Recibe Aleteia gratis directamente por email
Estilo de vida, espiritualidad, noticias positivas... Recibe Aleteia por email
¡Suscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

El tesoro católico dentro de la biblioteca más grande del mundo

BIBLE
Adriana Bello-ALETEIA
Comparte

Dos grandes Biblias que ejemplifican la difusión del saber más allá de lo religioso y se pueden ver sin costo de entrada

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Si vas a la capital de los Estados Unidos, Washington D.C, una parada obligatoria es, sin duda, la biblioteca del Congreso. Una espectacular estructura que fue establecida en 1800 y actualmente es considerada la biblioteca más grande del mundo por los más de 160 millones de ejemplares que alberga.

Pero no es sólo la cantidad, sino el tipo de libros que allí se encuentran. Uno de los más resaltantes es una de las tres únicas copias que quedan completas de la Biblia impresa por Johannes Gutenberg en vitela (un pergamino fino de piel de animal) y que cualquier visitante la puede apreciar de cerquita y de forma gratuita.

La trascendencia de estas Santas Escrituras van más allá de lo religioso, es una obra maestra de la cultura mundial. La Biblia de Gutenberg (una edición de la Vulgata, es decir, una traducción al latín que hizo San Jerónimo a finales del siglo IV) fue el primer gran libro impreso en la Europa Occidental a partir de tipos móviles de metal.

No se sabe la fecha exacta (se dice que fue alrededor de 1450), cuántos ejemplares fueron ni tampoco fue la primera “imprenta” del mundo como se dijo por mucho tiempo (en Asia ya se estaba trabajando en ello), pero sí fue la herramienta que transformó la difusión del saber en Europa y Occidente en general, permitiendo luego que más personas tuvieran acceso (y derecho a propiedad) a libros de todo tipo, contribuyendo así a la emancipación de la mente humana.

Antiguamente, los monjes eran quienes se encargaban de hacer copias a mano de los escritos, así que aunque la Biblia de Gutenberg tardó años en ejecutarse, se sabe que se hicieron más de 150 ejemplares que, quizá hoy nos parece poco, pero para la época era un gran logro.

Y es que otra cosa muy importante que se debe acotar es que Gutenberg no sólo imprimió la Biblia en vitela (que era el material más recurrente en esa época pero era muy costoso y poco práctico a menos que se quisieran asesinar a todas las ovejas del mundo), sino también en papel (coincidió la llegada de este material a Alemania), facilitando aún más la reproducción de textos.

Además del factor histórico y cultural, también hay un gran valor estético en su obra. No se pensaba que un libro impreso sería tan bello como uno artesanal. ¿Qué hizo Gutenberg? Dejó un hueco en las planchas de impresión para las iniciales, que fueron hechas y ornamentadas a mano con color, al igual que otros detalles, así que cada ejemplar era único.

La copia que está en la biblioteca del Congreso de Washington D.C estuvo en manos de la orden benedictina por casi cinco siglos en sus monasterios en Austria; pero fue comprada por el Dr. Otto Vollbehr en un acto del Congreso en 1930.

Las otras dos copias completas en vitela que existen en el mundo se encuentran, una en la Biblioteca Nacional de Francia y otra en la de Inglaterra.

Sólo uno de los tres volúmenes de esta Biblia se encuentra en el salón principal en exhibición permanente (los van rotando cada seis meses). La entrada es gratuita y se puede apreciar perfectamente (a menos de un metro) en una vitrina de acrílico que tiene una iluminación y temperatura especial para conservarla. La tienen abierta para que se puedan apreciar aunque sea dos páginas de ella y ver sus famosas dos columnas de 42 líneas cada una y los ornamentos hechos a mano.

Por si fuera poco, a menos de 5 pasos de la Biblia de Gutenberg también se encuentra una Biblia Gigante de Mainz (o Maguncia), una de las últimas Sagradas Escrituras de gran formato escrita totalmente a mano que se conservan de Europa. Se desconoce su autor, pero sí se sabe la fecha en que comenzó a escribirla porque lo dejó plasmado: 4 de abril de 1452. Originalmente, esta Biblia estuvo en la catedral de Maguncia (casualmente, misma ciudad alemana donde Gutenberg imprimió su versión) por décadas, pero luego fue extraída por un rey sueco como premio de guerra y éste a su vez se la regaló a un duque que, al morir, la heredó a sus familiares por generaciones hasta que finalmente Lessing J. Rosenwald la compró y se la obsequió a la biblioteca del Congreso el 4 de abril de 1952 (justo 500 años después de la fecha que se empezó a escribir).

Su ubicación no es casualidad, se colocaron prácticamente una frente a la otra de forma adrede para mostrar las dos grandes caras de la compilación del saber: la artesanal y la impresa, ambas igualmente importantes, cada una en su tiempo. Quizá luego vendrá una digital.

Y si quieren saber más sobre la Biblia, en la capital estadounidense también hay un museo de 8 pisos dedicado exclusivamente a las Santas Escrituras (con salas y exhibiciones tanto para adultos como para niños) que no está tan lejos de esta interesante y bella biblioteca.

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.