Recibe Aleteia gratis directamente por email
Los mejores contenidos espirituales de la red, ¡recíbelos en tu email!
¡Inscrítebe a la newsletter gratuita!

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

La principal enseñanza que los padres deberían transmitir a sus hijos

PARENTING
Shutterstock-Nataliia Budianska
Comparte

Las ciencias sociales nos enseñan que uno de los factores que más influyen en la felicidad del ser humano es la capacidad de salir de uno mismo y darse a los demás, la capacidad de amar.

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

Vivir con la mirada puesta en mejorar la vida de los demás es un camino seguro hacia la felicidad y esto ciertamente se aprende en casa desde los primeros años de vida.

Los niños son capaces de amar si antes han recibido amor.

Veamos algunas sugerencias prácticas para sembrar amor en el contexto familiar empezando por los padres.

  • El amor es un acto de la voluntad. Hay que querer amar. Ayudar y cuidar a los que me rodean. El amor incondicional implica querer a los demás y a uno mismo independientemente de si es un momento bueno o malo, de que se comporten o no como yo espero, perdonando los fallos cometidos, aceptándolos como son, siendo paciente con las  diferentes emociones.  Esto implica tratar a uno mismo y a los demás con respeto aún cuando estemos enfadados, tristes, etc.
  • Es esencial que aprendamos a aceptar que los demás no van a comportarse según nuestras expectativas, ni pensar igual que nosotros o decir lo que nosotros diríamos. Una premisa básica es tolerar que cada persona ve la vida, los hechos y a los demás desde su propia prospectiva. Esta percepción personal varía en función de nuestras experiencias pasadas, educación, forma de ser, y muchos otros factores que sesgan nuestra visión de la realidad.
  • Ante los errores hay que mostrar rechazo por el hecho sucedido sin meter en duda el amor hacia el hijo. Evidentemente, en muchas ocasiones vamos a sentir emociones negativas hacia nuestros hijos. A veces no se comportan adecuadamente o nos dicen cosas hirientes que nos hacen sentir rechazo. No debemos confundir esto con la falta de amor hacia ellos. Por eso, es importante criticar el comportamiento inadecuado (“esto que has hecho no está bien”) y no a la persona (“no eres bueno”).
  •  Dar prioridad al arrepentimiento ante el castigo. Antes de aplicar un castigo por un error cometido conviene darles la oportunidad de “pensar” qué creen que han hecho mal, invitándoles a reconocer el error para no volver a cometerlo. Reforzar estos comportamientos y disposiciones es mas eficaz que las amenazas y los castigos.
  • Predicar con el ejemplo.  Cuenta mucho mas un ejemplo que miles de palabras. Que importante es que nuestros hijos vean que nosotros verdaderamente vivimos abiertos a los demás. El comportamiento de respeto a los demás se demuestra con las palabras y con los hechos. Hablar bien de las personas evitando criticas innecesarias es un medio muy eficaz para demostrar nuestro respeto hacia los demás.
  • El amor se siente real cuando sabemos decir a nuestros hijos que los amamos. Decir un “te quiero” de manera espontanea como abrazarlos y acariciarlos es incluso mas importante que todas nuestras explicaciones sobre el valor del amor. A pesar de que en determinadas edades los hijos se vuelven más distantes físicamente, también agradecen estas muestras de cariño, (quizás más en privado que en público).

Estas actividades y muchas otras pueden ayudar a todos los miembros de la familia a crecer en el amor, a relacionarse de forma más generosa, logrando una mejor convivencia y una vida con sentido. Vale la pena luchar contra la tendencia a vivir con el piloto automático puesto e invertir en esfuerzo y tiempo para que la familia crezca en valores.

El amor se concreta en hechos. En esta galería os proponemos 6 maneras de amar a los hijos para que sean felices:

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.