Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 08 mayo |
Nuestra Señora de Luján
home iconEspiritualidad
line break icon

Ella siempre está para ti

MOTHER QUOTES

Shutterstock

Carlos Padilla Esteban - publicado el 02/02/19 - actualizado el 02/02/19

Una madre nunca se va del alma del hijo

Una madre está siempre pendiente de su hijo. Sueña con él. Lo cuida, lo protege. Siempre a su lado en momentos difíciles.

No duda de lo que hay en su corazón. No se queda en los hechos, no se fija sólo en las derrotas. Mira el corazón de su hijo y permanece fiel a su lado. No lo abandona a su suerte.

Una madre conoce a su hijo. Lo ama en su verdad. No se olvida de ningún hijo. Todos tienen que ver con su historia.

Una madre es misericordiosa. Perdona los errores, las ofensas, los desprecios. Una madre no se desentiende de la suerte del hijo. Está pendiente de sus progresos. Cuida sus avances. Cuando el hijo se aleja aguarda paciente. Cuando no llama, o no escribe.

La maternidad es un instinto impreso en el alma de la mujer. En algunas mujeres es más fuerte que en otras.

Guardo en el corazón la mirada de mi madre. Su espera paciente. Su palabra cariñosa. Guardo sus consejos y sus silencios. La música de sus pasos. La paz de su sonrisa.

Me acuerdo de algunas palabras suyas dichas solemnemente. Se quedaron grabadas para siempre. No olvido sus pensamientos. No dejo de lado lo que para ella era importante.

Siempre esperaba alegre mi llegada. No me recriminaba mis olvidos. Sabía lo que yo necesitaba antes de decírselo. Y me miraba con complicidad en momentos íntimos.

Me decía lo que pensaba con fuerza. Y caminaba con paso lento, quejándose de mis prisas.

Recuerdo su olor, su luz, su voz. Recuerdo su presencia que todo lo llenaba. Una madre nunca se va del alma del hijo. Permanece allí siempre anclada, dentro de la historia sagrada de cada uno.

Pienso en María que es mi madre. Y no me deja tampoco en medio de mis días. Dios me regaló su misericordia en el rostro de una Madre que me espera con los brazos abiertos. Me mira siempre. Me calma cuando llego.

San Buenaventura comenta: “Dios pudo haber creado un mundo más grande, pero no una madre más grande”[1]. María es mi Madre, con mayúsculas.

Y el padre José Kentenich reza: “Si no hubieses sido hasta ahora mi Madre, Reina y Protectora, si Dios no te hubiera confiado esa dignidad, yo te elegiría libremente. No quiero a nadie más. Y aun cuando pudiera tener mil otros, sólo quiero tenerte a ti, la única Elegida y Escogida. Renuncio a todo apego desordenado a las criaturas y a mí mismo, y prometo una entrega de corazón y fiel a la Amada de mi corazón”[2].

Fue su Madre la que salvó su vida cuando en medio de sus crisis estuvo a punto de volverse loco. Ella lo salvó de su caída. Lo levantó y le dio la paz que necesitaba.

María se convirtió en su Madre educadora. Fue cambiando sus hábitos, calmando sus miedos. Como una madre. María no se olvida nunca de su hijo.

Rezaba el papa Francisco en Fátima: Señor, por culpa del orgullo de mi corazón, he vivido distraído siguiendo mis ambiciones e intereses, pero sin conseguir ocupar ningún trono. La única manera de ser exaltado es que tu Madre me tome en brazos, me cubra con su manto y me ponga junto a tu corazón. Que así sea”.

Necesito mirar a María como mi Madre. Sólo Ella puede salvarme. Intento ser mejor cada día. Pero fallo, solo no puedo. Me siento impotente para mejorar.

María, mi Madre, es capaz de sacar lo mejor que hay en mí. El amor consigue que sea mejor persona. Más dócil, más tierno. Su ternura ablanda mi corazón endurecido.

Es mi madre. Y también es mi Reina. En Ella dejo mis impotencias. Siento que no logro hacer lo que pretendo. Desisto de mi propósito, me dejo paralizar por los miedos. En Ella, que es mi Reina, descanso como un niño.

En mi impotencia veo todo lo que puede cambiar en mí. Si me dejo. En sus manos educadoras de Madre. Ella vence allí donde yo soy débil.

Tal vez sólo pueda entrar en mí cuando me quiebre. Cuando se rompan de golpe mis seguros y protecciones. Cuando abandone esa zona de confort en la que me siento cómodo.

Ella se hace fuerte en mí. Vence en mí y logra una victoria que se me escapa de mis manos. Pero antes tengo que decirle que la necesito. Tengo que hacerle ver que no puedo nada sin Ella. Me muestro impotente para que pueda manifestar su poder en mi vida rota, herida, perdida.

Ella puede hacerme de nuevo. Me engendra en su seno para que brote de mi alma una vida nueva. Esa esperanza es la que pone en mis entrañas. Un niño inocente concebido en su alma.

Me da paz mirar a María y entregarle mi vida. Necesito su mirada comprensiva, llena de misericordia. Sonríe y ve lo bueno que hay en mí. La belleza que a mí me pasa desapercibida.

Cree en mí cuando yo he dejado de creer y me lanza a la lucha cuando yo prefiero permanecer tranquilo. Ve las posibilidades escondidas en mi barro. Aprecia la bondad que yo escondo detrás de mi dureza.

Me conoce y no se desentiende. No mira hacia otro lado. Me mira a mí y su paz sostiene mis pasos.

[1]Kentenich Reader Tomo 2: Estudiar al Fundador, Peter Locher, Jonathan Niehaus

[2]Kentenich Reader Tomo 1: Encuentro con el Padre Fundador, Peter Locher, Jonathan Niehaus

Tags:
maternidad
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
MOTHER OF ALL ASIA
Redacción de Aleteia
Inaugurada en plena pandemia la estatua de María más grande del m...
2
Lorena Moscoso
El mundo se conecta a estos santuarios en mayo para el Rosario
3
Ary Waldir Ramos Díaz
El Papa: El catequista será parte de los ministerios de la Iglesi...
4
SARAH VOSS
Dolors Massot
Las gimnastas alemanas cubren sus piernas contra la sexualización
5
Jesus Colina
¿Milagro en Israel? Marcha de madres cristianas, musulmanas y jud...
6
SAINT JOSEPH
Philip Kosloski
Esta antigua oración a san José es “conocida por no fallar nunca”
7
ROBERTA MASCENA
Redacción de Aleteia
Se gradúa con el uniforme de limpiadora de su madre
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.