¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Católicos de China: el largo camino hacia la unidad

ROSARY,CHINA,POPE FRANCIS
Antoine Mekary | Aleteia
Comparte

En el poder durante setenta años, el régimen comunista chino busca separar a los católicos de Roma para formar una especie de iglesia nacional. Una gran parte de los fieles, sacerdotes y obispos resistieron y se mantuvieron fieles a Roma. El historiador Yves Chiron, que acaba de publicar La larga marcha de los católicos chinos (Artege) muestra cómo los papas sucesivos han incitado a la lealtad y han trabajado para restaurar la unidad.

En 1949, cuando se proclamó la República Popular China en Pekín, los católicos eran más de tres millones sobre una población total de unos 550 millones de habitantes. Por lo tanto, constituían una pequeña minoría, pero eran numerosos en algunas provincias (Hebei, por ejemplo) y, a veces, en la mayoría de las aldeas.

La Iglesia católica estaba organizada en 112 diócesis (29 obispos eran chinos, 83 misioneros de Europa o América del Norte). Contaba con 5780 sacerdotes (chinos o extranjeros), 7463 religiosos (chinos o extranjeros) y mil religiosas.

La Iglesia también tenía una influencia social que iba mucho más allá de la comunidad católica. Dirigía tres universidades, 2.200 escuelas y colegios, más de 1.000 hospitales y clínicas y unos 270 orfanatos.

Nacionalizaciones y expulsiones

El nuevo poder comunista no buscará eliminar a la Iglesia Católica completamente y de una sola vez. Perseguirá un doble objetivo: eliminar toda influencia de la Iglesia en la sociedad, y controlar en la medida de lo posible su actividad, el clero y los fieles.

La primera acción importante fue “nacionalizar” todas las obras católicas (universidades, escuelas, colegios, hospitales, etc.), es decir, de hecho, expropiar a la Iglesia y construir edificios y servicios públicos sin ninguna referencia cristiana.

En el espacio de dos o tres años, con el pretexto de sacar al país de la acción de los “imperialistas extranjeros”, todos los obispos occidentales al frente de las diócesis chinas fueron expulsados, así como todos los misioneros, todas las monjas extranjeras, y también el internuncio apostólico, monseñor Riberi.

Estas brutalidades fueron acompañadas por el establecimiento de instituciones dirigidas al control de las religiones. En primer lugar, en enero de 1951, se creó la Oficina de Asuntos Religiosos, que todavía existe y tiene autoridad sobre todas las religiones existentes en China. Adjunto al gobierno, es responsable de supervisar y regular todas las actividades religiosas en todo el país.

Obispos clandestinos

Luego, a cada religión se le instó a organizarse de acuerdo con el principio de “triple autonomía”: ya no dependen de los extranjeros para su gobierno, su financiación y su actividad pastoral. Para los católicos significaba romper con Roma.

Comparados con otras religiones y confesiones (budista, taoísta, musulmán, protestante), los católicos fueron los últimos en 1957 en organizarse según este principio y en formar, bajo la estrecha supervisión de la Oficina de Asuntos Religiosos, la Asociación Patriótica de los Católicos Chinos (APCC), decididos a participar en la “construcción del socialismo”.

Pero solo una minoría de sacerdotes y obispos aceptaron unirse a esta Asociación Patriótica. Es a partir de esta fecha que podemos distinguir una Iglesia “oficial” o “patriótica” y una Iglesia fiel a Roma, que se reducirá cada vez más a la clandestinidad.

Se tomará un paso adicional en 1958 con la decisión de la Asociación Patriótica de ordenar obispos sin el acuerdo de la Santa Sede, consagraciones hechas por obispos auténticos pero sin haber recibido el mandato del Papa. Estos obispos ilegítimos serán numerosos (varias decenas), siendo el último consagrado en 2012.

La búsqueda de la unidad

Desde el lado de la Iglesia clandestina fiel a Roma, los obispos comenzaron a ordenarse a escondidas desde 1980. Juan Pablo II fue informado de estas consagraciones episcopales necesarias para la supervivencia de la Iglesia y para los fieles y sacerdotes que no querían seguir a los obispos ilegítimos. El Papa aprobó estas consagraciones clandestinas.

Aunque Juan Pablo II tenía la preocupación de salvaguardar la libertad de la Iglesia contra el poder comunista, también buscará, cada vez más, restaurar la unidad entre los católicos chinos. A partir de 1984, discretamente y con cautela, aceptó que los obispos ilegítimos se reconciliaran con Roma y volvieran a la comunión con la Santa Sede.

Además, a partir de 2002, se establecieron discretamente procedimientos para tratar de obtener el nombramiento de obispos acreditados tanto por la Santa Sede como por el gobierno chino. La tan importante Carta de Benedicto XVI a los católicos chinos en mayo de 2007, y el Acuerdo Interino firmado en septiembre de 2018 por el representante del Papa Francisco y el representante del Presidente Xi Jinping, son pasos adicionales en un camino difícil hacia la recuperación de la unidad de la Iglesia en China.

El régimen comunista, por su parte, no ha abandonado su objetivo de controlar las actividades de la Iglesia Católica (la reciente destrucción de lugares de culto lo ha recordado dramáticamente) y está señalando cada vez más su deseo de “nacionalizar” a todas las religiones presentes en el país.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.