¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Puma vs Adidas: ¿la historia de Caín y Abel?

PUMA ADIDAS
Shutterstock | 2p2play
Comparte

Dos hermanos separados por la ideología y el comercio

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Los hermanos alemanes Adolf y Rudolf Dassler tenían un sueño cuando eran pequeños: convertirse en grandes fabricantes de zapatos.

Cosieron su primer par en el cuarto de lavandería de la casa de sus padres en el pequeño pueblo de Herzogenaurach. Poco a poco fueron creciendo, tuvieron que contratar empleados y finalmente lograron crear su propia fábrica: Gerbüder Dassler Schuhfabrik.

No tenían una marca como tal, pero sus zapatillas deportivas (que se caracterizaban por tener dos rayas laterales) eran muy populares en su localidad. Adi (como le decían a Adolf) era introvertido pero muy creativo, y Rudolf era extrovertido y muy bueno en temas de relaciones públicas. ¡Se complementaban perfectamente!

El éxito de su compañía llegó a los oídos del entrenador del equipo alemán de atletismo, Josef Waitzer, justo antes de los famosos Juegos de Berlín de 1936. De los atletas que ellos equiparon con sus zapatos para promocionarlos (no sólo alemanes), siete ganaron medallas de oro y otros cinco de plata y bronce. El famoso corredor norteamericano Jesse Owens (que se hizo históricamente famoso por ganar cuatro medallas de oro y porque supuestamente Adolf Hitler se negó a reconocer su triunfo por su color de piel) era uno de ellos.

Enseguida la fama de los zapatos Gerbüder Dassler Schuhfabrik subió como la espuma, pero también los roces entre los hermanos, sobre todo cuando llegó la Segunda Guerra Mundial.

Mucho se ha especulado sobre las razones de la pelea entre los Dassler. Algunos creen que fue un tema de infidelidad marital pero la versión más aceptada es que tuvo que ver con diferencias ideológicas, sobre todo luego que su fábrica se convirtiera en un taller de repuestos de tanques y lanzamisiles.

Al parecer Adi se resistió a unirse al ejército Nazi, mientras que Rudolf se unió a las tropas de Sajonia.

Terminada la guerra, Adi retomó el control de su empresa y acusó a su hermano de ser simpatizante de Hitler. Rudolf se mudó al otro lado de la ciudad, hacia el sur, y decidió crear su propia fábrica de zapatos con parte de sus antiguos empleados.

Fue así como nació Puma en 1948 (fundada por Rudolf) y Adidas en 1949 (de Adolf). Desde entonces, la rivalidad de los hermanos (que al menos no tuvo un final tan trágico como la historia de Caín y Abel) se volvió también una competencia de negocio.

El pequeño pueblo de Herzogenaurach se vio afectado por esta rivalidad. La ciudad también se dividió en dos como si se tratara de Montescos y Capuletos. Un matrimonio donde la mujer trabajara para Puma y el hombre para Adidas (o viceversa) era impensable.

La disputa también fue heredada por los hijos. Horst, el hijo mayor de Adi, buscó la manera de bloquear cargamentos de Puma para que sólo se vendieran zapatos Adidas en la Villa Olímpica de México 68.

Pero luego entonces Armin, hijo de Rudolf y heredero de Puma, logró un exitazo mundial luego de darle tacos de su marca a un entonces poco conocido joven brasileño llamado Pelé en el Mundial de México 70.

Estas peleas continuaron hasta la muerte de los hermanos originales. Rudolf falleció en 1976 y, cuatro años después, lo hizo Adi. Ambos están enterrados en lados opuestos del cementerio.

Años después, ambas compañías fueron vendidas. Sin embargo, en el pueblo de Herzogenaurach todavía se recuerda esta historia e, incluso, turísticamente, esta rivalidad se ha comercializado aunque sus habitantes ya no la compartan como hace más de 50 años.

En 2009 Adidas y Puma hicieron un juego amistoso en el Día Mundial de la Paz, haciendo un gesto simbólico. Pero el mayor ejemplo, sin duda, lo ha dado el único miembro de la familia Dassler que continúa trabajando en el área de la fabricación de zapatos, Frank Dassler (nieto de Rudolf), quien primero fue presidente de la marca creada por su abuelo en Estados Unidos y luego se convirtió (hasta el año pasado) en jefe del departamento legal de Adidas.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.