Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

El Huerto de los Olivos: el lugar de retiro preferido por Jesús

GETHSEMANI
Comparte

Ahí Jesús vivió esa tristeza del alma “hasta la muerte”, y esa oración intensa que le llevó a “sudar” sangre

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

A los pies del Monte de los Olivos se encuentra el jardín del Getsemaní o Huerto de los Olivos, un lugar frecuentado por Jesús con sus discípulos, ya antes de la Pasión.

San Juan nos dice que el jardín cerca del Cedrón era el lugar de retiro preferido por el Señor. Son olivas seculares las que, todavía hoy, se admiran en este jardín, junto a la Basílica Franciscana conocida también como la Basílica de la Agonía que encierra la roca de la agonía, sobre la cual — según la tradición — Jesús transcurrió la hora quizá más dolorosa de toda su pasión: aquí Él vivió esa tristeza del alma “hasta la muerte”, y esa oración intensa que le llevó a “sudar” sangre.

La iglesia actual se remonta a 1919-1924 y es una obra del arquitecto italiano Antonio Barluzzi. También es conocida la Iglesia de las Naciones, ya que 16 países contribuyeron a su construcción.

En el subsuelo se encontraron fragmentos de mosaico de la primera basílica bizantina, con diseños que fueron fielmente recuperados en el pavimento actual. Aquí en el Getsemaní se lleva a cabo otra etapa de las peregrinaciones cuaresmales de los franciscanos: una misa con participación de los cristianos locales y peregrinos en la cual se revive el texto evangélico de la angustia de Jesús.

Presidió la celebración y llevó a cabo la homilía el sacerdote Vittorio Bosello, que recordó la actualidad de las palabras de Jesús: “Vigilen y oren, para no caer en la tentación. El espíritu está listo, pero la carne es débil”. “Nuestra vida — subrayó — está llena de cosas, pero cómo es necesario el silencio para escuchar al Señor y buscar un lugar para estar con Él”.

“Antes que nada decir que Jesús venía aquí cada vez que salía del Templo para orar y también para reposar con sus discípulos, era un lugar familiar. Aquí todos lo abandonan y él se siente solo y se dirige al Padre pidiendo que aleje esta tragedia, pero dice: no se haga mi voluntad, sino la tuya”.Parece emanar una gracia especial esta roca y recordar, a quien se le hinque al lado, esas palabras afligidas de Jesús “Permanezcan aquí y vigilen conmigo”.

Visita otros lugares de Tierra Santa:

 

Boletín de Noticias
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.