Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
miércoles 12 mayo |
San Pancracio
home iconHistorias que inspiran
line break icon

En el metro de Nueva York, el llanto de un joven padre: “¡También era mi hijo!”

SAD MAN

Di Sam Wordley - Shutterstock

Anna Raisa Favale - publicado el 26/05/19 - actualizado el 11/02/20

También están ellos, los padres. Al concebir un hijo siempre hay un hombre. Y los hombres no siempre fuerzan a las mujeres a abortar; muchas veces son felices de ser padres. Pero las leyes del aborto les excluyen sistemáticamente

En el metro, un joven se me acerca y parece conmocionado. No puedo dejar de observar que empieza a llorar, mirando su celular de manera espasmódica.

“Are you ok?”, no puedo dejar de preguntarle.

“Sorry…”, me dice, enjugándose las lágrimas con la manga de su camiseta.

Mi novia estaba embarazada. Yo estaba muy contento, mi familia era muy feliz. Me ha llamado hace 10 minutos para decirme que ha abortado. Pero yo no sabía nada, no me lo había dicho, no me dijo nada, pienso que no es justo, ¡era también mi hijo!” Y vuelve a echarse a llorar.

Yo estoy conmovida. ¿Por qué me encontré yo con este hombre herido por el aborto de su novia en Nueva York? Es algo que pienso con frecuencia, que me hace sufrir.

Si ya encuentro absurda la ley del aborto en general, que de hecho legaliza un homicidio, y que como ser humano aún no logro que me entre en la cabeza cómo podemos aceptarlo e incluso promoverlo, como mujer encuentro doblemente absurdo que la decisión sea exclusivamente de la mujer.

Se concibe entre dos, se decide entre dos, se es en dos, siempre y en toda circunstancia. Y encuentro doblemente egoista que los padres no tengan ni voz ni voto: ese niño en el seno de la mujer “es también su hijo”, como decía ese muchacho mientras lloraba, y yo no podía decir otra cosa que “I’m so sorry, you’re right”.

Después entró una mujer india con un niño, se sentaron delante, y empezaron a jugar.

Los ojos rojos del muchacho se iluminaron por un momento. Pero después volvió a echarse a llorar.

Salí tras ponerle la mano en la espalda y decirle “God bless you”. No pude decir otra cosa.

Estoy inmensamente triste por la consciencia de que no comprendemos el valor de la vida y del amor, que somos capaces de concebir todo tipo de nueva tecnología, pero permitimos números de genocidio en lo que respecta al aborto, destrozando corazones y vidas.

Pero sé que no podré olvidar los ojos oscuros y profundos de ese muchacho.

Aquí el link al post original de Anna Raisa Favale, colaboradora de Aleteia


HOLY INNOCENTS,ROSARY,NEW YORK,NYC

Te puede interesar:
Y la Virgen… se apareció en el Metro

Tags:
abortopaternidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
Lucía Chamat
Una curiosa foto de «Jesús» que conmueve a Colombia
2
Ramón Antonio Pérez
María de San José y su ayuno total: “Durante diez años solo consu...
3
MYANMAR
Ary Waldir Ramos Díaz
«Mátenme a mí, no a la gente»: El libro de la monja valiente en M...
4
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
5
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
6
Obvious
Mamá, me tengo que ir
7
POPE FRANCIS
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa instituyó el ministerio del catequista en la Iglesia
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.