Aleteia logoAleteia logo
Aleteia
sábado 16 octubre |
Santa Teresa de Jesús
Aleteia logo
home iconEstilo de vida
line break icon

¿Qué podemos hacer cuando alguien cercano se separa o divorcia?

ROZWÓD

Shutterstock

María Álvarez de las Asturias - publicado el 30/01/19

Una separación causa mucho sufrimiento a todos los miembros de la familia. No es el momento de los reproches ni de los comentarios tipo: ¡te lo dije!

Una ruptura matrimonial de un amigo o de un familiar suele ser una experiencia traumática también para nosotros mismos, y muchas veces no sabemos cuál es la actitud que debemos adoptar o siquiera qué decir para ayudar. Aquí unas pautas:

Lo primero es no juzgar: no sabemos qué ha pasado en una familia para que hayan tomado la decisión de separarse. Romper una convivencia no es una decisión fácil y, salvo excepciones, no se toma a la ligera. Aunque en ocasiones nos pueda parecer desde fuera que, objetivamente, las razones de la ruptura no eran tan graves como para separarse, la experiencia en el trato con familias que viven dificultades confirma que las cosas casi nunca son como parecen. Además, lo que a uno le puede parecer poco importante tal vez es imposible de superar para alguien que ya está desbordado. Por tanto, no juzgar ni criticar, ni poner etiquetas: cuántas veces catalogamos a una persona como “divorciada”, identificándolo con “eso está mal” y procuramos poner distancia con ella, cuando desconocemos los motivos por los que se ha divorciado. No es difícil que estemos juzgando un comportamiento como rechazable moralmente cuando esa persona ha tomado la decisión en conciencia y conforme a la doctrina de la Iglesia (Catecismo, 2383)

Estar disponible: una ruptura matrimonial es enfrentarse al fracaso de un proyecto vital que, por las razones que sea, esa pareja no ha podido o sabido sacar adelante. No es fácil asumirlo y las personas que pasan por esta situación necesitan hacer un proceso de duelo: aceptar el hecho de la separación, asumir el cambio en los planes de vida y enfrentarse al futuro en unas circunstancias distintas y nuevas. Nada de esto es fácil; y es más duro hacerlo en soledad que acompañados y rodeados de personas que te quieren.

No echar leña al fuego: una separación causa mucho sufrimiento a todos los miembros de la familia. No es el momento de los reproches ni de los comentarios tipo: ¡te lo dije! Si había motivos para advertirles de que las cosas no iban bien, habría sido oportuno ofrecerles ayuda antes de romper. Pero ahora no se trata de causar más daño sino de ayudar a reconocer y curar las heridas. Por tanto, es un momento que requiere mucha delicadeza, tacto, comprensión, escucha, respeto a las reacciones de cada uno (llorar, enfadarse, protestar, venirse abajo…) para ayudar a encauzarlas.

Reforzarles como padres: es muy importante que los dos miembros de la pareja tengan claro que, aunque rompan como pareja, no pueden romper como padres de sus hijos. Hay que ayudarles a no perder de vista que esos hijos les necesitan a los dos y necesitan que su padre y su madre se lleven bien. Por eso, insistir en que no ayuda criticar al otro miembro de la pareja o fomentar los reproches; al contrario, hay que favorecer que la relación entre ellos sea lo mejor (o, al menos, lo menos mala) posible, por el bien de los hijos.

Ofrecer ayudas si es necesario: se pueden ofrecer ayudas de orientación y mediación si los cónyuges no se encuentran capaces de pasar solos por esta ruptura ni de llegar a acuerdos por el bien de sus hijos. Son ayudas eficaces para la prevención y resolución de dificultades durante la convivencia pero también al afrontar una ruptura, teniendo como prioridad lo mejor para la parte más débil que son los niños.

Tags:
divorciofamilia
Apoye Aleteia

Usted está leyendo este artículo gracias a la generosidad suya o de otros muchos lectores como usted que hacen posible este maravilloso proyecto de evangelización, que se llama Aleteia.  Le presentamos Aleteia en números para darle una idea.

  • 20 millones de lectores en todo el mundo leen Aletiea.org cada día.
  • Aleteia se publica a diario en siete idiomas: Inglés, Francés, Italiano, Español, Portugués, Polaco, y Esloveno
  • Cada mes, nuestros lectores leen más de 45 millones de páginas.
  • Casi 4 millones de personas siguen las páginas de Aleteia en las redes sociales.
  • 600 mil personas reciben diariamente nuestra newsletter.
  • Cada mes publicamos 2.450 artículos y unos 40 vídeos.
  • Todo este trabajo es realizado por 60 personas a tiempo completo y unos 400 colaboradores (escritores, periodistas, traductores, fotógrafos…).

Como usted puede imaginar, detrás de estos números se esconde un esfuerzo muy grande. Necesitamos su apoyo para seguir ofreciendo este servicio de evangelización para cada persona, sin importar el país en el que viven o el dinero que tienen. Ofrecer su contribución, por más pequeña que sea, lleva solo un minuto.

Oración del día
Hoy celebramos a...





Top 10
1
main de robot
Francisco Vêneto
«Estamos creando a Dios»: ex funcionario de Google sobre la (IA) ...
2
Matrimonio cristiano
Besar la alianza cada día, la indulgencia especial de san Juan XX...
3
ZARAGOZA
Maria Paola Daud
Las bombas que por “milagro” de la Virgen del Pilar no explotaron
4
ROBOTICS
Macky Arenas
Estas son las profesiones que dominarán el futuro
5
MIDNIGHT MASS NETFLIX
P. Jonathan Mitchican
En lo que ‘Midnight Mass’ se equivoca y acierta sobre la fe catól...
6
squid game
Dolors Massot
¿Qué ocurre con la serie «El juego del calamar» (Squid Game)?
7
Philip Kosloski
6 de los más notables santos incorruptos
Ver más
Newsletter
Recibe gratis Aleteia.