Recibe Aleteia gratis directamente por email
Estilo de vida, espiritualidad, noticias positivas... Recibe Aleteia por email
¡Suscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

El liderazgo o la capacidad de permitir la victoria colectiva

WOMAN,WORKING,COFFEE SHOP
Shutterstock
Comparte

El liderazgo no es una ciencia de la influencia, sino una aptitud que ante todo configura, paso a paso, el destino que permite la victoria colectiva

Proliferan los analistas que hablan sobre el buen desarrollo de talentos capaces de influir a los demás para seguirles. Partiendo del principio de que una inspiración correcta tiene el deber de expresarse, ¿empujamos ese deseo hasta encabezar entidades profesionales o asociativas? Se crea un movimiento, un entusiasmo, pero ¿quién se preocupa de la dirección que siga ese movimiento espontáneo? ¿Es suficiente con estar en camino o hay que saber adónde se va?

La dificultad del desarrollo personal es que considera al individuo, líder o seguidor, como una finalidad. El fundamento de uno y de otro no es primero la satisfacción, sino la misión. Para ser más precisos, la misión garantiza una satisfacción duradera, una realización, porque añade algo todavía más vital: utilidad. Y ¿qué es la utilidad si no la preocupación (y la felicidad) por contribuir con el talento propio a la victoria colectiva? El liderazgo es, como consecuencia, no una ciencia de la influencia, sino una actitud dispuesta a ofrecer primero, paso tras paso, el destino que permita la victoria.

“Sacerdotes, profetas y reyes”

Tenemos una visión sesgada del liderazgo, básicamente porque con frecuencia hablan de ello los expertos o los profesionales de las relaciones y esto, precisamente, es porque para ellos no es algo instintivo, sino fruto de un aprendizaje, de unos trucos o ingenios. Todos somos, por usar una imagen bíblica sencilla, “sacerdotes, profetas y reyes”. Unos son “sacerdotes” por su inteligencia con dominancia relacional, produciendo vínculos; otros son “profetas” por su inteligencia con dominancia cerebral, produciendo contenidos, y otros son “reyes” por su inteligencia con discernimiento, produciendo decisiones.

Un médico “Madre Teresa”, un médico investigador y un médico de urgencias pueden tener, sobre el papel, el mismo currículum. No obstante, con el tiempo, sus motivaciones y su acción pueden nutrirse de elementos distintos. Un médico “Madre Teresa” (sacerdote) querrá conocer a muchas personas, a riesgo de quedarse estático en el plano técnico: para él, el conocimiento es un pretexto para la relación.

Para un médico investigador (profeta), es lo contrario: la relación es un pretexto para el conocimiento y preferiría ver a menos personas si así pudiera seguir creciendo técnicamente. El médico de urgencias (rey) no se rige por la relación primero, ni por el conocimiento, sino por su disposición a tomar buenas decisiones en una jerarquía de prioridades siempre cambiante.

Los profetas tienen la tendencia a ver la gestión como la realización minuciosa de un plan bien concebido, una producción técnica como cualquier otra; los sacerdotes la consideran primero como una búsqueda de calidad de interacción que permita a todos sentirse bien o, al menos, sentir una pertenencia colectiva fuerte en torno al líder.

¿Centrífugo o centrípeto?

Según estas configuraciones, por así decirlo, espaciales, el líder es o centrífugo (se ocupa de todo el mundo “corriendo por doquier”, por el bien del vínculo o del plan) o centrípeto (hace que el equipo gire en torno a él, con motivación, sí, pero sin otro horizonte que la relación o el plan en sí mismos). En secuencia, estos modos de liderazgo pueden funcionar.

Sin embargo, con el tiempo se evaporan, por autodispersión primero, por dirección aleatoria en relación con la realidad después. Los líderes naturales (reyes) son “centrífugos en torno a la misión”: lo más importante para ellos es continuar la misión, es decir, en concreto, las decisiones de las etapas, la alineación de los talentos con el imperativo que impone el contexto, el hacerse visible cuando se está en una larga ascensión a la cima.

En definitiva, es, por tanto, en el recorrido del camino a lo largo del tiempo y no en la vivencia colectiva instantánea donde se evalúa el liderazgo efectivo, ya esté o no en manos de alguien que lo posee por naturaleza en su instinto. Para el líder quizás preferimos el término jefe, como aquel que da una dirección. Y para decirlo en pocas palabras: el gestor genera rendimiento, el líder genera compromiso, el jefe genera la victoria.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.