Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Controversia en Colombia: ¿Es posible consumir drogas y alcohol en lugares públicos?

CANNABIS
Shutterstock | Tunatura
Comparte

Gobierno, políticos, Iglesia y padres de familia cuestionan decisión judicial que permitiría el libre consumo de licores y estupefacientes en parques, estadios y otros sitios

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

La discusión se originó en una decisión de la Corte Constitucional —máximo tribunal del país— que dejó sin validez jurídica dos artículos del Código Nacional de Policía que prohibían el consumo de todo tipo de licores y sustancias psicoactivas como marihuana y cocaína en espacios públicos como parques, plazas, estadios, campos deportivos, hospitales, playas o calles.

Los artículos, aplicados desde 2017, establecían con claridad que no era permitido el consumo de bebidas alcohólicas y sustancias psicoactivas o prohibidas porque se afectaban la tranquilidad y las relaciones respetuosas entre las personas. De igual manera, indicaban que esos comportamientos eran contrarios al cuidado e integridad de los espacios públicos.

Para la Corte esas normas no eran correctas porque vulneraban de manera generalizada “el derecho al libre desarrollo de la personalidad” de otros ciudadanos (los consumidores de alcohol y drogas) y no garantizaban la seguridad y la convivencia de otros (la comunidad). El tribunal también dijo que los artículos permitían que el Estado interfiriera en los asuntos en los que las personas deben tener autonomía y que, por tanto, ese mismo Estado “no puede diseñarle el plan de vida a los ciudadanos”.

Gloria Ortiz, presidenta de la Corte Constitucional explicó que “el libre desarrollo de la personalidad” tiene que ver con la cláusula general de la libertad, la cual garantiza que como ser libre y autónomo la persona toma sus propias decisiones. Añadió que no es válido que el Estado obligue a la gente a consumir (alcohol y drogas) solo en un espacio privado y que si lo hace en público termina afectando a terceros.

La Corte también anotó que los artículos eliminados eran “muy prohibicionistas” porque de manera generalizada impedían el consumo de cualquier licor y de sustancias psicoactivas en todos los espacios públicos, con lo cual también se afectaban reuniones familiares en parques, playas en las que se consumen cerveza u otros licores. Señaló que la misma prohibición afectaba a personas que, por ejemplo, fumaban marihuana al caminar por la calle, pero sin afectar a los demás.

 

COLOMBIA
photos.de.tibo-(CC BY-NC-ND 2.0)

Rechazo por la decisión y aumento del consumo

La controvertida decisión generó reacciones en contrario de diversos sectores del país, entre ellos el presidente Iván Duque, quien al anunciar el acatamiento el fallo señaló: “No voy a descasar un solo minuto para cerrar las ‘ollas’ del microtráfico y liberar los parques y los entornos escolares de la droga. Vamos a enfrentar con determinación este delito en todos los rincones del país”.

Otro funcionario que criticó con fuera la sentencia fue el alcalde de Bogotá, Enrique Peñalosa al preguntarse: “¿Queremos que nuestros niños jueguen en el parque en medio de humo de marihuana, o al lado de borrachos? ¿Queremos botellas rotas y agujas infectadas en la grama donde gatean los niños? La Corte protege los derechos de los consumidores de psicoactivos. ¿Quién protege los de los niños?

Más adelante el alcalde Peñalosa señaló: “Cuando la Corte falla, imagina a un poeta fumando marihuana en un rincón boscoso… en la realidad, las autoridades debemos enfrentar pandillas que consumen psicoactivos, intimidan y matonean”.

En Barraquilla, Alejandro Char, uno de los alcalde más exitosos del país, advirtió: “No puede ser que después de haber ganado la batalla para arrebatarle a la delincuencia y drogadicción nuestros parques y plazas, se vuelva a permitir el consumo de alcohol y sustancias psicoactivas en estos espacios”.

 

 

Por su parte, el alcalde de Medellín, Federico Gutiérrez se preguntó: “¿Y dónde están los derechos de los no consumidores? Y, sobre todo, ¿dónde están los derechos de nuestros niños? Un niño no tiene por qué estar en su parque con quien quiere ‘desarrollar su libre personalidad’ consumiendo drogas junto a ellos”.

Otra de las voces que criticó con dureza la sentencia fue la del expresidente y senador de derecha Álvaro Uribe Vélez quien señaló en su cuenta de Twitter: “Corte Constitucional en nombre del ‘libre desarrollo de la personalidad’ estimula el consumo de licor y de drogas en lugares públicos. Esta decisión ayuda a la esclavitud de la persona que termina enajenada, sin voluntad, con peligrosidad para la comunidad, por efecto de estos consumos”.

Por su parte el senador del izquierdista Polo Democrático, Wilson Arias, celebró el fallo de la Corte por considerar que “protege las libertades individuales”. 

La Iglesia católica, a través de la Conferencia Episcopal, manifestó su rechazo y desconcierto frente a la sentencia al señalar en un comunicado que “esta decisión va en contravía de los esfuerzos de tantas personas e instituciones para romper el círculo de corrupción, violencia y muerte que el consumo y tráfico de estupefacientes han generado en nuestro país”.

Los obispos advirtieron las consecuencias que representa para la niñez y la juventud, el consumo de drogas y el alcohol e hicieron un llamado a las instituciones del gobierno y la sociedad civil para que se activen proyectos de prevención, tratamiento y rehabilitación de las adicciones y se promueva una mayor coordinación de las políticas contra la dependencia de alucinógenos.

Las estadísticas sobre el consumo de alcohol y estupefacientes son alarmantes en los últimos años. Un reciente Estudio del Consumo de Sustancias Psicoactivas, divulgado recientemente, indica que Colombia dejó de ser un productor y se convirtió en consumidor. La sustancia de mayor consumo es el alcohol (58,7%), seguida del cigarrillo (16,2%), la marihuana (3,3%) y la cocaína (0.7%).

Por su parte el Ministerio de Justicia informó que hay un creciente aumento del consumo de drogas ilícitas entre los adolescentes con edades de 12 a 17 años. En la población universitaria entre 18 y 24 años también hubo uno notorio aumento en el consumo de sustancias psicoactivas.

No se descarta que en los próximos días, una vez se conozca el texto definitivo de la sentencia, el gobierno y algunos partidos presenten proyectos de ley para que se el Congreso el encargado de legislar y prohibir el consumo de bebidas alcohólicas y sustancias psicoactivas en lugares de un público generalizado.

 

 

 

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.