Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Gestos con los que decir: “Me importas”

MOTHER,DAUGHTER,LAUGH
Shutterstock
Comparte

Las microafirmaciones son tu mejor arma para demostrar respeto hacia otra persona

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Cuando de niño buscaba a mi padre y no le encontraba en la casa, solía estar en su taller rodeado de serrín y liado con alguna manualidad interesante: haciendo un bate de béisbol, una flauta, piezas de ajedrez… Y siempre estaba escuchando a los comentaristas deportivos en la radio. Sin embargo, cuando levantaba la vista de la lijadora o de la sierra y se percataba de mi presencia, siempre, casi de manera automática, alargaba la mano para apagar la radio. Incluso si yo no tenía nada que decir o ni siquiera tenía pensado quedarme allí.

Ya desde mis 10 años, yo entendía que aquello era un gesto de amor. Entendía que estaba creando un espacio para mí. Me estaba prestando su total atención, incluso aunque yo no la buscara.

El término “microagresión” se emplea para designar muchas cosas, pero su uso más general y coloquial se refiere a un desaire sutil, un pequeño menosprecio que se hace, quizás sin intención, pero que igualmente envía un claro mensaje de falta de respeto. Las microagresiones pueden doler mucho. (Todavía me acuerdo del técnico que vino a reparar la caldera, que me dijo: “Normalmente no le explico estas cosas a la esposa”. ¡Ay!).

Mi padre hacía todo lo contrario. Al apagar la radio cuando yo me acercaba, realizaba una “microafirmación”. Quizá fuera un gesto pequeño, pero transmitía algo enorme: “Me importas”. Ahora que soy consciente de esas microafirmaciones, veo por todas partes circunstancias donde se usan y muchas en las que podríamos practicarlas en lugar de estar, por ejemplo, mirando la pantalla de nuestro smartphone.

Algunos de estos gestos podemos aplicarlos fácilmente en nuestra vida diaria y son más poderosos de lo que pueda parecer a primera vista:

Llámale por su nombre

Escuchar tu propio nombre es algo que destaca en el cerebro como algo distinto de cualquier otra palabra. Cuando trabajé de empleada de banco, nos formaban para acostumbrarnos a utilizar el nombre del cliente al menos tres veces en una interacción. Al principio me sentía torpe y me parecía imposible, pero cuanto más lo hacía, más me daba cuenta de que supone una gran diferencia para las personas. Siempre parecían valorarlo positivamente. Es una forma de hacer que cualquier interacción sea más personal.

Hazle preguntas

¿Alguna vez le has contado algo importante a un amigo y te ha contestado con un simple gesto de la cabeza? Es un poco desmoralizante. Hacer algunas preguntas como reacción a lo que alguien te ha contado es una forma de responder demostrando que realmente estabas escuchando.

Refleja las emociones del otro

No tienes que fingir ser quien no eres, pero responder al entusiasmo con alegría y a la tristeza con empatía sirve más que las palabras para mostrar a alguien que estás atento y le ves de verdad. 

Responde a sus necesidades

El experto en relaciones John Gottman afirma que los matrimonios más sólidos se crean cuando los cónyuges se esfuerzan en responder a las solicitudes de conexión de la pareja. Es algo tan sencillo como percatarte de que tu pareja está buscando una respuesta y emplear ese momento para mostrarle, aunque sea brevemente, que te importan sus emociones y que les prestas atención. Es un gesto tan poderoso entre amistades como lo es para una esposa y su marido.

Lo hermoso de ser consciente de cuánto potencial comunicativo tienen las “microafirmaciones” en nuestras interacciones es que, cuanto más las practicamos, más automáticos se vuelven estos pequeños gestos. Sinceramente, es una forma sencilla y directa de crecer en habilidades que muestran apoyo, amor y respeto a las personas de nuestro mundo.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.
Los lectores como usted contribuyen a la misión de Aleteia

Desde nuestros inicios en 2012, los lectores de Aleteia han crecido rápidamente en todo el mundo. Nuestro equipo está comprometido con la misión de proporcionar artículos que enriquezcan, inspiren y nutran la vida católica. Por eso queremos que nuestros artículos sean de libre acceso para todos, pero necesitamos su ayuda para hacerlo. El periodismo de calidad tiene un costo (más de lo que la venta de publicidad en Aleteia puede cubrir). Por eso, los lectores como USTED son fundamentales, aunque donen incluso tan poco como 3$ al mes.