Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

China: las autoridades destruyen un importante santuario mariano

CHINA,CATHOLIC
Ng Han Guan | AP Photo
Comparte

Después de varios años de amenazas y fuertes presiones de las autoridades comunistas chinas, la demolición del santuario de Nuestra Señora del Monte Carmelo comenzó el martes 5 de junio, informa la agencia de noticias asiática católica Ucanews

Construido en el pueblo de Tianjiajing, el santuario de Nuestra Señora del Monte Carmelo es un importante lugar de peregrinación de la diócesis de Anyang, en el corazón de la provincia de Henán, situada en el centro-este de China. Edificado a principios del siglo XX por el Pontificio Instituto de Misiones Extranjeras, este santuario mariano es casi el único lugar de peregrinación en toda la región.

Para evitar la presencia de los fieles, las autoridades chinas comenzaron la destrucción durante la noche del 5 al 6 de junio. Atacaron primero el Vía Crucis y las representaciones de Cristo.

Un importante foco cristiano

Esta operación es la primera fase de la demolición del lugar. Una consecuencia de una larga serie de amenazas y represalias ejercidas durante años en el santuario. Mons. Joseph Zhang Yinlin, obispo de la diócesis de Anyang, había sido advertido un mes antes de esta decisión. Sus peticiones a las autoridades regionales para que explicaran las razones de la destrucción quedaron sin respuesta.

Después de una primera destrucción en la década de 1980, el sitio reconstruido luego fue declarado ilegal en 1987. Continuó siendo frecuentado por los fieles a pesar de la creciente persecución. Esta demolición del santuario es una clara señal de la voluntad de evitar la propagación del cristianismo en una provincia donde viven 2’4 millones de cristianos, de los cuales 300.000 son católicos. Esto la convierte en la segunda población cristiana más grande de China después de la provincia de Zhejiang.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.