joven que se niega a rendirse. Te amo”.   

A medida que los segundos entre las respiraciones de Gabriele comenzaba a alargarse, Justin pensaba “tengo sus manos tan apretadas y tan asustadas por el camino que tengo por delante, pero sé que ella siempre estará a mi lado y nos ayudará a ser valientes y mantener la esperanza en nuestro viaje cuando los tiempos se pongan difíciles”.

Gabe partió al cielo a las 7:52 y Justin dijo “no puedo esperar hasta que vuelva a verte”…mi heroína, mi mejor amiga, mi inspiración, mi esposa. Siempre me sentí como el Robin de tu Batman y sé que nunca podré llenar este enorme agujero en mi corazón o llenar los zapatos que has dejado atrás”.

GRUNEWALD
@gigrunewald

Justin ha decidido “seguir corriendo junto a ella” con valentía y toda la esperanza del mundo porque para él “hay dos maneras de vivir la vida. Una como si nada fuera un milagro, la otra como si todo fuera un milagro. Y Gabe eligió esta última”.

GRUNEWALD
@justingrunewald1
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.