Recibe Aleteia gratis directamente por email
Cada día, noticias que dan esperanza: ¡recibe Aleteia por email!
¡Inscribete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Esto es lo que Dios te promete

MATKI Z CAŁEGO ŚWIATA
Comparte

No es dinero ni salud, es algo mucho mejor…

Muchas veces me pregunto cómo será posible la realización de la promesa que Dios me ha hecho.

A Abrahán le prometió una descendencia, una intimidad con Él y una tierra nueva.

“Haré que tus descendientes sean muy numerosos; de ti saldrán reyes y naciones. El pacto que hago contigo es que yo seré siempre tu Dios y el Dios de ellos. A ti y a ellos os daré toda la tierra de Canaán, donde ahora vives, como herencia permanente; y yo seré su Dios” (Génesis 17,4).

Esta triple promesa me la hace a mí también. Tengo tanta sed de plenitud… Me promete una descendencia, me promete un hogar en el que echar mis raíces, me promete una intimidad profunda con Él.

Te puede interesar: Los 7 modos de amar a Dios según la mística que alcanzó la felicidad eterna

Y yo me empeño en querer saber cómo lo va a hacer posible. Si es Dios tiene que poder hacerlo.

Abrahán no entiende cómo va a ser padre de una descendencia numerosa cuando su mujer es estéril. Y luego no comprende por qué le pide que entregue a su hijo en Moria, cuando es el hijo de la esperanza.

Moisés no entiende cómo Dios lo envía a él a liberar a un pueblo que no le quiere. No siente que sea de los suyos. Y además, ¿qué va a hacer él que no sabe hablar para convencer a un faraón de dejarles escapar?

María cree en la promesa de Dios, pero quiere saber cómo será eso si no conoce varón.

Siempre en mi camino puedo dudar del Dios de mis promesas. Puedo temer que no se realicen como yo espero.

Y por eso me aferro al plan que yo creo más seguro. A la forma concreta como creo que se realiza la promesa. Busco la solución viable, no la imposible. Tal vez subestimo el poder de Dios.

Te puede interesar: ¿Tienes dudas de fe? Papa Francisco responde

Pienso en Pedro en los días de Pasión. Él quería salvar a Jesús de la muerte. Porque ese era el único camino para que se hiciera realidad la promesa. Si Jesús moría, todo estaba perdido. El reino en la tierra.

“Simón Pedro le dijo: – Señor, ¿a dónde vas? Jesús le respondió: – Adonde yo voy no me puedes seguir ahora, me seguirás más tarde. Pedro replicó: – Señor, ¿por qué no puedo seguirte ahora? Daré mi vida por ti. Jesús le contestó: – ¿Con que darás tu vida por mí? En verdad, en verdad te digo: no cantará el gallo antes de que me hayas negado tres veces” (Jn 13, 36).

Pedro ve una única forma de realizar la promesa de Dios. Que Jesús viva. Quiere salvarlo. Pero no está preparado. Confía sólo en sus fuerzas, en sus capacidades.

Me siento como Pedro. Me adelanto hacia Jesús para decirle que estaré con Él, que no le dejaré solo, que no tema.

Me olvido de mis miedos y debilidades. Se me olvidan mis negaciones posibles. Soy débil. No salvo a nadie.

Te puede interesar: Cuando sientas que te faltan fuerzas reza esta oración

No quiero aferrarme entonces a mi manera. No quiero retener con fuerza mi deseo hecho realidad. Creo que mi promesa de una tierra se concreta en el lugar en el que echo hoy mis raíces.

Quizás no será así siempre. O creo que mi descendencia es la que tengo ahora, y no la que Dios querrá darme. O esa intimidad que busco, puede que no sea como es ahora.

Necesito mirar como mira Dios. No como miran los hombres.

Me aferro a mis formas. Quiero que se haga el sueño de Dios, pero como yo quiero, de la forma como he pensado. Yo quiero dar la vida por Jesús de acuerdo con mis fuerzas. Es lo importante.

Siento que se reaviva en mí la promesa que Jesús me hizo un día. También a mí, como a cualquiera, me dijo que Él iba a ser mi Dios en intimidad.

Me prometió un hogar donde descansar mis días. Y me prometió una fecundidad infinita.

Yo creo en la promesa. Pero me aferro a mis formas. No quiero perder nada de lo que poseo. Lo defiendo con mi vida. Saco la espada. Me vuelvo violento. No quiero que la promesa se pierda. Todo a mi manera.

Pero no es el camino. Choco con mis límites: “Reconocer los límites no significa, pues, penalizar el deseo, sino que constituye más bien la única manera posible de concretarlo”[1].

Mis deseos más hondos y verdaderos se corresponden con las promesas de Dios. Y se realizan solamente a partir de mis límites humanos.

Desde allí construye Dios. Cuenta con mi debilidad. Y realiza su promesa en mi interior. Dentro de mi pobreza. Dios cuenta siempre con la realidad de mi vida tal y como es ahora. Ahí vence siempre.

 

[1] Giovanni Cucci SJ, La fuerza que nace de la debilidad

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.