Recibe Aleteia gratis directamente por email

¿No estas preparado para donar?

Aún así hay otras 5 maneras como puedes ayudar a Aleteia

  1. Reza por nuestro equipo y por el éxito de nuestra misión
  2. Habla de Aleteia en tu parroquia
  3. Comparte el contenido de Aleteia con tus amigos y tu familia
  4. Desactiva el bloqueo de publicidad cuando nos visites
  5. Suscríbete a nuestra newsletter gratuita y leenos a diario

¡Gracias!
El equipo de Aleteia

Suscríbete

Aleteia

Guaidó: Autoridad moral del Vaticano y el Papa podrían servir como garantías en Venezuela

VENEZUELA
Fotos: José Cohén
Comparte

Juan Guaidó descarta diálogo, pero le pidió al Papa Francisco abogar ante Nicolás Maduro para que deje el poder en Venezuela. La Iglesia respalda la transición y aboga por un proceso que sea rápido y “con el menor trauma posible”

Haga click aquí para abrir el carrusel fotográfico

El presidente interino de Venezuela no cree en “falsos diálogos” ni tampoco respalda procesos que “dilaten” la salida del poder de Nicolás Maduro. Pero estima que contar con el apoyo de un actor como el Papa, sería útil para hacerle ver al “usurpador” la necesidad de “ir hacia un proceso de transición ordenada que estabilice al país”.

El líder opositor, reconocido por más de una treintena de países y organismos internacionales, se pronunció en las últimas horas para pedirle al Pontífice que abogue ante Maduro para que éste deje el poder en la nación sudamericana.

El ingeniero de 35 años se juramentó tras el vacío de poder declarado por la Asamblea Nacional, reconocido por la Iglesia y la mayor parte de la comunidad internacional como el “único poder legítimo” del país. Guaidó planteó en referencia a las posibilidades de diálogo y negociación política, que “el tiempo es otro en Venezuela”.

En enero, al término de su visita a Panamá, el Papa clamó por una salida “justa y pacífica” a la crisis, tras advertir que “teme un derramamiento de sangre”. No obstante, poco después la Santa Sede confirmó haber recibido una carta de Nicolás Maduro solicitando su intervención para resolver la crisis.

“La gran autoridad moral que tiene el Vaticano y el Papa a lo mejor facilita el proceso de garantías para algunos que hoy se han negado a ver la realidad”, respondió por su parte Guaidó.

Durante el vuelo de regreso a Roma, el Santo Padre señaló que “aún no leyó la carta” enviada por el mandatario –aunque la Secretaría de Estado confirmó su recepción-, pero dejó claro que es necesario cumplir gestos “facilitadores” y advirtió que no es posible participar si no se cuenta con la petición “de ambas partes” (dijo en alusión al Presidente interino).

“Veremos qué se puede hacer. Pero para que se produzca una mediación, se requiere la voluntad de ambas partes: ambas partes la pedirán. Esta es una condición que debe hacerles pensar antes de pedir una facilitación o la presencia de un observador o una mediación. Ambos partes, siempre”, insistió el Papa.

Refiriéndose al compromiso de la Secretaría de Estado en la crisis venezolana, no ocultó los pocos resultados alcanzados en el pasado en las conversaciones en Santo Domingo entre gobierno y oposición, mediadas por el ex jefe del gobierno español José Luis Rodríguez Zapatero.

El particularmente complejo proceso en que intervino la diplomacia vaticana tuvo un primer acercamiento con Emil Paul Tscherring, actualmente responsable como Nuncio Apostólico en Italia y en la República de San Marino, posteriormente hizo lo propio con Claudio Maria Celli, apostando a su experticia labrada durante una aquilatada carrera diplomática. Sin embargo, dijo el Papa a periodistas: “Nació un ratoncito: nada, humo”.

 

KOLACJA PAPIEŻA FRANCISZKA Z MŁODYMI
Panama 2019/Flickr

 

El Papa respalda a la Iglesia en Venezuela

“No la había leído”, declaró el Papa durante su viaje de vuelta al Medio Oriente. La respuesta se interpreta en medios políticos como una actuación alineada a la Conferencia Episcopal de Venezuela (CEV), cuya relación se ha esforzado Maduro en mostrar fraccionada.

En la práctica, más allá de la diferencia en las formas y en los comunicados, el Papa demuestra su respaldo al clero venezolano dejando claro que “no hay dos posiciones en la Iglesia”, sino una, aunque con actores y estilos diferentes.

Al ratificar su “profundo dolor por los enfrentamientos y la violencia”, en mayo de 2017, el Papa pidió a los obispos venezolanos construir puentes acompañando a la gente para resolver los graves problemas que le aquejan.

La crisis humanitaria global es la principal causante del inédito éxodo venezolano que generó además un problema internacional.

 

 

Y el Papa conoce detalles al respecto, pues cuenta con la información de primera mano que le brindan tanto desde la Nunciatura Apostólica, como los obispos distribuidos en todo el país.

Te puede interesar:
El “muro” de Maduro

 

El cardenal Baltazar Porras Cardozo, arzobispo de Mérida y Administrador Apostólico de Caracas, lamentó que Venezuela “está al extremo”. Durante una entrevista al diario italiano “Il Fatto Quotidiano”, destacó sin embargo la cercanía del Papa con los obispos e insistió en que el Pontífice “está siempre interesado en Venezuela”, así como bien informado sobre lo que ocurre.

“Lo que todos queremos es fortalecer la hermandad de los venezolanos”, quienes “no quieren abrir una herida que nunca sanará”. Al abogar por la unidad y una transición “con en el menor trauma posible”, dijo también a finales de enero que espera “se pueda dar lo más pronto posible y de la manera pacífica”.

 

CARACAS
@GuardianCatolic

 

Guaidó: Guerra civil es “una ficción” de Maduro

El opositor Juan Guaidó, reconocido por más de 40 países y organismos mundiales como presidente interino de Venezuela, pidió este miércoles al Papa Francisco abogar ante el mandatario Nicolás Maduro para que deje el poder.

Con respecto a la preocupación del Papa de que la crisis derive en una guerra civil, Guaidó dijo que “lo que está generando baño de sangre” y “una hambruna” es “el mantenimiento de (Nicolás) Maduro usurpando funciones”.

Recordó las muerte de casi un centenar de jóvenes por uso excesivo de la fuerza de instituciones del Estado y policiales durante las últimas semanas, y desestimó los temores de una guerra civil, al calificarlos de ser una “ficción” de Nicolás Maduro. Agregó que “el 90% de la población quiere cambio”.

El episcopado, por su parte, reiteró que “no queremos un derramamiento de sangre, por ninguna razón al mundo”. En declaraciones recogidas por Vatican News, el secretario general de la Conferencia Episcopal Venezolana (CEV), José Trinidad Fernández, sostuvo que “los obispos nos sentimos inspirados por el reciente mensaje del Papa para la Jornada de la Paz, en el que habla de la necesidad de una buena política al servicio de la paz”.

Al respecto, dijo: “Es lo que estamos tratando de hacer en este momento, en el que el tejido social debe ser reorganizado. No queremos ver más personas detenidas arbitrariamente” ni a “niños buscando comida en la basura”.

Sus palabras coinciden con las de Guaidó, quien a través del canal de televisión italiano Sky24hizo “un llamamiento a todos aquellos que pueden ayudarnos, como el Santo Padre y todas las diplomacias, a que puedan colaborar para el fin de la usurpación, para un gobierno de transición y que lleve a elecciones verdaderamente libres” en Venezuela.

Newsletter
Recibe gratis Aleteia.