Recibe Aleteia gratis directamente por email
¡Alimenta tu espíritu! ¡Recibe las noticias de Aleteia cada día!
¡Inscríbete!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Papa Francisco: ¡No somos repartidores de aceite en botella!

POPE FRANCIS CHRISM
Comparte

Jueves Santo, el Pontífice preside la bendición de los Santos óleos y la renovación de las promesas sacerdotales

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

El papa Francisco indicó hoy a los sacerdotes que “la Iglesia siempre tiene los ojos fijos en Jesucristo, el Ungido a quien el Espíritu envía para ungir al Pueblo de Dios”, durante su homilía en la misa Crismal celebrada en la basílica de San Pedro y con la que comienzan los ritos de la Semana Santa.

“Al ungir bien uno experimenta que allí se renueva la propia unción. Esto quiero decir: no somos repartidores de aceite en botella. Ungimos repartiéndonos a nosotros mismos, repartiendo nuestra vocación y nuestro corazón. Al ungir somos re-ungidos por la fe y el cariño de nuestro pueblo”, dijo.

“Los evangelios  nos presentan a menudo esta imagen del Señor en medio de la multitud, rodeado y apretujado por la gente que le acerca sus enfermos, le ruega que expulse los malos espíritus, escucha sus enseñanzas y camina con Él”, expresó el papa Francisco en su homilía en la Misa Crismal al inicio del Triduo Pascual.

El Papa instó a los sacerdotes a mirar a los modelos evangélicos los pobres, los ciegos, los perseguidos por la guerra, las viudas, son esta “gente”, esta “multitud con estos rostros concretos, a los que la unción del Señor realza y vivifica”.

“Ellos son los que completan y vuelven real la unción del Espíritu en nosotros, que hemos sido ungidos para ungir”.

“Hemos sido tomados de en medio de ellos y sin temor nos podemos identificar con esta gente sencilla. Ellos son imagen de nuestra alma e imagen de la Iglesia. Cada uno encarna el corazón único de nuestro pueblo”.

“Nosotros, sacerdotes somos, en algún punto de nuestro pecado, el herido molido a palos por los ladrones. Y queremos estar, los primeros, en las manos compasivas del Buen Samaritano, para poder luego compadecer con las nuestras a los demás”, dijo. 

“El que aprende a ungir y a bendecir se sana de la mezquindad, del abuso y de la crueldad”, afirmó. La misa Crismal marca el comienzo de la Semana Santa y se celebra el Jueves Santo, día en que se conmemora también la institución del sacramento del orden sacerdotal por Jesucristo durante la Ultima Cena.

Antes de concluir su homilía, aseguró que los sacerdotes, “ungimos ensuciándonos las manos al tocar las heridas, los pecados y las angustias de la gente; ungimos perfumándonos las manos al tocar su fe, sus esperanzas, su fidelidad y la generosidad incondicional de su entrega”.

Así, instó a caminar como Jesús, en medio de nuestra gente,  para implorar “su misericordia para el pueblo que nos fue confiado y para el mundo entero. Así la multitud de las gentes, reunidas en Cristo, puedan llegar a ser el único Pueblo fiel de Dios, que tendrá su plenitud en el Reino”.

Este Jueves Santo, en la tarde, el papa Francisco lavará los pies a doce presos del Centro Penitenciario de Velletri, en el marco de la celebración de la Misa de la ‘Cena del Señor’ según ha informado la Oficina de Prensa de la Santa Sede. “Durante la visita, el Papa encontrará a los reclusos, al personal civil y los agentes de policía de prisiones. En la celebración eucarística el Papa lavará los pies a doce reclusos”.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.