Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

El cuerpo de Fulton Sheen se irá de Nueva York

FULTON SHEEN
Fair Use
Comparte

Podría desbloquearse así la causa de beatificación más disputada de la historia de EE.UU.

La Arquidiócesis de Nueva York, que durante años se resistió a la remoción del cuerpo de uno de sus miembros de iglesia más famosos, dijo el sábado que cooperará con el traslado de los restos del Arzobispo Fulton J. Sheen.

Joseph Zwilling, portavoz de la Arquidiócesis de Nueva York, confirmó a la Agencia Católica de Noticias que la arquidiócesis cooperará para trasladar el cuerpo de Sheen a la Diócesis de Peoria, Illinois, ahora que todos los medios legales para desafiar ese movimiento parecen haberse agotado.

La arquidiócesis luchó contra los intentos de mover el cuerpo del famoso sacerdote televisivo de la década de 1950 encabezado por su sobrina, Joan Cunningham. Pero la Corte de Apelaciones de Nueva York negó el viernes pasado la apelación de una decisión de la Corte Suprema de Nueva York que confirmó la petición de Cunningham de trasladar a su tío de la cripta de la Catedral de San Patricio, donde descansaron desde la muerte de Sheen en 1979.

Cunningham argumenta que aunque el testamento de Sheen afirma que su deseo era ser enterrado en Nueva York, ella cree que él hubiera querido que se le hubiera enterrado en Peoria si supiera que eso ayudaría a promover su causa por la santidad, informó la CNA. Sheen fue ordenado sacerdote de la Diócesis de Peoria en 1919. En 1951 fue nombrado obispo auxiliar de la Arquidiócesis de Nueva York, en medio de un creciente perfil público como evangelista de radio y televisión. La ciudad de Nueva York sería su base por el resto de su vida, a excepción de una breve etapa como obispo de Rochester en el estado de Nueva York.

La diócesis de Peoria abrió la causa de la canonización de Sheen en 2002. En 2012, el Papa Benedicto XVI reconoció las virtudes heroicas del arzobispo, un paso clave en el camino hacia la canonización, pero en 2014, el obispo Daniel Jenky de Peoria suspendió la causa debido a que la Santa Sede esperaba que los restos de Sheen estuvieran en la diócesis de Peoria, explicó CNA.

En 2016, Cunningham presentó una demanda legal para que los restos de su tío fueran trasladados a la Catedral de Santa María en Peoria.

La Arquidiócesis de Nueva York ha apelado repetidamente contra el intento de transferir los restos de Sheen a Peoria, argumentando que los funcionarios del Vaticano han dicho que la diócesis de Peoria puede perseguir la canonización de Sheen independientemente de si su cuerpo está enterrado allí.

“Si bien no iniciamos este asunto, los Fideicomisarios de San Patricio y la Arquidiócesis creyeron que no era simplemente su deber, sino una obligación solemne, tratar de defender los últimos deseos del Arzobispo Sheen, tal como se indica en su Voluntad, de ser enterrado en Nueva York, una posición mantenida hasta hace poco por la misma Joan Cunningham ”, dijo Zwilling a CNA. “En vista de la negativa de la corte a una nueva apelación, los Fideicomisarios de San Patricio y la Arquidiócesis trabajarán en cooperación con la Sra. Cunningham y la Diócesis de Peoria para organizar el traslado respetuoso de los restos mortales del Arzobispo Sheen”.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.